Ideas

15, feb 2015

Simon Schama y la novela histórica

Simon Schama aborda el “problema” de la novela histórica, en su colaboración reciente en el Financial Times.

La invención puede poner en riesgo la autoridad pero, a fin de cuentas, no nos acercamos a la gran ficción histórica o al cine para encontrar esa dura verdad que se asienta en documentos. Lo que nos entregan es una impresión imaginativa. Cuando esa impresión surge de una rica investigación puede ofrecernos un sentido mucho más vivo del pasado de lo que puede hacer el arreglo de datos incontrovertibles. Ninguna historia militar de las batallas de Austerlitz o Borodino logrará transportar al lector a la realidad feroz y caótica vivida por oficiales y soldados que muestra La guerra y la paz.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
13, feb 2015

Paz: Arrepentimiento y autocrítica

De Octavio Paz en su siglo, de Christopher Domínguez:

Recuerdo que el 17 de diciembre de 1997, en su última aparición pública, finalizados los discursos, sus amigos hicieron una fila para despedirse personalmente de él, entrando a las habitaciones donde moriría meses después, en pequeños grupos. A uno de ellos, un escritor que estimaba y del cual se había distanciado–fueron tantísimos quienes estuvieron en ese caso–durante los años de aquél en la izquierda radical, Octavio le preguntó si se había arrepentido. “Sí”, le dijo nuestro amigo, ciertamente alejado hacía tiempo del mundillo guevarista tan poblado en América Latina, “ya me hice una autocrítica”. “Dije arrepentimiento, no autocrítica,” le espetó, no muy amable, Octavio.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
13, feb 2015

La importancia de Weber

 

Captura de pantalla 2015-02-13 a las 9.46.35

Se publicó recientemente un libro de Peter Ghosh sobre Weber y la ética protestante. A partir de la publicación, Duncan Kelly reflexiona sobre la relevancia del sociólogo alemán.  Weber fue un extraordinario observador de la política. Su advertencia central, como bien dice Kelly, es que ese mundo, el de la política, se encuentra en una irreversible decadencia.  Su ensayo sobre la vocación política puede leerse así, como un ejercicio, a fin de cuentas, nostálgico.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
11, feb 2015

Mensaje de Bertrand Russell al futuro

En 1959, Russell fue entrevistado por la BBC. Al final de la conversación, el periodista le solicitó un mensaje para el futuro. Esto fue lo que dijo:

Me gustaría decir dos cosas, una intelectual y otra moral.

Desde el punto de vista intelectual, me gustaría decir lo siguiente: cuando estás estudiando cualquier materia o considerando cualquier filosofía, pregúntate solamente cuáles son los hechos y cuál es la verdad que esos hechos muestran. Nunca te dejes influenciar por lo que tu deseas o por lo que creescrees, o por lo que crees que traería más beneficios sociales. Toma en cuenta única y solamente los hechos. Eso es el asunto intelectual que tengo que decir.

En cuanto a lo moral que tengo que decir es muy sencillo… debo decir que el amor es sabio y el odio es una tontería. En este mundo en que nos estamos interconectando más y más cercanamente debemos  aprender a tolerarnos los unos a los otros, tenemos que aprender a aguantar el hecho de que algunas personas dirán cosas que no nos gustarán. Sólo podemos vivir juntos de esa manera, y si queremos vivir juntos y no morir juntos tenemos que aprender esa especie de caridad y tolerancia que es absolutamente vital para la continuación de vida en este planeta.

Visto en openculture.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
09, feb 2015

Laclau, el filósofo político del momento

img_art_11308_3463

Dan Hancox publica un artículo interesante en el Guardian sobre la relevancia de Ernesto Laclau como el pensador que inspira movimientos como el de Syriza y Podemos, al rescatar la dignidad intelectual del populismo. Los dirigentes del nuevo partido español han hablado directamente de la influencia del filósofo argentino para reimaginar la política.  Identificar con claridad al enemigo y dar cuerpo a un nuevo sujeto social. Se trata de romper con la noción de la política inofensiva y aséptica y asumir las consecuencias de la confrontación.

