31, Ago 2011

Fundido me soñé al placer que aflora

Jorge Cuesta

Fundido me soñé al placer que aflora,
pero vive sin mí, pues brilla y pasa:
su prisa de quemarse me retrasa
y me substrae a lo que en mí devora.

Desprendido de mí quien se enamora
y en su fuego absorbió la vida escasa,
soy el residuo estéril de su brasa
y me gana la muerte desde ahora.

Lo que pasa por mí no es igualado
y repuesto después de que aparece;
su ausencia sólo soy, que permanece.

Oh muerte, ociosa para lo pasado,
tu sombra es vasta y la ocasión y el nido
del defecto que soy de lo que he sido.  

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

3 Comentarios

  1. miguel ayala espino dice:

    Gracias por el poema y qué poéta, gusto enorme acercarse a Jorge Cuesta a través de su poesía, también fue un admirable personaje de la vida cultural de la primera mitad del siglo XX. Veracruz, Córdoba y desde luego, México reconoce a éste talento literario.

  2. Silvia Quezada Camberos dice:

    Es interesante observar las dos versiones de este soneto, la primera en la revista Contemporáneos. La fugacidad de la vida, sí, pero sobre todo, el dolor de saberse vivo.

Deja un comentario