Cine

09, Oct 2013

Lo hice por mí

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
28, Ago 2013

Hannah Arendt

6a00e54ecca8b98833017d428e0cc0970c-650wi

En el Festival de cine alemán se estrenó en México la película de Margarethe von Trotta sobre Hannah Arendt. Más que una cinta biográfica, se trata del acercamiento al episodio más polémico de su vida: su famoso reportaje sobre el criminal nazi al que describió, para sorpresa e indignación de muchos, no como un monstruo, sino como un mediocre. Adolf Eichmann, el responsable de la transportación de los judíos a los campos de concentración, no era el demonio que se pudiera anticipar. Arendt, quien para 1963 era ya una filósofa connotada y admirada por tus trabajos de teoría política y, sobre todo, por su obra sobre los orígenes del totalitarismo, pidió al New Yorker que la enviara como corresponsal al juicio de Eichmann en Jerusalén. Quería ser testigo de ese proceso y sobre todo, entender el mecanismo totalitario operando en uno de sus ejecutores.

Arendt escribió un reportaje filosófico que provocó una tormenta pública que la película ha vuelto a agitar. Al verlo sentado en el banquillo de los acusados, la profesora de la New School no encontró por ningún lado al personaje diabólico sino a un hombre más bien tonto y aburrido: un tipo normal. El genocida no era un demonio sino un pobre diablo, un hombre normal al que simplemente le había sido extirpado el músculo de pensar. Arendt e sorprendió con la pequeñez del sujeto. Eichmann hablaba siempre con clichés, nunca encontraba una elocución original para expresarse. Su discurso, en apariencia razonado y culto, era una colección de lugares comunes. Fue así como Arendt encontró la fórmula: Eichmann encarnaba para la consciencia moderna la banalidad del mal. El mal que nos amenaza no es monstruoso sino humano, demasiado humano diría alguien. Eichmann era un burócrata que seguía instrucciones pero no era simplemente un autómata que acatara las reglas del exterminio, era una persona que había perdido capacidad de juicio moral.

La película logra capturar los desafíos de la inteligencia. Hannah Arendt se propuso comprender, no buscaba consolar. No pretendía halagar a sus lectores, alimentar sus prejuicios. Aceptaba que sus ideas podrían ser hirientes pero eso no la detenía para decir lo que tenía que decir. En ella había una seguridad que muchos consideraban arrogancia pero que no lo era. Era una confianza en sus ideas que no dependía del aplauso o la celebración de los otros, pero que tampoco se encerraba en sí misma. Arendt revisaba y reconsideraba lo que había escrito antes y no dejaba de cuestionarse. La cinta celebra la entereza intelectual, el temple del pensamiento, la dignidad de las ideas… y también la dolorosa soledad de la honradez.

Pero hay algo que no funciona en la cinta. La selección de los actores, la dirección misma obstaculizan la narración. Si la Hannah jovencísima de la película es un retrato perfecto de la muchacha brillante que quedó prendida de Heidegger, la actuación de Barbara Sukowa como la profesora Arendt no alcanza la complejidad del personaje. Cualquiera que se haya asomado a alguno de los videos de Hannah Arendt que flotan en la red se dará cuenta de la distancia. No me refiero al muy obvio contraste fisico entre la actriz y su personaje. Me refiero a algo más profundo, más importante. La actriz no respira el aire de Arendt, no encuentra su ritmo, no alcanza esa voz gruesa, rasposa y a la vez dulce que conocemos a través de las entrevistas. La cinta de von Trotta no alcanza la sutileza necesaria para mostrar la gestación de las ideas y la hostilidad de los prejuicios. Escena tras escena, la directora parece advertirle burdamente al espectador que contempla a una filósofa pensando. Las otras actuaciones son peores: personajes afectados que se extraviaron de un mal musical de Broadway.

Con todo, Hannah Arendt es una versión cuidada y fidedigna de un episodio emblemático de la lucha ideológica del siglo XX.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
19, Jun 2013

Tony

James_gandolfini2

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
29, Abr 2013

Malick: agua y fuego

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
14, Mar 2013

Vuelve a la vida

Estreno el 5 de abril

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
14, Ene 2013

Hannah Arendt, la película

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
13, Ene 2013

Nuevo documental de Werner Herzog

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
31, Oct 2012

Tres miniaturas de Eugenio

Tres personajes.

Tres Instantes.

Tres piezas musicales de Eugenio Toussaint.
Un cortometraje de Carlos Hagerman.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
03, Oct 2012

Un documental sobre Escher

Visto en openculture

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
30, Jul 2012

Samsara

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
18, Jul 2012

Hitchcock instruye cómo ver Psicosis

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
02, Jul 2012

Isabella Rossellini es una abeja

Hace unos años, Isabella Rossellini dirigió unos cortos fantásticos sobre la sexualidad de los animales. Ahora presenta unos videos sobre la vida de las abejas. 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
13, Jun 2012

La Ciudad de México en Time-lapse

Corto dirigido por Luis Mandoki y Mariana Rodríguez. En esta nota de Fernando Reséndiz para Arquine, pueden verse los documentales de Berlín, Nueva, York, Barcelona, Chicago y otras ciudades.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
07, May 2012

Silencio forzado

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
04, May 2012

Paisajes imaginarios

Un documental de Duncan Ward y Gabriella Cardazzo sobre Brian Eno:

Compartir en Twitter Compartir en Facebook