Más de Laclau en el blog y aquí mi nota sobre La razón populista.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
02, feb 2015

Cárcel de palabras

Edifiquemos nuestra ciudad con palabras. Es la conversación la que crea morada, dice Platón en esa sinfonía de pensamiento que inaugura nuestra tradición política. La palabra adquiere, en ese texto, carácter constitutivo: la palabra es la casa misma.

Dije que en Platón la conversación levanta la ciudad. Corrijo. El diálogo platónico no es intercambio de razones que se entretejen. Perspectivas diversas que se alimentan mutuamente, razones que se transforman en el intercambio, ideas que se moderan o reencauzan con el descubrimiento de una noción imprevista. La habitación común se construye en esa república con un trazo de verdad y un coro de errores. En realidad, el diálogo sirve ahí como escondite para el Autor. Esa es la pretensión del filósofo: nadie ha escrito La república: la verdad se alumbra a sí misma. Eso: el diálogo no es una mera elección estilística: es el fundamento de la Autoridad como portadora de una razón justa y perfecta. El dispositivo permite levantar, no el gobierno del filósofo como erróneamente se piensa, sino el gobierno de la Filosofía, un gobierno radicalmente desinteresado e infalible. La filosofía de Platón se presenta como la razón anónima, razón sin autor. Filosofía de una Razón sin padre.

Pero, ¿qué sucede ahí con la palabra?, ¿qué sitio ocupa el lenguaje en esa impecable ciudad de hielo? ¿Cuál es el código que nos impone su diagrama? La palabra es confiscada por el Orden. A él y sólo a él sirve. La palabra que imagina, la que capta el tono y la blandura de las cosas; la que advierte la mudanza de los seres, la palabra que opina o acaricia la apariencia, ha sido proscrita. Sólo hay una palabra lícita: la de la Razón. La otra, flexible, divagante sufre la persecución de la Verdad. La alegoría, el juicio espontáneo, el símbolo son enemigos del Estado. La ciudad de las palabras se convierte en regimiento de palabras. Es la victoria de la filosofía sobre la poesía. La fundación de un lenguaje disciplinario. María Zambrano, en párrafos extraordinarios describió esa tensión en la ciudad.

El filósofo quiere lo uno, porque lo quiere todo, hemos dicho. Y el poeta no quiere propiamente todo, porque teme que en este todo no esté en efecto cada una de las cosas y sus matices; el poeta quiere una, cada una de las cosas sin restricción, sin abstracción ni renuncia alguna. Quiere un todo desde el cual se posea cada cosa, más no entendiendo por cosa esa unidad hecha de sustracciones. La cosa del poeta no es jamás la cosa conceptual del pensamiento, sino la cosa complejísima y real, la cosa fantasmagórica y soñada, la inventada, la que hubo y la que no habrá jamás. Quiere la realidad, pero la realidad poética no es sólo la que hay, la que es; sino la que no es; abarca el ser y el no ser en admirable justicia caritativa, pues todo, todo tiene derecho a ser hasta lo que no ha podido ser jamás. El poeta saca de la humillación del no ser a lo que en él gime, saca de la nada a la nada misma y le da nombre y rostro. El poeta no se afana para que de las cosas que hay, unas sean, y otras no lleguen a este privilegio, sino que trabaja para que todo lo que hay y lo que no hay, llegue a ser. El poeta no teme a la nada.

