20, Jul 2010

La malla musical del universo

Orpheus2 Parece, en efecto, un argumento de Dan Brown: durante milenios una obra a la vista de generaciones, encierra un secreto que es, finalmente, descifrado. Pero no es novela sino documento académico, al parecer, bien fundado. Jay Kennedy, un historiador de la ciencia ha releído la obra de Platón y ha encontrado un mensaje que no está en las metáforas ni en los argumentos sino en la métrica. Resulta que, según las investigaciones del detective, los diálogos se integran por líneas de 35 caracteres y cada obra se conforma con múltiplos de 12. La conjetura es, por supuesto, que no se trata de una casualidad sino de un mensaje oculto. El número 12 evoca musicalidad, según Kennedy, recordando la notación de los pitagóricos. Consonancias y disonancias agrupadas matemáticamente. A Leo Strauss, autor de Persecution and the Art of Writing, la idea le habría resultado fascinante: el sabio oculta su mensaje verdadero a sus contemporáneos para que la posteridad la descubra.

El mensaje habría estado cifrado por su carácter subversivo: en la música de las matemáticas está la clave del universo, no en las órdenes del Olimpo.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

8 Comentarios

  1. Cep dice:

    La idea de mensajes científicos ocultos, preparados expresamente por sus autores en la Antigüedad y la Edad Media, para ser descifrados en el futuro, fue un argumento novelesco bueno, pero ya ha sido demasiado explotado y deja de ser interesante.
    Lo realmente interesante, es el estudio de los historiadores y filósofos de la ciencia, quienes dedican sus conocimientos en etimologías griegas y latinas y de las antiguas disciplinas de las artes liberales, para dar una nueva lectura a los textos de los sabios griegos.
    Ello demuestra, que el estudio y la investigación de las humanidades sigue siendo importante y no debe quedar detras de las ciencias exactas y las ramas “productivas” que hoy en dia apoyan las universidades en todo el mundo.
    Por cierto, no existe nada de magia, ni ocultismos en estos resultados. Sencillamente, las tesis de Platón fueron recibidas por sus contemporáneos con los códigos semióticos de su época. Al ser recibidas en el Imperio Romano y al pasar por la Edad Media, se confundieron con las ramas de otras corrientes del saber. Los estudiosos de la Ilustración liberaron a Platón de todo esto y lo presentaron en forma nueva, que ha sido recibida hasta nuestros dias. Los estudios de Kennedy abren una sana controversia, pues parecen apoyar la lectura que se hizo de Platón en la parte final de la Antigüedad y durante toda la Edad Media. Por otra parte, se trata de una hipótesis, que al ponerse a consideración de la comunidad científica internacional, puede ser confirmada o rechazada. Eso lo veremos con el tiempo.
    Pero más novelas al estido de Dan Browe no necesitamos, de verdad que no.

  2. Federico M. Garza Martínez dice:

    PROFESSOR:
    Cuidado, la afición por Leo Strauss puede llevar a la admiración por George W. Bush y sus ideologos.
    Son preferbles los Chicago boys de economía.
    F

  3. Omar Alí Silva Alvarez dice:

    Mira Chucho, la vida es cuento, música, es realidad y mucho más, me da ganas de citar melódicamente a Celia Cruz pero no… y no sé por qué, pero a lo mejor resulta que la música puede resultar o no el soundtrack de La Misión, que es de lo mejor, y conste no soy caudillo ni mesías; como al presidente Calderón (según fb) me gusta, compartimos eso y mucho. Por otra parte las experiencias fantásticas, la fantasía en sí y la mano peluda me vienen poquito guangas, porque no he tenido ni las he percibido como debiera (hago énfasis en el deber verbo y verbalizado). Es tarde, no tocó los años sesenta para experimentar con lsd o de plano los ochentas con el churro, no va. Pero de cierta muy extraña, muy lúcida manera me niego a renunciar al simbolismo, su idea y física que no creo tanto metafísica fantasiosa.
    Al par de arriba le saca roncha hables de la malla musical del universo y mensajes ocultos de Platón, luego luego sacan la referencia gastada de Brown. Supongo que ‘leer’ a Ende, a Saint-Exupéry e ilustraciones o a Borges no les sacará roncha, ni por supuesto creer partes interesadas de cuentos chinos de Ugalde o Fox en sus libros, con perdón de Brown claro, que ha de tener lo suyo, como lo tiene la Rowling. Bueno, ni siquiera la muy literal imagen de un martillo rompiendo un foco inspira nada. Que se (nos) conformen o inconformen pues con la puta realidad, como diría musicalmente naranjas (mónica).

  4. O dice:

    Chucho sobre la atroz advertencia de un personero de Televisa a Calderón aquí en Reforma ¿qué pasó? Con todo es el presidente, como que no eso, no se justifica. Granados Chapa y Creel ya entraron al quite opinando desde la opinión y la política, ¿tú cuándo? Es necesario deshebrar la clara participación y la cargada (voto) mediáticos por candidatos, la no tan anómala estrategia de un presidente en sistema democrático, de todos los involucrados. Creo está pecándose de ser demasiado papistas para con el presidente y por intenciones. Algo no va, ni cuadra.

