18, oct 2017

Job con faldas

tsvetaeva_marina-19801023003R.2_png_300x355_q85

En una de las primeras anotaciones en su diario, Marina Tsvietáieva describe su día. Escribe desde una buhardilla moscovita y cree que es el 10 de noviembre de 1919. No lo sabe bien. “Desde que todos viven según el nuevo estilo, nunca sé qué fecha es.” La poeta pierde el registro del calendario pero lleva contabilidad de su desgracia y también de las alegrías inesperadas. La revolución que un día imaginaba como la esperanza de vida la ha sumido en la pobreza más terrible. Su penuria, sin embargo, no tiene color político. Quizá lo más sorprendente de sus Diarios de la Revolución de 1917 es el modo en que aborda el cataclismo histórico. El miedo, el hambre, la persecución, la muerte aparecen como señales trágicas de lo humano, no como impuestos de una tiranía. Cortando leña, buscando el pan, cuidando el fuego Tsvietáieva permanece al margen de los ejércitos. En 1920 escribe:

De izquierdas como de derechas
Surcos ensangrentados
Y cada herida:
¡Mamá!
Y yo, enajenada,
Sólo oigo eso,
Tripas—en las tripas:
¡Mamá!
Todos tendidos juntos—
Nadie podría separarlos.

Mirad: un soldado.
¿Dónde está el nuestro? ¿Dónde el suyo?
Era blanco—es rojo:
La sangre lo ha enrojecido
Era rojo—es blanco:
La muerte lo ha emblanquecido.

La poeta escapa de la dictadura de la política al tocar lo esencialmente humano. Aún en los momentos en que la política impone con mayor fiereza su imperio, toca un dolor que es indiferente a la historia. Admirable lección en el siglo de los fanáticos: el sufrimiento no tiene patria, ni idea, ni causa; no sirve a utopía alguna, no redime. En la poesía no hay denuncia, hay testimonio.

Mi desgracia, dijo la poeta de la tragedia, es que no hay nada en el mundo que me resulte exterior: “todo es corazón y destino.” Por eso todo en su poesía es ruptura, abismo, fin. Ruptura: un muro de siete letras y tras de él, el vacío. El “Poema del fin,” captura el acontecimiento del desamor.

El beso de corcho en los labios,
mudo,
como quien besa la mano
a una dama anciana o a un muerto.

Aprieta el puño—un pez muerto—
el pañuelo. –¿Nos vamos?
–¿A dónde? Elige: precipicio, bala, veneno…
La muerte—en claro.

La tragedia es mujer, recuerda Brodksy, en el sobrecogedor recuerdo de Tsvietáieva, donde la encumbra como la cima poética del siglo XX. Nada menos. Su literatura captura la experiencia de un dolor específicamente femenino. Un Job con faldas, la llama. Por eso Tsvietáieva llegó a dictarle una orden al supremo: “Dios, no juzgues. Tú nunca fuiste mujer en esta tierra.”

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Un comentario

  1. Gerardo dice:

    Es molesto cuando se ve usar el ejemplo de personajes bíblicos de una manera incorrecta. A esta dama la nombran “Un Job con faldas”, y después la citan donde ella exige “Dios, no juzgues. Tú nunca fuiste mujer en esta tierra”… olvidando por completo la poderosa respuesta de Dios a Job, en Job 38,39,40 y 41. Haciendo que en Job 42: 1-6 Job diera la siguiente respuesta:

    “Job respondió entonces al Señor. Le dijo:

    2 «Yo sé bien que tú lo puedes todo,
    que no es posible frustrar ninguno de tus planes.
    3 “¿Quién es este —has preguntado—,
    que sin conocimiento oscurece mi consejo?”
    Reconozco que he hablado de cosas
    que no alcanzo a comprender,
    de cosas demasiado maravillosas
    que me son desconocidas.
    4 »Dijiste:[a] “Ahora escúchame, yo voy a hablar;
    yo te cuestionaré, y tú me responderás”.
    5 De oídas había oído hablar de ti,
    pero ahora te veo con mis propios ojos.
    6 Por tanto, me retracto de lo que he dicho,
    y me arrepiento en polvo y ceniza».

Deja un comentario