Medios

09, nov 2015

Ciudad de México

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
26, ene 2015

El olor de la lluvia

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
25, ago 2014

Rosa de Jericó

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
11, ago 2014

Narcosis

Visto aquí.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
20, mar 2014

Contra la idolatría del dato

Leon Wieseltier, editor literario del New Republic cuestiona la idolatría del número en la que se fundamenta la invectiva de Nate Silver contra el opinionismo. No es que la crítica política goce de buena salud en los Estados Unidos. Puede ser floja, ideológizada y escribir mal. Pero su problema no es que no se entrega al imperio de las magnitudes. Los hechos y su medición no son el único fundamento legítimo de la crítica, sostiene Wieseltier. La opinión puede fundarse en reflexiones filosóficas o morales. Que unos basen su opinión en datos no significa que el único fundamento legítimo de la crítica sea un número.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
05, mar 2014

El primer comercial de Mariguana en televisión

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
24, feb 2014

Supergeil. (Un anuncio del súper)

Descubierto aquí.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
01, ene 2014

¿Hay futuro para el periodismo?

out-of-print-george-brock-cover

Se ha publicado recientemente un importante libro sobre la crisis del periodismo. Se trata de Out of Print: Newspapers, Journalism and the Business of News in the Digital Age escrito por el periodista inglés George Brock. No hay industria en el mundo que esté atravesando una crisis semejante a la de los periódicos. El empleo ha descendido ahí 44% en 10 años, La circulación de periódicos baja 10% cada año en Europa. En una década el pago de publicidad se ha encogido a un tercio de lo que era. Brock advierte que el periodismo actúa en el cruce del propósito democrático y el mercado. La crisis económica de los periódicos no es, por lo tanto simplemente una preocupación para el gremio sino para todo mundo. Nicholas Lemann celebra el equilibrio de Brock, al distanciarse de los apocalípticos y de los ilusos de la tecnología. Emily Bell, por su parte, lo encuentra limitado.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
08, dic 2013

La semana en el blog

Ricardo Raphael y Carlos Bravo reflexionaron sobre la crisis de los diarios, sobre la fuente y el significado de sus problemas. Mi artículo del lunes fue sobre el primer año de Enrique Peña Nieto. A propósito del centenario de Benjamin Britten, varias cosas: una nota sobre su relación con Auden, un corto de la producción de Peter Grimes en la playa y su Himno a Santa Cecilia. Acantilado traduce a Michnik. Pongo aquí su admirable decálogo para periodistas. La BBC estrenó este documental interesantísimo: ¿Quién teme a Maquiavelo? Dos listas sobre libros del 2013: los 10 mejores, a juicio del New York Times y los mejores en diseño y arte según Maria Popova. De Mandela, un par de cosas: su primera entrevista en televisión, su discurso al tomar posesión como Presidente de Sudáfrica, el recuerdo de Nadine Gordimer y su mensaje al salir de la cárcel. Dos notas sobre André – Schiffrin. También noticias sobre el nuevo libro de Josef Koudelka, un corto angustioso y un videíto en defensa de la biblioteca pública.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
05, dic 2013

Adam Michnik, Decálogo para periodistas

Aquí puede leerse el decálogo para periodistas de Adam Michnik. Subrayo lo siguiente:

