Ensayo

11, jun 2012

Poesía del pensamiento, traducido

Siruela acaba de publicar la traducción de Poesía del pensamiento, de George Steiner. Aquí puede leerse el prefacio de este ensayo admirable. Por acá mi nota a la versión original en inglés. 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
24, may 2012

La lectura bárbara

 Gracias a un trabajo de Fernanda Gutiérrez Amaros, regreso a este precioso ensayo de Alejandro Rossi.  


La lectura bárbara
Alejandro Rossi

Leer mal un texto es la cosa más fácil del mundo; la condición indispensable es no ser analfabeto. Una vez superada esa etapa, más cívica que intelectual, las posibilidades que se ofrecen para desmantelar, tergiversar e interpretar erróneamente una frase, una página, un ensayo o un libro son, no diré infinitas, pero sí numerosísimas. No pretendo ni agotarlas ni clasificarlas, tareas destinadas a eruditos pacíficos o a hombres seguramente geniales. Me conformo con enumerar algunas variedades exponiéndolas no por su rareza sino por su recurrencia. Nada de cisnes negros o tréboles extraños; más bien perros callejeros que trotan en grupo.

Abundan, por ejemplo, quienes reducen la lectura a la búsqueda nerviosa de la "conclusión", único sitio en el que se detienen, señalándola, por lo general, con algunas rayas victoriosas. La idea subyacente debe ser sin duda la de que todo el resto es un simulacro de argumentaciones y pruebas, una hojarasca inútil sin ninguna conexión con el final. Como su fuésemos las víctimas de un ritual tedioso que obliga a escribir páginas y más páginas antes de llegar a las cinco o seis frases esenciales. por consiguiente, sólo los ingenuos o los primerizos pierden el tiempo leyendo cuidadosamente todas y cada una de las palabras, sólo ellos postulan la quimera de que la conclusión se apoya en alguna otra parte. Almas blancas que deletrean con cuidado, tenerosas de saltarse un renglón. El texto -déjense de cuentos- no es una estructura verbal compleja e interdependiente; es una mera excusa para introducir el parágrafo clave. Imagino que esta visión degradada de la lectura es la propia de quien está forzado a consumir la prosa burocrática, los innumerables informes, los proyectos, las disculpas, las peticiones. En ese remolino de letras quiza no haya otra manera de sobrevivir. Unos más, otros menos, todos hemos remado en esa galera y todos aprendimos a utilizar el famoso lápiz rojo. El desastre sobreviene cuando esos hábitos no son conscientes y actúan sobre un escrito que no se propone pedir un aumento o solicitar un préstamo o esbozar la solución de aquel problema tan espeluznante y tan urgente. Cuando eso sucede, se practica una lectura primitiva e injusta, disfrazada de eficacia y malicia y cuyo resultado es una triste comedia de equivocaciones, sorpresas y altanerías. Lectores mediocres para quienes el universo es una oficina y una página es un oficio.

(más…)

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
08, mar 2012

Los ensayos favoritos de Adam Gopnik

Adam Gopnik, colaborador regular del Newyorker responde a The Browser cuáles son sus colecciones de ensayo favoritas: 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
26, ene 2012

Templos para ateos

Alain de Botton publicó recientemente un ensayo sobre los usos de la religión, una guía para ateos de los beneficios de la fe. El libro fue criticado severamente por Terry Eagleton como un proyecto impúdico de manipular las ideas de los otros en beneficio del orden. En congruencia con su tesis de que la religión puede enseñarle mucho a los incrédulos, de Botton, propone templos para ateos. ¿Por qué habrían de pertenecer a los religiosos los edificios más hermosos? Todo valor, sugiere el ensayista, merece un templo. El primero será un templo a la perspectiva. Una columna que representará la edad de la tierra. Cada centímetro equivaldrá a un millón de años. En la base de la estructura de 46 metros, un milímetro de oro representando la presencia del hombre en su planeta. 