  5. Si los Straussianos ya eran raros con eso de la esotérica, con esto se pondrán muy pesados….

  6. Si los Straussianos ya eran raros con eso de la lectura esotérica, con esto se pondrán muy pesados….

  7. Federico M. Garza Martínez dice:

    Omar:
    Para que queremos leer lo oculto, si no sabemos interpretar la ralidad, lo evidente.
    Coincido en la música. La relaciono siempre con la película y con la épica de mis ancestros. (Otros la verán desde el punto de vista de los evangelizadores.)
    Esto escribí hace unos meses acerca de la «puta realidad», como una elegía a los estudiantes muertos en las puertas del TEC.
    EL NORTE (27-Mar-2010)
    Maldita primavera y días de duelo en Monterrey.
    Cuando pocos quieren fregarse estudiando ingeniería, ciencias duras y tecnología, la Ciudad vela a dos jóvenes ingenieros y estudiantes de posgrado. A Jorge Antonio y Javier Francisco.
    Maldita culposa vergüenza. Ellos, como muchos antes, vinieron a estudiar a Monterrey a empaparse del espíritu de la Ciudad. Hoy somos cómplices de que la Ciudad haya defraudado la esperanza y la confianza de ellos y sus familias; que el caos tras el orden heredado en nuestra negligencia de años los haya asesinado.
    Lo que se vive hoy es el descuartizamiento de la Ciudad, de la gallina de los huevos de oro. Maldita Destrucción aquí y en el País. Banquete de gallina hoy, caos y miseria mañana.
    Destrucción de lo bueno, que por similar me recuerda la película «La Misión», de hace unos años. Mi observación nace al escuchar «El Oboe de Gabriel» (pieza que Ennio Morricone compuso para la película), hace un poco más de un año, en el convulsionado Torreón, durante el oficio fúnebre de otro irreemplazable ingeniero.
    La épica película evoca en su narrativa el esfuerzo de quienes quieren construir algo mejor en tiempos y lugares difíciles. Similar a la épica misión secular de construir una gran ciudad en medio de la nada. Siglos de éxito, hoy en negligente decadencia.
    Gente de la civilización occidental funda una misión católica en medio de la selva guaraní. La asimetría vaticina violencia, un choque de civilizaciones, pobres contra ricos. Sin embargo, Gabriel, el jesuita, cautiva y atrae a los indígenas guaraníes con la música de su oboe. Las culturas se encuentran y, favorecidas por una enorme compatibilidad, civilizadamente coexisten. Florecen y producen.
    La crisis para la misión se desata por factores externos. El choque de la cultura de la decencia con las de la indecencia. Las bajezas de la soberbia y la desmedida ambición de pequeños grupos en busca de privilegios, aunadas a las inexplicables pugnas políticas, económicas, religiosas y diplomáticas entre españoles, portugueses y autoridades religiosas.
    Don Rodrigo es un violento mercenario, comerciante y traficante de esclavos, portugués como muchos de nuestros ancestros, quien finalmente se involucra y busca su redención, abandonando sus arraigadas actividades, dedicándose a la noble causa de un futuro mejor en la misión.
    Allá todo termina en tragedia. Acá: Monterrey es otro. Negligentemente otro. Al borde de la tragedia…
    Así, yo entonces, aún soñaba que era posible lo que la versión cantada de la canción de Morricone describe:
    EN LA FANTASÍA VEO UN MUNDO JUSTO
    DONDE TODOS VIVEN EN PAZ Y HONESTAMENTE
    LO SUEÑO CON ALMAS QUE SON SIEMPRE LIBRES,
    COMO LAS NUBES QUE VUELAN,
    PLENAS DE HUMANIDAD HASTA EN EL FONDO DEL ALMA
    EN LA FANTASÍA VEO UN MUNDO CLARO
    DONDE LA NOCHE ES MENOS OSCURA
    LO SUEÑO CON ALMAS QUE SON SIEMPRE LIBRES,
    COMO LAS NUBES QUE VUELAN, LLENAS DE HUMANIDAD.
    EN LA FANTASÍA EXISTE UN VIENTO CÁLIDO
    QUE SOPLA SOBRE LA CIUDAD COMO UN AMIGO
    LO SUEÑO CON ALMAS QUE SON SIEMPRE LIBRES,
    COMO NUBES QUE VUELAN,
    LLENAS DE HUMANIDAD HASTA EN AL FONDO DEL ALMA
    Pero ahora, con lo que se ha discutido en el blog, realista, sueño Silviano:
    Sueño con serpientes, con serpientes del mal,
    con mucho mal, ay, de serpientes sueño yo.
    Largas, prepotentes, y en sus barrigas llevan
    lo que con el voto les dimos para arrebatar.
    Oh, la mato (con el voto) y aparece una mayor.
    Oh, con mucho más infierno en digestión.

  8. Jay Kennedy, un historiador de la ciencia ha releído la obra de Platón y ha encontrado un mensaje que no está en las metáforas ni en los argumentos sino en la métrica.

Deja un comentario