13, Dic 2011

Espresso

Tomas Tranströmer

El café negro en la terraza
con sillas y mesas pequeñas como insectos.

Son costosas gotas atrapadas,
llenas de la misma energía del Sí y del No.

Son servidas en oscuras cafeterías
y miran al sol sin pestañar.

A la luz del día, un punto de benigno negro
que fluye rápidamente en un pálido parroquiano.

Parecen las gotas de negra profundidad
que a veces es captada por el alma,

que dan un bengno empujón: ¡anda!
La inspiración de abrir los ojos. 

 

En Deshielo a mediodía, Nórdica libros, 2011. Traducción de Roberto Mascaró.

Espresso-xl

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

2 Comentarios

  1. Irad dice:

    Me encantó, gracias por compartir los versos de Tranströmer.
    Saludos!

  2. FMGARZAM dice:

    Tack!
    (Por:) La inspiración de abrir los ojos…
    Me dicen que fue candidato favorito varios años y las apuestas lo hacían el principal, pero, al final, corrió el rumor de que el
    bueno sería Bob Dylan.

Deja un comentario