17, Ago 2010

La aritmética de la compasión

Don Cogito lee el periódico

Zbigniew Herbert

En primera página

la noticia de la matanza de 120 soldados 

la guerra ya duraba mucho

uno puede acostumbrarse 

justo al lado, información

de un crimen espectacular

con el retrato del asesino 

la mirada de Don Cógito 
salta indiferente

la hecatombe de los soldados

para sumergirse con deleite

en la descripción del espanto cotidiano 

un agricultor de unos treinta años 
en una depresión nerviosa

mató a su mujer

y a sus dos pequeñuelos 

con precisión se describen

la ejecución del crimen

la posición de los cuerpos

y otros detalles 

a los 120 caídos 
inútil es buscar en un mapa

 la excesiva lejanía

 los oculta como una jungla 

no estimulan la imaginación

son demasiados

la cifra cero al final

los transforma en una abstracción 

un tema para meditar: 
la aritmética de la compasión  

Traducción de Xaverio Ballester

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

2 Comentarios

  1. Jorge Saldaña dice:

    Sería bueno respetar los signos de puntuación. Para que se entienda mejor.

  2. Cep dice:

    Se trata de un fenómeno generalizado.
    Los asesinos y los muertos anónimos son un conglomerado difícil de digerir. Las historias individuales despiertan nuestra curiosidad morbosa y cuando están bien escritas, se traducen en el único acceso a la literatura para el ciudadano común.

Deja un comentario