08, Ago 2012

Ser crítico

1344311887_130657_1344357723_noticia_normal

Robert Hughes ya había visto a la muerte. La vio sentada frente a un escritorio, como si fuera un banquero. Ningún gesto. Sólo la boca abierta, un túnel negro como el que pintaron los antiguos cristianos. El banquero esperaba que me dejara ir, que entrara a su garganta oscura, recuerda en sus memorias. La invitación me pareció abominable, me llenó de odio al no ser. No era miedo. Era, más bien una apasionada repulsión por la nada en que se convertiría. En ese momento me di cuenta de que no hay nada después de la vida: el único sentido de la vida es la vida afirmándose tercamente contra el vacío y la trivialidad. Esta vez el banquero no lo soltó. Robert Hughes es nada.

Fue porque fue crítico. Así lo dijo en el título shakespeareano de uno de sus libros. No pidas halagos, le dice Yago a Desdemona. Que nada soy si no soy crítico. La crítica no fue un oficio, una ocupación, una fuente de ingresos: fue la condición de su existencia, esa que con pasión resiste la nada y su vecino: lo trivial. “Adoro el espectáculo de la habilidad”, decía. Su vida fue el homenaje a la expresión artística y la ruda impugnación de los farsantes. Era, con orgullo, un elitista cultural. La desigualdad en las artes no hace daño a nadie. La democracia no tiene nada que hacer en esos dominios donde debe preferirse lo bueno a lo malo, la elocuencia al cuchicheo, la plenitud de la conciencia a la conciencia adormecida. La torpeza estética era para él una forma de tiranía manufacturada. El siglo XX dio pocos enemigos de ese despotismo tan briosos y elocuentes como Robert Hughes.

Su pasión no podía ser transigente. En sus crónicas publicadas en Time y en muchas otras revistas hay una deliciosa rudeza. Su reseña a las memorias de Julian Schnabel pertenece a las antología universal del veneno. “La vida no examinada, dijo Sócrates, no merece ser vivida. Las memorias de Julian Schnabel, tal y como son, nos recuerdan que lo opuesto también es cierto. Una vida no vivida no merece ser examinada.” Cuando preparó el documental sobre el arte del siglo XX para la BBC, celebraba un genio que se agotaba a golpe de subastas. En los últimos episodios de El impacto de lo nuevo se advierte su pesimismo sobre el futuro del arte y el efecto devastador del dinero. Poco de lo nuevo le interesó. A pesar de estar convencido de que en el arte no hay progreso, describió la decadencia. Al visitar al coleccionista Alberto Mugrabi y contemplar una escultura de Damien Hirst se preguntó: “¿No es un milagro lo que tanto dinero y tan poco talento pueden producir? Simplemente extraordinario. Cuando veo algo como esto me doy cuenta de que buena parte del arte—no todo, gracias a Dios, pero mucho—se ha vuelto simplemente un tipo de juego repulsivo para la autopromoción de los ricos e ignorantes.” Pero su admiración era también prodigiosa. Supo comunicar el embeleso estético, las capas de sentido que contiene una obra maestra, los desafíos que nos lanza el artista, las maravillas de la ciudad, el significado que el arte nunca impone pero que siempre insinúa.

Lo dice con espléndida elocuencia en El impacto de lo nuevo:  el arte, el verdadero, busca siempre iluminar la totalidad de la experiencia humana, hacerla comprensible. Comunicarnos la gloria y la miseria de la vida sin acudir al argumento. Romper la brecha entre tú y todo lo que no eres tú. El camino del sentimiento al sentido. El arte de la crítica pertenece al mismo dominio. Como custodio de una ambición humana, su prosa aspiró a esa comunicación.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

10 Comentarios

  1. Gardez ce site et de maintenir une forte afin que nous puissions toujours poster ici tous les jours grace pour fournir cette page.

