17, Oct 2011

Milosz y la subversión erótica

The New Republic rescata de su archivo un interesante artículo de Czeslaw Milosz  publicado en 1982 sobre la desnudez y el deseo que recuerda a La llama doble de Octavio Paz. Milosz escribe: 

Milosz 2Los antiutopistas de nuestro siglo (Zamaitin, Huxley, Orwell) pintaron sociedades bajo un control absoluto donde la ausencia de libertad se llama libertad. En esas sociedades, los gobernantes suministran a los subditos diversiones para evitar la ansiedad. Los juegos sexuales son ideales para cumplir esa función. Debe acreditarse a la intuición de esos autores cuyos libros muestran a Eros como una fuerza subversiva, cosa que las autoridades no ignoran: el sexo es antierótico y no solamente es inofensivo sino que efectivamente puede impedir el surgimiento de la pasión, que acerca personas y no cuerpos y los enciende tanto en cuerpo como en espíritu. El héroe entra en un camino peligroso en el momento en que es despertado por el amor. Sólo entonces la esclavitud que todos aceptan es vivida como esclavitud. 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Deja un comentario