26, nov 2013

Algunos escolios de Nicolás Gómez Dávila

GÓMEZ DÁVILA

Hace de cien años nació Nicolás Gómez Dávila, el genial aforista colombiano. De sus Escolios a un texto implícito subrayo estas líneas:

  • Una estupidez no deja de serlo porque haya quien muera por ella.
  • Ni la elocuencia revolucionaria, ni las cartas de amor, pueden leerse por terceros sin hilaridad.
  • Al demócrata no le basta que respetemos lo que quiere hacer con su vida; exige además que respetemos lo que quiere hacer con la nuestra.
  • Un destino burocrático espera a los revolucionarios, como el mar a los ríos.
  • Revolución es el periodo durante el cual se estila llamar “idealistas” los actos que castiga todo código penal.
  • La importancia de un acontecimiento es inversamente proporcional al espacio que le dedican los periódicos.
  • Sus libertadores le han forjado más cadenas a la humanidad que sus verdugos.
  • Lejos de ser todas respetables, casi todas las opiniones merecen ser irrespetadas.
  • En un siglo donde los medios de publicidad divulgan infinitas tonterías, el hombre culto no se define por lo que sabe sino por lo que ignora.
  • Los medios actuales de comunicación le permiten al ciudadano moderno enterarse de todo sin entender nada.
  • Los parlamentos democráticos no son recintos donde se discute, sino donde el absolutismo popular registra sus edictos.
  • Más repulsivo que el futuro que los progresistas involutariamente preparan, es el futuro con que sueñan.
  • El alma crece hacia adentro.
  • Demagogia es el vocablo que emplean los demócratas cuando la democracia los asusta.
  • El mal, como los ojos, no se ve a sí mismo. Que tiemble el que se vea inocente.
  • La frase debe tener la dureza de la piedra y el temblor de la rama.
  • El progresismo envejece mal.
  • Hombre culto es aquel para quien nada carece de interés y casi todo de importancia.
  • El amor a la pobreza es cristiano, pero la adulación al pobre es mera técnica de reclutamiento electoral.
  • La estadística es la herramienta del que renuncia a comprender para poder manipular.
  • ¿La tragedia de la izquierda? –Diagnosticar la enfermedad correctamente, pero agravarla con su terapéutica.
  • La vida es taller de jerarquías. Sólo la muerte es demócrata.
  • Cualquiera tiene derecho a ser estúpido, pero no a exigir que veneremos sus estupideces.
  • Quien mira sin admirar ni odiar, no ha visto.
  • Toda recta lleva derecho a un infierno.
  • Periodistas y políticos no saben distinguir entre el desarrollo de una idea y la expansión de una frase.
  • Las ideas que menos influyen en política son las políticas.
  • Comprendo el comunismo que es protesta, pero no el que es esperanza.
  • Los problemas no se resuelven, meramente pasan de moda.
  • Goya es el vidente de los demonios, Picasso el cómplice.
Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Deja un comentario