15, abr 2010

Los anticlericales de hoy

Este blog se ha beneficiado enormemente de los comentarios de El Lector. Las notas que he puesto sobre la crisis del Vaticano han encontrado en sus mensajes respuestas inteligentes que mucho aportan a la discusión. En su comentario más reciente, hace una reflexión que vale la pena destacar. Escribe: 

Me preocupa notar que los anticlericales de hoy ya no son como los de antes. Voltaire y Melchor Ocampo fueron adversarios formidables para la Iglesia no sólo por su inteligencia, su pasión y la gracia de su pluma, sino también porque eran cristianos cultos, que sabían lo suyo de teología, derecho canónico e historia eclesiástica (además de muchas otras cosas). Yo no te pido que seas cristiano, jamás se lo exigiría a nadie, pero sí te pido que conozcas mejor al objeto de tu animadversión. Hay que luchar contra la dictadura del lugar común. 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

8 Comentarios

  1. Eduardo dice:

    En lo personal también le agradezco al Lector por el esclarecimiento que hace de las políticas vaticanas desde el ángulo del Derecho Canónico. Una arista del tema que no es visible para el público en general.
    No obstante, no hay que perder de vista que el secreto de confesión combinado con el secreto procesal tienen el mismo efecto que una orden explícita de ocultamiento de información, y han resultado (tal vez involuntariamente) en un efectivo mecanismo de evasión de la justicia civil.
    El Lector no se equivoca en que un padre cualquiera difícilmente denunciaría a su hijo. Sin embargo para hacer exacta la analogía se debería considerar el caso particular de un padre que se asume como guía moral de la humanidad, que no es poca cosa.
    En ese sentido, la postura de Küng cuestionando la obediencia ilimitada (y reivindicando el discernimiento individual) resulta más reconfortante desde el punto de vista ético que la postura oficial. Y tambien hace evidente que solo la gente que ya tiene un pie fuera de la Iglesia (o los dos) pueda hacer este tipo de señalamientos.

  2. Gustavo Rojas P dice:

    Jesús: no sé por qué le das publicidad a una persona que no da su nombre. Entiendo que no lo censures y que lo dejes en tu blog pero, mientras tú das la cara este cuate se esconde. Creo que un principio báscio del periodismo es ese: que debe haber responsables por las palabras.
    Además, no estoy de acuerdo de que debamos hacer la crítica de las aberraciones de la iglesia como si todos fueramos catolicos apostolicos y romanos, o si tuvieramos que conocer todos sus dogmas. La crítica debe hacerse también desde gfuera y Flores D’Arcais, Dawkins, Hitchens, Harris ý otros la hacen y la hacen bien.
    Y por cierto, qué bien que tu lector anónimo mencionó a Fernando Vallejo. Ay que leer su Puta de Babilonia.

  3. Bernardo Santamaría dice:

    A mí me da igual que el que te escribe se ponga The Reader o Batman. La verdad es que los materiales que has subido y la discusión ha sido muy buena.
    Gracias por ventilar el debate, Jesús.

  4. Omar Alí Silva Alvarez dice:

    El Lector es bastante mecánico cuando razona, pero esa mecánica no es válida al ser simplista y justificar algunos asertos, como que Küng se equivoca al decir existe una normativa secreta (dicho del Lector, no de Küng, que habla de ‘sistema de ocultamiento’ entre más observaciones varias) que obligaban, obligan guardar silencio.
    El que exista secrecía en procesos canónicos –siendo optimistas, bajo secreto se haya abierto un proceso por cada infractor en sospecha– no impidió nada la cadena de impunidad estructural, resultante, así fuese sólo de la Iglesia, con o sin canon.
    El hecho es que Küng, entre otros, pone el dedo en la llaga del robustecimiento del derecho y normas canónicas y no canónicas, auspiciadas por la Congregación para la Doctrina de la Fe, a fin de enderezar procesos con más acentuada secrecía que lo ordinario, operar un equívoco control de daños si se tratasen por fuera la Iglesia, conforme autoridades civiles y llegase al público, no obstante las directrices europeas o estadunidenses que respondieron bien, sólo como excepción, en medio ese sistema de ocultamiento como ejemplifica el Lector. Además si esto finalmente está llegando a los medios, a periódicos y demás, no es precisamente porque encontró resolución final, dado las afectaciones -como es lógico- no se resarcen por leyes canónicas, sino por leyes civiles. No se entiende mucho la postura refractaria del Lector a la comunicación y la situación de denuncia de años para acá.
    Por lo que toca al fragmento que citas de tu Lector Jesús, me parece un cumplido innecesario, bastante baladí tildar como presentable su fragmento de opinión a no ser seas arrogante respecto lo que creas de Ocampo y Voltaire, sea una simpleza igual, o ironía.
    No todo aquel que cuestiona por dentro o fuera la Iglesia es anticlerical, no resulta serlo, conocidos son los críticos acérrimos que al final del día resultaron más cristianos, hasta católicos, que muchos de los propios guardianes de la ámpula eclesial. Además casi nada qué decir, sobra la lógica adversarial que contamina siempre un debate, toda vanidad. Ni Voltaire ni Ocampo fueron adversarios jurados de la Iglesia, no lo fue siquiera Juárez ni el mismo Lerdo, a reserva que piense el Lector (de quizá Atila, que lo fue acaso materialmente), históricamente. Por lo que preocupa es no acometer de manera culta el tema sí, encima querer afirmar como no cristiano aquél que cuestiona su iglesia, acaso su fe, sin ánimo de animadversión ni villanía según juzga cualquier empecinamiento entonces antilaico.

  5. Me parece también destacable la reflexión de Lector que presenta Jesus.Ciertamente las odiosas prácticas pederastas de los sacerdotes merecen condena civil, su ocultamiento, también. Ojalá que los ciudadanos también dediquen sus esfuerzos a la denuncia y ajusticiamiento de las redes de pederastas poderosos que son capaces de encarcelar periodistas y acallar conciencias de todo nivel.

  6. MBernalU dice:

    Hay que luchar contra la dictadura del lugar común. -Ante un propósito como este poco importa la identidad de quien lo propone, resulta más importante sumarnos a este objetivo. Gracias por trabajar en ello Jesús.

  7. Hablando de reconocer lo que se critica. En una nota de hoy Benedicto dice que la iglesia llevará ante la justicia a los abusadores. Lo ha declarado porque lo tiene que declarar, falta que lo haga. Otra vez vemos a la iglesia modificar su conducta gracias a ideas seculares poderosas capaces de ejercer la suficiente presión.
    http://jeliviano.wordpress.com/2010/04/18/el-papa-hablando-de-justicia-secular/
    El caso de Lector está raro. Podría ser el propio Jesus, alguien de su staff, algun amigo.

  8. Revovatsu dice:

    Pues yo opino que Voltaire y Melchor Ocampo desperdiciaron demasiado tiempo y sesos, pero claro eran otros tiempos.

Deja un comentario