01, Jul 2015

Minúsculas de JEP

El inventario que José Emilio Pacheco publicaba regularmente en Proceso fue una de las creaciones culturales más imponentes de nuestra tiempo. Su primer nombre fue Baúlmundo y eso fue también: el cofre que contenía todo un planeta. Reseñas que son obras de arte, reinvenciones de la historia, libretas de apuntes sueltos, bosquejo de poemas y traducciones, perfiles de autores premiados, piezas de imaginación que funden hecho y fantasía. El inventario de JEP, relación de pertenencias y catálogo de inventiva fue también un extraordinario cuaderno de aforismos. “Letras minúsculas” era el nombre con los que presentaba los dardos a sus lectores. Escojo de esa mina inagotable de inventarios algunas muestras de su filo:

  • La democracia del rumor, sustituto mexicano del parlamento y de la prensa.
  • Lo compré hace más de quince años. Pospuse la lectura para un momento que no llegó jamás. Moriré sin haberlo leído. Y en sus páginas estaban el secreto y la clave.
  • Principio de sexenio. Suena el teléfono.
    –No estoy para nadie.
    Fin de sexenio. El teléfono permanece en silencio.
    –No soy para nadie.
  • Brecht a Walter Benjamin, invitándolo a Suecia: “Aquí también el mundo se viene abajo, pero con más calma”.
  • En el arte ya nada funciona porque ya todo se vale.
  • No hay “juicio de la posteridad”. Nadie tendrá jamás la última palabra.
  • A pesar de la incesante destrucción, México sigue siendo la ciudad de los fresnos y de las jacarandas. Heridos, desollados, asfixiados, los árboles sobreviven como última señal de vida en este páramo de muerte.
  • Lee a los demás como quisieras ser leído tú mismo.
  • La tarea más fatigosa del mundo es no hacer nada.
  • Ha logrado la incomunicación total: ya tiene teléfono.
  • Qué humillación encontrarnos tú y yo después de 25 años. Qué vergüenza envejecer de golpe un cuarto de siglo.
  • El Bravo, a su manera, es el río más hondo del mundo.
  • Es un libro de otra época, de antes que el mundo se volviera desechable.
  • Lo que sucede en México parece un guión escrito por Isaías, Sófocles y Shakespeare y sin embargo interpretado por el Loco Valdés y Chespirito.
  • Te juzgo para absolverme.
  • Vivir en una ciudad horrible nos hace horribles.
  • “Parece que fue ayer”. No: parece que fue hace un siglo y ocurrió hace apenas dos meses.
  • Pascal en el siglo XVII: “El silencio de los espacios infinitos me aterra”. Pascal en 2004: La infinitud de la Internet me aterra
  • Creed en mí -dijo el abismo. Y se tragó a México.
  • El pesimista no puede ser arrogante: sabe en qué acaba todo.
  • El fascismo de la salud. Nos obligan a renunciar a todos los placeres para que lleguemos saludables a los setenta años. En ese momento nos despojan y nos mandan a los gulags del brócoli, a los centros de tortura llamados asilos de ancianos.
  • La poesía no sirve para nada. Por eso es indispensable.
Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Deja un comentario