12, Dic 2012

Sobre la vacía teatralidad de Niemeyer

Sarah Williams Goldhagen escribe en el New Republic una nota sobre la arquitectura de Oscar Niemeyer que se separa de los elogios recientes. El brasileño no es el creador de una arquitectura humana y sensual, como repiten los obituarios. Su gran mérito fue diseñar una arquitectura surrealista. Arquitectura que es más teatro que arquitectura. "Muchos de los edificios de Niemeyer son poco más que contenedorese vistosos, que no contienen nada… Objetos que se ven bien. Eso es todo."  

Palacio_Alvorada

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

17 Comentarios

  1. Muy distinta a la arquitectura de Luis Barragan, tan cargada de simbolos y de mensajes al espectador y al habitante de sus espacios.
    De algun modo concuerdo con la nota.

  2. jose enrique moya chavez dice:

    No debe perderse vista que aporte la renovación de la arquitectura y constuir una
    nueva gran urbe Brasilia, no tenemos en el D.F. ni se ha pensado en hacerla.
    Lic. Jose Enrique Moya Chavez

  3. Omar Alí Silva Alvarez dice:

    Tenemos aquí un pequeño ejemplo de lo que muchas veces sucede. Con todo me parece que Niemeyer es infinitamente superior a Barragán. ¿Ausencia de simbolismos? A veces un buen arquitecto hace lo opuesto que el habitante, le proporciona pero no le objeta nada. Piénsese en las grandes sistemas de departamentos americanos o igual brasileños que provisten un estilo propio pero a sus habitantes: formas rectas simplemente… pero a los mexicanos nos gusta el simbolismo, lo adornadito, etc. La casa del tiempo no nos la diseñamos, muchas veces se nos impone, tontos

  4. FMGARZAM dice:

    Professor:
    Te habías tardado. Ya estabas aburriendo. Que bueno que reaccionaste.
    Suena interesante lo que han dicho todos. Me voy a poner a estudiar para postear correctamente.
    Me extrañan varios comentarios, hasta me parecen de doble sentido.
    Sarah Williams Goldhagen:…contenedorese vistosos, que no contienen nada… (arquitectura es contención).
    Pero me atraen los calificativos de Belleza e Inhumanidad.
    O(el amigo al que me gusta hostigar): me saca de onda… Niemeyer es infinitamente superior a Barragán.
    Pero me gusta su postura sobre el simbolismo. (¿miedo al vacío?).
    Me recuerda una discusión sobre Legorreta con mi amigo arquitecto de sistemas de «grandes sistemas de departamentos americanos», de una compañía de Chicago de visual marketing. Le decía que Legorreta solo acomodaba los mismos trucos, de una bag of tricks, de una u otra repetitiva forma.
    Eso fue hace 20 años. Con el tiempo y más repeticiones he visto que no me equivoco.
    Pero a lo que voy es al recuerdo de como tantas gentes cargaban de detallitos a sus automóviles. Algo tan utilitario y funcional era recargado con tumbaburros con frases, «vistas», pantaloneras con luces, los vidrios posterior y del frente luciendo lambrequines rematados en borlas, estandartes de chivas bajo el retrovisor, y detrás del asiento posterior alguna virgen de Guadalupe iluminada o un perrito chihuahua meneando la cabeza.
    En pocas palabras eso de los 50’s esta algo olvidado, más no enterrado, quizá vivo en la arquitectura.
    Y, luego seguiré, desde luego, defenderé a Don Luis. Creo que no cabe la comparación. Y no veo demérito en Don Oscar.

