30, Nov 2013

Lluvia de las mañanas de verano…

Yves Bonnefoy
en homenaje a Octavio Paz

Lluvia de las mañanas de verano, inolvidable,
chapoteo como de un primer frío en los cristales
de la ventana a los sueños; y el durmiente
se desprendía de sí mismo, y sus manos pedían,
en el rumor de la lluvia sobre el mundo,
el otro cuerpo, que dormía ciego, y su calor.

Ruido del agua sobre el techo de tejas, en ráfagas,
avanzada del cuarto, sacudidas
en los ensanchamientos de luz.
La tormenta
invadió el cielo, el relámpago
se forma con un vivo grito breve
y las riquezas del rayo se derraman.

*

Traducción de Ulalume González de León.
Publicado en Las palabras son puentes. A Octavio Paz en sus ochenta años, Editorial Vuelta, 1994

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Deja un comentario