13, Feb 2008

La capilla de Rothko

Rothko_chapel

El camino a la capilla de Rothko es una preparación para el encuentro. Hay que dejar atrás las carreteras y despojarse del coche; abandonar esa ciudad sin cuidad que es Houston y llegar al apacible barrio de Montrose donde aparecen el pasto y los árboles. Un estanque presidido por el obelisco roto de Barnett Newman acoge al visitante y lo prepara para el ingreso. El edificio originalmente pensado por Philip Johnson anticipa el templo con gravedad románica. Se ha bordado así el recogimiento para acceder al refugio meditativo.

En 1964 Rothko recibió el encargo de John y Dominique de Menil para pintar los cuadros que se instalarían en una capilla de Houston. Rothko celebró la invitación: tendría finalmente un espacio plenamente suyo para alojar sus enormes lienzos. Sus cuadros no serían ornato en un restorán ni alhaja de coleccionista. Su pintura sería la protagonista de un templo—no: su pintura sería el templo. Total control para el obsesivo artista. Dominio sobre el edificio que alojaría las pinturas (por lo cual terminaría peleado con Johnson); mando sobre las luces y la colocación de los cuadros, sobre la materia de las paredes y la textura del piso. El encargo le ofrecía algo más importante para él. En la capilla alcanzaría su deseo: abrazar al espectador, absorberlo, atraparlo. El pintor que devora al espectador. Quince años antes de emprender el proyecto de la capilla, Rothko había dicho que “un cuadro vive de la compañía, expandiéndose y estimulándose en los ojos del observador sensible. Muere de igual modo (…) Cuán a menudo debe verse perjudicado por la mirada del insensible y por la crueldad del impotente.”

Rhotko_estudio_capilla Rothko vio en la capilla la culminación de su obra. Un espacio octogonal ocupado por enormes cuadros negros. Negro sobre negro, púrpuras ennegrecidos, grises quemados, negrísimos negros. Variaciones sobre la monocromía. Dispuestos en solitario o en trípticos, los lienzos son iluminados por luz tenue y silencio. El peregrinaje artístico de Rothko concluye en una tragedia. La capilla se anuncia como un templo para cualquier culto. Yo la sentí como el oratorio de un mundo sin Dios. El espacio hechiza porque esculpe el sufrimiento, la soledad o, más bien, el abandono. Si hay un santo al que se consagra esta capilla es al místico que los ateos veneramos: Blas Pascal. Una casa para el silencio, la oscuridad, las tinieblas. Éste no es el domicilio de la esperanza. La angustia por “el eterno silencio de los espacios infinitos” se vuelve carga física ante el pasmo. La tristeza que la capilla comunica es la de Pascal: el hombre es una paja perdida en el universo mientras el creador de esta miseria se esconde y calla. Absorto por la eternidad de los negros, el espectador se palpa insignificante y se abisma, como apunta el filósofo en algún párrafo, “en la infinita inmensidad de espacios que ignora y que lo ignoran.”

A diferencia del resto de sus pinturas, los cuadros de la capilla no esbozan horizonte. Las abstracciones que hicieron tan famoso a Rothko no dejaban de hacerle guiños al mundo: un ventanal, una columna, el cielo. Sí: creía que las formas acentuaban la banalización y estorbaban la expresión de nuestra tragedia. Pero en sus colores soplaba el viento, se insinuaba la vida. Aquí, en los negros de su capilla, el neoyorkino cancela cualquier evocación de fraternidades. Aquí no hay tiempo: es el helado abrazo de la nada.

Rothko no asistió a la inauguración de la capilla. Un año antes de que las obras concluyeran, se hinchó de pastillas y se cortó las venas en su departamento de Nueva York.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

6 Comentarios

  1. poemas dice:

    Se ve espectacular e interesante, me gustaria ver mas obras de Rothko parece ser un pintor excelente.

  2. Vaya, yo imaginaba que en ese espacio sonaba de manera frecuente «Rothko Chapel», obra de Morton Feldman, dividida en 5 movimientos, y que con voces femeninas le da a cualquier espacio una atmósfera de recogimiento.

  3. Ups, no había visto el otro enlace en el que el autor del blog se refiere a la música de Feldman. Ofrezco una disculpa.

  4. Regocijado dice:

    A propósito de Rothko, su color, sus ambientes y su época, no hay que perderse la estupenda exposición en San Ildefonso de Josef y Ani Albers, de lo mejor que se ha montado en ese museo. Y, en paralelo, una pequeña joya insólita: una muestra pequeña pero exquisita de los «cuadrados» de Albers en la Casa Museo Luis Barragán (estará hasta marzo; citas al tel. 55 15 49 08).

  5. fmgarzam dice:

    ADMIRO TANTO A ROTHKO QUE NUNCA HE VISITADO LA CAPILLA, POR EVITAR LA TRISTEZA.
    FMGARZAM
    p.s. No sabía lo de Albers, vale la vuelta.

  6. Salvador RC dice:

    Si visitan Houston, no olviden que a una cuadra de la Capilla de Rothko se encuentra la increíble Colección Menil, un espacio dedicado al arte tribal, mediaval, bizantino, moderno, surrealista, en fin, un sitio que no deben perderse.

Deja un comentario para poemas