  5. ¿Sarah Williams Goldhagen? Jamás la he escuchado. ¿Qué se puede decir de la crítica «ocurrente» y sarcástica, con frases como «contenedores vistosos»?. ¡Qué divertido, jajaja! ¡Qué puntada! Perdónenme, pero es una fanfarronada y un arranque iconoclasta totalmente desubicado. En las artes cunde esta clase de críticos mordientes, que divierten al populacho semi ilustrado con la lapidación pública de algún personaje sobresaliente. Y vaya que son atractivos. Yo recuerdo, por ejemplo, una anécdota narrada por un biógrafo de Paul Gaugin. El pintor se inició tardíamente en la plástica y tenía mucha inseguridad de su trabajo. Un día, al fin, presentó una muestra, y al poco tiempo buscó la reacción de la prensa; no halló precisamente una salutación entusiasta: «Si quiere hacer reír a sus niños, llévelos a la exposición de Gaugin». Y el pintor rompió en llanto. ¡Jajajaja!, hasta yo reí. Sí, porque sólo sirven para eso los analistas frívolos y «temibles», no para interpretar o estudiar una obra de arte sino para hacer burlas y vodevil cultural, donde el objetivo es provocar carcajadas o el oprobio de un artista. ¿Acaso no hago yo lo mismo con la autora de marras? Espero que no. (Post Scriptum: ya revisé el perfil de la señora Williams Goldhagen y veo que es una escritora prolija en el tema, que profesa le teoría utilitaria -el urbanismo y los edificios moldean la vida de los ciudadanos- y es una animadora de la arquitectura moderna. Como ya vimos, tiene también talento para sazonar sus artículos).

  6. Omar dice:

    Federico, la forma en que defiendes y no encuentras deméritos es un talón y provocación insulsa a polemizar. Veo bueno resignifiques hostigar, que recuerde el gran estudio tuyo ni soporta tampoco opiniones propias, improvisar bien…
    Y Jesús, otra vez tache

  7. FMGARZAM dice:

    O,
    Acepto. Quedé a deber.
    No comas ansias, dije que me iba a poner a estudiar. Por tratarse de J y de ti estoy haciendo un esfuerzo especial.
    Ando escaso de tiempo estos días, y eso que no asisto a fiestas. Y se me ha complicado la opinión debido a que en segunda lectura Sarah es brillante.
    El problema es el problema existencial del choque con lo moderno. Hablando tanto de tiempo como de estilo.
    Las comparaciones son odiosas y hablamos de una odiosa comparación. Entre dos viejitos muy queridos.
    Magníficos. Uno es profundo, cuando el otro es superficial. Uno trata de expresar lo propio (de su mundo entre árido y secano) en el lenguaje internacional, el otro llevar (predicar) el lenguaje internacional a su tierra (exuberantemente tupida). Uno proyecta para cautivar con su intimidad a la gente, el otro para imponerse con la fastuosidad (le lleva a la gente lo que no tenían pirámides modernas y su interpretación de un Teotihuacan).
    Magníficos. Un impresionista minimalista y un expresionista-suprematista un tanto brutalista.
    Faltó lo bueno, la lucha: El Ranchero Moderno vs El Hijo Desobediente de Corbu

  8. Omar dice:

    Federico, no como eso, pero no comas resultantes… sospecho no tienen idea tu y Sarah de M. Ni J. Jajaja

  9. FMGARZAM dice:

    (What kind of foll am I?)
    Pos sí. Pero aquí los tontos somos aquellos a los que no nos pagan por escribir de cosas de las que no tenemos idea.
    Por eso, te insisto, hay que divertirse…
    Ahora, mi amiga S tiene más idea de estética, arte, arquitectura, urbanismo, antropología, sociología y neurociencias asociadas a ello, que mi amigo J de Ciencias Políticas.
    JAJAJA!

  10. Omar dice:

    Federico, eres un loquillo, por eso me caes bien. Loquillo es una palabra o uso para alguien desenfadado, feliz
    Que estés muy bien

  11. Timotea Tomás dice:

    Comentaristas que son eso, comentaristas, nos hacen pues desenfadadas defensas de clase.
    A esta necedad pues atisba saludarla, Omar sólo te faltó desear • Feliz Navidad• a Federico
    ¡Felicidades!
    Caemos… mejor tener opiniones propias, argumentar -Jobs\Foster no comparables, equiparables, Niemeyer mejor a Barragán- que inseriamente hacer defensa de tu clase.