  2. Gromigo61 dice:

    Hughes no sólo fue todo un peso completo de la crítica del modernismo y post-modernismo en las artes visuales. Poseía una sagacidad para la crítica de ciertas tendencias en la sociedad moderna que no tienen los profesionales de las ciencias o disciplinas sociales. De ahí que tuviera en la mira el fenómeno de lo políticamente correcto y de la obsesión terapéutica y predicadora del mundo anglosajón que ya se ha vuelto divisa universal: una tonada que ahora todos siguen y una música que todos bailan. Tengo la sospecha que la victimización y en general lo políticamente correcto son un legado de un cristianismo expulsado por la puerta que regresa por la ventana del baño y que no se atreve a nombrarse a sí mismo. El Cristianismo feminizó la sensibilidad del paganismo, atemperando su crueldad pero para contrapesar dicha feminización condenó la sexualidad pagana y sus incursiones en la homosexualidad: asimismo impuso la dominación de la mujer dentro de su militancia. La consecuencia no intentada fue crear un sacerdocio imán de individuos que no resolvieron bien su homosexualidad y simbólicamente insertos en el seno de la madre iglesia con la que se tiene de por vida un cordón umbilical. Como parte de ese mismo impulso el cristianismo crea esa idea imposible –entre otras de sus imposibilidades- de la mujer no sexuada en la noción de una virgen madre. Curiosamente las feministas persiguen algo de esa misma idea con su neo-puritanismo/neo-victorianismo implícito pero desde luego sin la fuerza de una imagen sacra, símbolo de contradicción que al menos crea la ilusión de trascender su contradicción. El cristianismo se está extinguiendo y, al mismo tiempo, entra en una fase de mutaciones dejando en claro que su progenie no será muy agradable que digamos.

  3. jose manuel dice:

    Muy estimado maestro, lo invito a ver http://www.elartedelacritica.blogspot.mx Este artículo reafirma mi interés por seguir abordando el tema. Me encantará poder platicar en persona con usted al respecto. Saludos.

  4. Wow y safle hwn yn wirioneddol anhygoel i mi, i fy mhlesio’n fawr gan y safle hwn.

  5. Comunicarnos la gloria y la miseria de la vida sin acudir al argumento. Romper la brecha entre tú y todo lo que no eres tú. El camino del sentimiento al sentido.

  6. Comunicarnos la gloria y la miseria de la vida sin acudir al argumento

  7. La consecuencia no intentada fue crear un sacerdocio imán de individuos que no resolvieron bien su homosexualidad y simbólicamente insertos en el seno de la

  8. Mlb World Series Odds It has Adidas Predator Lethal Zones been a crazy offseason in the baseball world but as per usual, the New York Yankees stole the headlines and now headline the MLB odds for the World Series. It has been a while since they won it and since the bar is set so high in New York, it’s win a World Series or go home for the Yanks. They started the offseason out well by bolstering their bullpen with the additions of C.C. Sabathia and A.J. Burnett. Then they added All-Star first Predator Lethal Zones Cheap Online baseman, Mark Teixeira. With Sabathia, Burnett, Chien-Ming Wang and Andy Pettite, the Yankees now have the starting rotation of a potential champion. That’s been the key because the hitting and power has always been there from their deep and versatile lineup. If it’s not the Yankees, then it’s the Boston Red Sox who are next in line on the MLB odds for the World Series. It’s hard to argue Adidas AdiPURE IV TRX FG with them as the Red Sox made it to the American League Championship Series but fell just short to the Tampa Bay Rays. And that was just one year removed for a World Series Championship anyways. In the National League, the Chicago Cubs are the Adidas predator Lethal Zone team expected to win according to the MLB odds and are the only team in the NL that is Nike Total 90 below 10-to-1 on the odds. The general feeling is that the Cubs should be improved from within with Carlos Marmol moving to the closer’s role and Rich Harden being part of the starting rotation for a full season. The Cubs haven’t sniffed a World Series ring in a long time can this really be th
    http://localbands.communityentrance.com/blogs/entry/Nike-Mercurial-Vapor-VIII-Sale-How-to-Be

  9. Blog yang sangat baik, adalah gembira untuk belajar banyak di sini, saya berharap saya sering boleh melihat, thank you very much!

  10. Comunicarnos la gloria y la miseria de la vida sin acudir al argumento

Deja un comentario