  1. Amarás a Dios sobre todas las cosas
    El Dios que a nosotros nos sacó de la casa de esclavos tiene dos nombres: Libertad y Verdad. Y a ese Dios, Libertad y Verdad, tenemos que someternos incondicionalmente. Es un Dios celoso que exige una lealtad absoluta. Si nos inclinamos ante otro Dios (el Estado, el pueblo, la familia, la seguridad pública), a costa de la libertad y de la verdad, seremos castigados.
  2. No tomarás en falso el nombre de Dios.
    Libertad y Verdad son dos palabras de gran valor y contenido sagrado y no pueden ser usadas sin prudencia y sensatez. Cuando se abusa de las palabras sagradas pierden su valor y se convierten en términos vacíos y triviales.
  3. Santifica el sábado.
    Tu trabajo es una constante carrera contra el reloj acompañada por el alboroto. Sabes que el diario tiene que estar a primera hora de la mañana en los kioskos y que antes tienes que elaborar tu artículo, información o comentario o preparar la fotografía. Todo lo haces con la falta de tiempo pisándote los talones, en medio de una gran tensión y, por consiguiente, muchas veces lo haces de manera rutinaria y mecánica. Ocurre que en más de una ocasión ese ritmo te hace preguntarte a ti mismo por el sentido de tu trabajo. Más de una vez no sabrías responder a la pregunta de por qué haces todas esas cosas. ¿Están acaso al servicio de alguna causa? ¿Forman parte de alguna concepción más amplia? ¿Realmente describes el mundo de manera honesta y, cuando opinas, eres justo? Tienes que acordarte del sábado. Es el día apropiado para la reflexión. Aprovéchalo para alargar la distancia que te separa de ti mismo y del mundo.
  4. Honrarás a tu padre y a tu madre.
    Hay que respetar la herencia recibida. No trabajas en una tierra virgen ni en una tierra estéril. Antes que tú trabajaron otros y tú eres su descendiente, heredero, discípulo, continuador y también contestatario.Hay que ser crítico, pero siempre con respeto y conocimiento de las cosas. Ésa es una condición indispensable a cumplir para poder dar una reseña honesta de la historia de una nación, de una ciudad, de un círculo de personas o de una familia.
  5. Ama al prójimo como a ti mismo.
    Tienes que respetar tu propia dignidad y cultivarla. ¿Qué significa cultivar la dignidad? Pienso que significa cultivar la conciencia, plantearse uno mismo preguntas difíciles y responderlas con honestidad. Significa también ver en uno mismo a un sujeto y no un objeto; o sea, sentir responsabilidad también por el prójimo. Ese prójimo puede ser un extraño, puede pertenecer a otro clan o a otra nación, pero hay que tratarlo como a uno mismo.    Todo lo dicho significa que tienes que rechazar el nacionalismo
  6. No matarás.
    Con la palabra se puede matar. La palabra puede ser letal. La lengua es algo más que la sangre, decía Víctor Klemperer. En eso precisamente consiste el envenenado hechizo que tiene la profesión periodística. Pero también con la palabra se puede hacer el bien. Con ella se puede combatir el hechizo ejercido por el totalitarismo; se puede enseñar la tolerancia; se puede dar testimonio de la verdad y ejercer la libertad.
  7. No cometerás adulterio.
    Debes ser fiel al menos a los principios que tú mismo consideras valiosos y a la persona que consideras que tienes obligación de serlo. No prostituyas tu profesión para conseguir poder, dinero o tranquilidad. Debes ser fiel, porque esa es una condición indispensable para que puedas ser libre. Sólo la libertad te permite ser fiel.
  8. No robarás.
    Ése es un mandamiento válido para la ética de todas las profesiones. Por eso, para el periodista nada puede ser tan vergonzoso como el plagio, que no es otra cosa que el robo de algo ajeno. El plagio no es sólo un golpe asestado a otra persona. El plagio es un atentado contra el sentimiento general de justicia. El plagio equivale a la aceptación de la corrupción en la vida pública y de la deshonestidad como método. El plagio equivale a la destrucción de la ética del periodismo, porque significa que quien lo comete está dispuesto a permitir cualquier deshonestidad.Y la difamación, ¿no significa acaso el robo del buen nombre del difamado? Y la mentira, ¿no nos roba acaso la seguridad de que podemos vivir con la verdad?
  9. No darás testimonio falso contra tu prójimo.
    El testimonio falso tiene su lógica letal: arrastra el debate democrático hacia una guerra fría civil; transforma al interlocutor en adversario y a éste en un enemigo mortal. La lengua del testimonio falso trata de deshumanizar al adversario. Si eres contrario a que el aborto sea castigado por el Código Penal, te comparan con los genocidas de Auschwitz y del Gulag; si eres partidario de la separación de la Iglesia del Estado, te proclaman enemigo de Dios, del bien y de las verdades del Evangelio; si te niegas a discriminar a las personas que tienen otras biografías, dicen que traicionas al pueblo y eres un cómplice de los crímenes del totalitarismo.
  10. No codiciarás la casa de tu prójimo.
    No debes desear nada que sea de otro; tampoco el respeto que le tienen, la popularidad de que goza o la simpatía que se ha ganado. Si te gustaría tener lo que él tiene, trata de conseguirlo con tu trabajo, con tu talento, con tu valentía, pero nunca tratando de destruir al semejante. Ser ambicioso es muy positivo, porque enriquece a la persona; pero ser envidioso o codiciar los logros de otros es autodestructivo, porque genera frustraciones, conduce a las bajezas y produce mucha hiel. La envidia atonta y encanalla, destruye los sentimientos nobles, la sensibilidad.

    y

  11. No hagas mezclas.
    El periodismo no es política ni tampoco actividad pastoral. No es una tienda de flores y tampoco una conferencia universitaria. No es la elaboración de una guía telefónica ni tampoco un partido de fútbol. Pero ocurre que, en cierto grado, el periodismo es a la vez todas esas cosas. Cada esfera de la vida tiene sus peculiaridades, sus propias reglas de juego y sus propias normas éticas. El político no debe presentarse como si fuese un sacerdote, ni el periodista como si fuese un político.
Compartir en Twitter Compartir en Facebook
02, dic 2013

Otra crítica

Carlos Bravo Regidor ofrece una perspectiva distinta para enfocar la reforma de Reforma. Que el diario intente un cambio ratifica su contacto con sus lectores y el mercado.

Es cierto que la revolución digital ha estropeado el modelo de negocios de la prensa escrita. Ocurre, sin embargo, que ese fenómeno no se ha manifestado con la misma fuerza en México que en el resto del mundo. El motivo, todo parece indicar, es la distorsión que en el mercado publicitario mexicano introduce el llamado “gasto en publicidad gubernamental” —una transferencia de fondos públicos que, para efectos prácticos, opera como una suerte de subsidio informal a la industria no sólo de los periódicos sino de los medios en general. No deja de ser una cruel paradoja que sea Reforma, un diario que realmente hacía periodismo y entre cuyas innovaciones figuraba un esquema de financiamiento cuya viabilidad no pasaba por la generosidad del erario, el que ahora esté en aprietos.