  12. FMGARZAM dice:

    No está fácil argumentar, intentando hacerlo en buen nivel, para lo de El Ranchero Moderno vs El Hijo Desobediente de Corbu.
    Tengo una inquietud que me quita el tiempo y les quiero consultar:
    ¿Acaso en algunos casos no les parece barroca la arquitectura de Niemeyer?

  13. O dice:

    No es casual Federico refieras ahora parece de doble sentido alguna cuestión que leas, el doble sentido lo utilizas en otras polémicas para sacar de quicio a quienes dialogan contigo con datos creo a los que otorgas veridicidad o te dice algo
    Celebro mucho se recuerde aquí Jobs y Foster, una polémica donde no hubo a mi parecer ese doble sentido tuyo tanto, sino que ganó o sí fue en buen nivel la discusión misma porque a (tu) ingeniería y violencia sublimada hay que responder analizando «y no» los sinsentidos de la soberbia de razones, en cualquier discusión
    Disculpa ahora privilegie el «y no» jajajajaja

  14. FMGARZAM dice:

    ¡Bien haya mi O! (ejemplo)
    El doble sentido es un vicio de origen local regiomontano (las cantinas). La falta de práctica me impide usar el tercer sentido (en apariencia y primera impresión parece se te da la razón y es al contrario, una especie de condescendencia pasiva-agresiva).
    Trato de evitarlos.
    Ahora:
    No me he convencido a mi mismo.
    Me es muy difícil hacer la comparación. Los argumentos contra Niemeyer y su obra son impecables
    http://www.foreignpolicy.com/articles/2012/12/11/the_architect_of_the_future_that_never_was.
    Arquitectura es función. lo de él es show.
    Sin embargo, buena o mala arquitectura, o noArquitectura, el señor tenía arte, mucho. Y para mí tenía magia.
    ¿Me creerías que Barragán era un Jobs? Su mundo era el mercado. No era darle gusto al Estado (Como el Brasileño).
    PRECEDENTE SOBRE MI ADMIRACIÓN, ENVÍO DE HACE CUATRO SEMANAS A EDUARDO CACCIA:
    • jamais outro virá, tão íntimo da céu e as estrelas, do mar… (Sin sensualidad todo es Inutil Paissagem)
    • Eduardo: En busca de una sensualidad perdida, improviso sobre las palabras del insigne poeta Dom Clodoaldo Filho, pronunciadas en el funeral de Vadinho, aquél que dejó viuda a Dona Flor en la inmortal novela de Jorge Amado. Claro que el maestro me hubiera reprendido el dejar fuera a “e dos dados, das putas…”.
    • Que bueno que rindes homenaje a Don Oscar, y en bella y casi sensual forma (…)
    • (…) Lo mejor es que retrotrajiste a FULCANELLI…
    • sin magia la arquitectura es poco.
    Federico

  15. O dice:

    Barragán resulta tan infuncional como citar en inglés impecable y lo que se quiera… una no arquitectura de Niemeyer supuestamente. Federico ve con palabras propias, nAtIvAs lo que tus ojos no. Semejante sería que citase el apartado Jobs y Foster, pero no, que el lector investigue qué polémica, qué palabras, qué razones. Que tu juicios estéticos yo no los comparto, ya se ve, jajaja

  16. FMGARZAM dice:

    Tengo escritas como 8 cuartillas, demasiado.
    Arquitectura es método (resolver la problemática) y estética. Charlie Moore, en cuanto a casas, decía que es ordenar los espacios, las máquinas y los sueños. Que lo tercero es darle valor personal a lo precedente.
    Barragán es eso método y estética.
    Niemeyer es pura estética, su caprichosa y exuberantemente bella estética.
    B buscaba soluciones adecuadas a los específicos problemas arquitectónico. N tenía soluciones abstractas que luego aplicaba a los problemas. Tuvo la suerte de que sus tareas eran enormes, monumentales.
    Estatuesca puede ser la palabra. Algo parecido a las mujeres de enorme belleza cuyo embelezo se derrite tan pronto las escuchas hablar.

Deja un comentario