Templo a la perspectiva

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
08, dic 2011

William Hazlitt, De la relación entre los tragasapos y los tiranos

 

El librito se puede encontrar en el Taller Ditoria.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
03, dic 2011

Abraham F. Lowenthal sobre Guillermo O’Donnell

He recibido un texto de Abraham F. Lowenthal sobre el extraordinario politólogo Guillermo O'Donnell, recientemente fallecido en Buenos Aires. En él, el profesor emérito de la Universidad del Sur de California destaca sus importantes aportes a la ciencia política y las instituciones que ayudó a fundar. Aquí lo inserto: 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
22, nov 2011

Ensayos del 2011, según el NYT

En su listado de libros relevantes del 2011, el New York Times resalta estos ensayos: 


Compartir en Twitter Compartir en Facebook
22, ago 2011

Antonio Saborit sobre el tragasapos de Hazlitt

Antonio Saborit comenta el ensayo de William Hazlitt sobre los tragasapos y la tiranía  que acaba de ser publicado por el Taller Ditoria y de cuya traducción soy culpable.

Hazlitt - Tragasapos en reforma De la relación entre los tragasapos y los tiranos gira en torno a la naturaleza del poder, la sujeción y la obediencia. Su impulso o fuerza original están en la memoria, esto es, en la memoria del propio Hazlitt, quien comienza diciéndonos que alguna vez le prometió al ocurrente y emprendedor Robert Owen que escribiría a propósito de causas que frenan el progreso natural de la libertad y la felicidad del hombre. Y sin temor a cargar este párrafo también me parece que Hazlitt en este ensayo se interesó en exhibir las que para él son las cuatro debilidades del intelecto: "La seducción de las apariencias; la golosina de los sofismas; el soborno del egoísmo y, finalmente, los pleitos y envidias de los hombres de letras".

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
22, may 2011

Sobre Harold Bloom

Bloom, Harold

Harold Bloom, el crítico literario más importante de Estados Unidos, acaba de publicar un libro, The Anatomy of Influence: Literature as a Way of Life, una colección de ensayos en donde retoma buena parte de sus obsesiones. El libro es un esfuerzo por sintetizar su visión del modo en que la influencia determina la creatividad literaria. El editor del suplemento de libros del New York Times escribe una reseña inusualmente larga del libro. Aquí puede verse también una entrevista que le hizo: 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
02, abr 2011

¡Obama tiene su propia computadora!

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
14, mar 2011

Montaigne y el liberalismo

Bakewell - How to LiveKwame Anthony Appiah, explorador del cosmopolitanismo, de los códigos de honor y de la ética de la identidad, escribe una nota sobre Montaigne. En Montaigne, Appiah encuentra el ejemplo del liberal. Por liberalismo debe entenderse algo más que un conjunto de ideas. Más que una filosofía, es una disposición anímica. El liberalismo, en su raíz es, más que una doctrina, un hábito mental formado de dos elementos: el odio a la crueldad y un sentido de fragilidad humana. Appiah comenta el libro de Sarah Bakewell donde rearma los ensayos en veinte consejos para vivir. 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
16, dic 2010

Zagajewski: el poeta y el ensayista

Zagajewski

Adam Zagajewski estuvo en España y fue entrevistado velozmente por Jacinta Cremades para El mundo. Ahí lanza esta línea para distinguir la escritura de un poeta de la de un ensayista: 

– ¿Qué hay en común entre un poeta y un ensayista?

– Los dos buscan la verdad del mundo y del ser humano. Es una forma diferente de acercarse a ella. El ensayo lo hace desde la voz colectiva, a través de otros textos. El poeta sin embargo, busca las respuestas en su interior. Es una voz íntima. Un atajo para llegar a lo mismo.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
13, sep 2010

La riqueza de la paradoja

Rushdie

El abc publica un ensayito de Salman Rushdie sobre la paradoja como fuente de riqueza literaria y moral. 