Pues bien, si de todos modos la existencia de buena parte de la prensa mexicana depende del dinero público, ¿no sería hora de considerar la posibilidad de formalizar ese subsidio, de crear una regulación rigurosa que lo racionalice y transparente, para dedicar esos recursos no a mantener arbitrariamente a tal o cual medio sino a garantizar la supervivencia del periodismo como un bien público para la democracia?

La crisis de Reforma es más que la crisis de un periódico. Es un aviso de lo crítico que es el hecho de que más periódicos no estén en crisis.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
30, nov 2013

Una crítica a mi crítica

Mi crítica a la manera en que Reforma enfrenta la crisis del periodismo tradicional le parece a Ricardo Raphael casi un sermón, el lamento de un ignorante que se queja de lejos sin saber qué sucede en el mundo de los medios contemporáneos. Hay que entender mejor los problemas económicos de los diarios y el resto de los medios, dice–y eso no se puede hacer desde la comodidad de un “contador distante”. Hay que ser más empáticos, sugiere.

No ignoro las bases objetivas de la crisis, el complejísimo desafío empresarial de los medios en este tiempo. En el blog he tocado varios hilos del debate. Coincido en que los periódicos deben construir las bases de su independencia económica en un momento en que las fuentes tradicionales financiamiento se agotan. Creo, al mismo tiempo, que los periódicos deben cuidar lo suyo: el periodismo. 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
29, nov 2013

La semana en el blog

Mi artículo del lunes recibió un buen número de comentarios en el blog. Queda la pregunta: ¿cómo debe adaptarse el periodismo de calidad a los cambios tecnológicos? A propósito de esa discusión, traduje  la carta que Jeff Bezos le envió a los trabajadores del Washington Post y un par de artículos de Albert Camus sobre el periodismo. Mark Lilla comenta la nueva cinta de Claude Lanzmann: El último de los injustos. Recogí el artículo de Michael Ignatieff sobre Maquiavelo y la defensa que Enric Martínez hizo de Juan J. Linz. Empieza la temporada de las listas y los recuentos del 2013. Aquí la lista de los mejores libros del año preparada por el Guardian. Pesqué aquí la voz y acá algunas líneas del gran aforista Nicolás Gómez Dávila nacido hace 100 años. Otro centenario apareció por acá: Benjamin Britten y su delicioso pizzicato juguetón. También una notita sobre Jaume Plensa (Premio Velázquez), un poema de Ulalume González de León y una carta de T. S. Eliot a George Orwell.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
25, nov 2013

Carta de Jeff Bezos a los trabajadores del Washington Post

wp

En mi artículo de hoy comenté la carta de Jeff Bezos a los trabajadores del Washington Post. Aquí puede leerse completa.  Subrayo aquí lo más importante:

Habrá, por supuesto, cambios en el Post durante los próximos años. Eso es esencial y habría pasado con o sin un nuevo dueño. Internet está transformando casi todos los elementos del negocio de la información: acorta los ciclos de las noticias, corroe las antiguamente fiables fuentes de ingresos y permite nuevos tipos de competencia, algunos de los cuales tienen poco o nada de los costos que representa la recopilación de noticias. No hay mapa; trazar el camino a seguir no nos será fácil. Habrá que inventar, lo que implica que tendremos que experimentar. Nuestra compromiso esencial serán los lectores, tratar de comprender lo que les interesa -el gobierno, los líderes locales, los nuevos restoranes, grupos de scouts, empresas, organizaciones benéficas, gobernadores, deportes- y trabajaremos desde ahí. Estoy emocionado y soy optimista acerca de la posibilidad de invención.

El periodismo desempeña un papel fundamental en una sociedad libre, y The Washington Post -como el periódico local de la ciudad capital de Estados Unidos- es especialmente importante. Me gustaría destacar dos tipos de valentía que los Graham mostraron como propietarios que espero poder canalizar. La primera es la valentía de decir: espera, asegúrate, tranquilízate; busca otra fuente. La gente real y su prestigio, sus medios de subsistencia y sus familias están en juego. El segundo es la valentía de decir: sigue la reportaje sin importar el costo. Aunque espero que nadie me amenace con exprimir alguno de mis miembros , si lo hacen, gracias al ejemplo de la señora Graham, estaré listo.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
29, abr 2013

Rushdie sobre la valentía moral

Salman Rushdie ha escrito un artículo en el New York Times sobre el valentía moral. Admiramos con facilidad a quien demuestra valor físico: quien se arriesga para defender a otros. Es más difícil admirar a quienes se oponen al dogma o a los abusos de poder a través de la literatura, el periodismo, la música, el arte, el humor. Sospechamos de ellos. Más aún, se expande en el mundo la idea de que la denuncia de la ortodoxia asfixiante es un abuso de la libertad, una ofensa inadmisible.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook