04, Abr 2013

Celebración de ella

Adonis

Cuerpo: la más bella morada
que habitar pueda la imaginación.

Placer:
resurrección del cuerpo.

Arroyo donde nada el deseo,
su llanto.

Por las regiones de su cuerpo yerra mi mirada.
El más vasto de los océanos
es el cuerpo de una mujer enamorada.

Cuando me mira, su rostro arde.
Yo soy ese fuego interno.

El corazón del amado está entre sus labios.
El corazón de la amada, bajo su ombligo.

No, no puede ver en la rosa
sino un cuerpo de mujer.

¿Por qué no me abandona tu memoria?
Ni el mismo viento me escuchó
cuando dije: Te quiero.

Se levanta en su propio cuerpo,
pero duerme en el cuerpo de ella.

La línea recta
en el amor es círculo.

Para la mujer el hombre es un libro
que ella se aplica a leer con todo el cuerpo.

Perfume: el más hermoso vestido
que llevar pueda una mujer.

No entrarás en la noche del cuerpo
si no te entregas al sol de la locura.

El presente es para el cuerpo
el molde del tiempo.

Sé humilde, lenguaje:
sólo el cuerpo puede escribir el cuerpo.

Aroma de mujer
que sugiere en el aire
un lecho, una vulva,
un falo.

¡Sueña, sueña!
–dice la rosa marchita.

He visto a la mujer
que vio a la golondrina
que creó la primavera:
Eras tú. 

En Árbol de Oriente. Antología poética, 1957 – 2007, Visor de Poesía. 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Deja un comentario