10, Dic 2013

La FIL como síndrome

descarga (3)

Fernando Escalante, hoy:

(La Feria Internacional del Libro): es una exhibición inmejorable del estado actual de la cultura del libro —mejor dicho: de lo que queda de la cultura del libro, como apéndice de la industria del espectáculo. Y para ese aparato es indispensable el exhibicionismo santurrón de los estremecidos lectores, que ratifica el valor social de los libros como criterio de distinción. Supongo que se entiende, no se trata de leer, sino de hablar sobre la lectura, los libros, los autores, conversar con alguno o tener su firma, una foto, y si uno es verdaderamente culto, referirse a ellos por su nombre de pila. La hipocresía es transparente, y da igual. Es claro que la lectura no tiene ninguna importancia para todos los que declaran ante los reflectores su amor por la lectura. Eso forma parte de otro mecanismo: publicidad, fama, elegancia, dinero, amistades.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Deja un comentario