La naturaleza humana es contradictoria y el ego humano es algo multiforme y amplio, un «monstruo suelto y holgado», si se me permite apropiarme de la descripción que hace Henry James de determinadas clases de novela. Podemos ser, somos, muchos «yos» al mismo tiempo; podemos ser tiernos con nuestros hijos, pero implacables con nuestros empleados; podemos amar a Dios, pero odiar a los seres humanos; podemos preocuparnos por el medio ambiente y, aun así, dejar las luces encendidas cuando salimos de casa; podemos ser almas pacíficas que llegan, movidas por su pasión por un equipo de fútbol, a extremos agresivos e incluso vándalos. Y da igual la convicción con que queramos defender la soberanía del yo individual –una idea nacida en el Renacimiento florentino que tal vez sea el mayor regalo que le ha hecho Italia a la civilización mundial–, lo cierto es que ese yo es soberano y a la vez está invadido por otros «yos». Es simultáneamente autónomo y no autónomo.

Somos animales paradójicos pero se nos obliga a definirnos herméticamente. Tal vez ahí está el origen de muchos de nuestros problemas. Concluye Rushdie: 

El equivalente árabe de la expresión «érase una vez» es kan ma kan, que se traduce como «era así, no era así». Esta gran paradoja subyace en el fondo de toda ficción. La ficción es precisamente ese lugar donde las cosas son así y no son así, donde existen mundos en los que podemos creer sinceramente aun sabiendo también que no existen, que nunca han existido y que nunca existirán. Y en nuestra era de simplificación excesiva, esta hermosa complicación nunca ha sido más importante.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
17, ago 2010

Diez caminos de virtud

Se acaban de publicar en inglés los Ensayos
del gran poeta Zbigniew Herbert. El libro contiene Naturaleza muerta con brida, publicado en español por el Acantilado y muchos otros textos en prosa. Entre ellos, este texto breve que aquí traduzco:

Diez caminos de virtud

  1. Nunca debe buscarse la ayuda de los dioses, ni en los casos más extremos. Es posible que estén ocupados; importunarlos puede provocar consecuencias funestas. Además, es dudoso que un comunicado humano pueda llegar a sus oídos, por aquello de avalanchas y la explosión de decibeles, por no hablar de las tormentas magnéticas.
  2. Debe amarse a los dioses porque purifica el corazón.
  3. Hay buenos indicios de que el respeto a los padres, el cuidado a los pobres, los viejos y los huérfanos, así como el cariño por los animales es apreciado por los Inmortales.
  4. Se puede rezar en cualquier parte. El peor lugar son los templos. Son muy tiesos.
  5. No mates a nadie. Trata de pensar bien de la gente y préstale virtudes de vez en cuando. Nunca difames, que es la forma más despreciable de asesinato. 
  6. En el amor sensual, evita el exceso, pero también los escrúpulos innecesarios. Una pareja de amantes felices es mejor y más natural que un enredo de neurasténicos exquisitos. Especialmente en la versión con hijos, obligados a contemplar el espectáculo de los tormentos diarios de sus progenitores.
  7. Trata de ser feliz porque sólo los felices pueden hacer felices a los demás. 
  8. Se puede robar cuando es necesario para sobrevivir. Pero no debe uno  hacer de eso una ideología.
  9. Evita las ideologías que prometen la liberación final de la Humanidad. Dotados de una partícula de libertad, debemos, por el contrario, limitarlas por el bien de nuestro vecino.
  10. Solamente hay pecados espirituales. Los pecados de la carne llevan dentro su propio castigo: la parálisis progresiva de los lujuriosos, el corazón inflado de los glotones y el pie plano de los soplones.

Herbert - Prose

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
13, jul 2010

La crisis de México

El ensayo de Cosío Villegas puede leerse aquí. Su primera edición fue publicada en Cuadernos Americanos, en su edición de marzo-abril de 1947.

La pista de Issuu, esta herramienta para publicar documentos en la red, se la debo a Aurelio Asiain.
Compartir en Twitter Compartir en Facebook