30, Sep 2014

Vernos en los animales

En la página de la Poetry Foundation se publica una nota interesante de Kathleen Rooney la presencia de los animales en la poesía. Desde siempre se han escrito poemas sobre animales, ventanas a nuestra propia naturaleza y, al mismo tiempo, recordatorios de lo inescrutable. Los poemas que se asoman a peces y pájaros o reptiles formulan a fin de cuentas una pregunta: ¿Podremos vernos en la naturaleza? Rooney se detiene en un poema de Melville: «Tiburón de las Maldivas»:

Junto al tiburón, ese flemático
Y pálido borracho del mar de Maldivas,
Va el pez piloto, de azul estampa fina
Y qué alerta va, atento a los dientes de serrucho,
Pero ningún daño ha de temer
Y ágil y vivaz se desliza acompañando al flanco atroz
O incluso delante antes de la cabeza górgonica
O es que custodian los aserrados dientes
Que en triple franja relumbran
Como si fueran las mismas puertas del cielo
Que los peligros no atraviesan
¡Y allí encuentran asilo en las mandídulas de los Destinos!
Los peces piloto, que son amigos del tiburón
y lo guían hasta la presa,
jamás toman parte del banquete,
ellos son todo ojos y cerebro
del viejo letárgico y de expresión pasmada
pálido devorador de horrible carne.

xPorbeagle_basking_shark_drawing.jpg.pagespeed.ic._JODIYoZXE

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Un comentario

  1. Mael dice:

    Recién editó la gente de Insel Verlag, con la fundación Robert Walser, un pequeño libro de Walser titulado: Der kleine Tierpark [El pequeño zoológico]. Una maravilla. Incluye un breve texto (todos son breves en realidad) con título “Los borreguitos”, donde Walser pinta una escena casi bucólica de no ser por unos niños citadinos. Muy Walser. El epílogo (de L.M. Gisi y R. Sorg), por cierto, lleva una cita de, claro, J.M. Coetzee.

Deja un comentario para Mael