El artículo completo puede leerse aquí.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
30, ene 2015

¿Decadencia democrática?

jan15

El Journal of Democracy cumple 25 años y dedica su número más reciente a reflexionar sobre la decadencia del régimen democrático.  (Algunos artículos pueden leerse en línea). Puede verse también una mesa alrededor de esa posible recesión democrática.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
29, ene 2015

Nuevas cartas de amor a Richard Dawkins

Aquí puede verse el paquete previo de su correspondencia.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
26, ene 2015

Tony Judt: Cuando los hechos cambian

416mKbd-o7L._SY344_BO1,204,203,200_

Se ha publicado una colección con los últimos ensayos políticos de Tony Judt: Cuando los hechos cambian, textos publicados entre 1995 y 2010: de las ilusiones del deshielo a las tragedias del terrorismo islámico y la respuesta bélica de los Estados Unidos. Samuel Moyn nota una paradoja de su trayectoria académica: durante mucho tiempo se dedicó a cuestionar la figura del intelectual modelada a partir del ejemplo de Sartre y terminó siendo un intelectual público de ese linaje.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
26, ene 2015

El olor de la lluvia

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
11, dic 2014

Desiguadad y crecimiento

El economista Dani Rodrik publica una nota sobre la desigualdad. Se ha roto la creencia de que la igualdad lastima la eficiencia económica. Estudios recientes del FMI apuntan que una mayor igualdad estimula el crecimiento a medio plazo

Es positivo que los economistas hayan dejado de considerar una ley de hierro la disyuntiva entre igualdad y eficiencia. No debemos invertir el error y concluir que una mayor igualdad y unos resultados económicos mejores van siempre unidos. Al fin y al cabo, en economía sólo hay, en realidad, una verdad universal: depende.

Un estudio reciente de la OECD parece confirmar esa tesis: la desigualdad inhibe el crecimiento:

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
09, dic 2014

NYT: los diez mejores libros del 2014


Compartir en Twitter Compartir en Facebook
08, dic 2014

Las caricaturas del año del New Yorker

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
08, dic 2014

El debate sobre el New Republic

La salida de los editores del New Republic y de un grupo amplísimo de colaboradores ha provocado un interesante debate sobre el sentido de la publicación y los retos de las revistas políticas y culturales en en entorno de las nuevas comunicaciones. El New York Times publica un artículo que expone el sentido de la controversia. Mientras David Greenberg celebra que la revista acogió la “heterodoxia liberal”, Jacob Heilbunn, cuestiona el mito de su “liberalismo”: la revista, dice, hacía tiempo que había perdido rumbo. Jesse Walker sugiere que lo que pasa ahora no es ruptura con la historia sino, más bien, repetición de su historia.

Chris Hughes, el nuevo dueño de la revista, expone sus razones para trazar una nueva dirección: no se trata del pleito entre los viejos y los nuevos medios sino de la necesidad de adaptar la tradición a la tecnología.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
07, dic 2014

Piketty en México

9788437507231

El Fondo de Cultura Económica acaba de publicar la traducción (supervisada por Gerardo Esquivel) de El capital en el siglo XXI, de Thomas Piketty. Se trata de un acierto notable de la editorial que, con gran ojo, adquirió los derechos de la obra antes de que ésta se hubiera convertido en el fenómeno editorial de la década. La primera edición de 40,000 ejemplares se agotó en unos días y está ya en librerías una reimpresión. Al parecer, dentro de poco, llegará al millón de ejemplares vendidos en todo el mundo.

El economista llegó a México con una reflexión sobre el capital y Carlos Fuentes que publicó El país. El Fondo de Cultura Económica organizó en la Feria del libro de Guadalajara una “Conversación a fondo” con el economista. Condujo el director del Fondo de Cultura Económica, Pascal Beltrán del Río, Rolando Cordera, Ricardo Raphael y Javier Tello. El momento estelar de la conversación es, a mi juicio, el momento en que éste último compara los tiempos de Jane Austen con los nuestros: el sitio del dinero, el honor, el mérito y el poder es otro. Aquí puede leerse la transcripción del diálogo.

 

Luis Rubio le hace también una entrevista a Piketty que puede consultarse en su página. Rolando Cordera compartió unas “aproximaciones impresionistas” sobre su trabajo.

*

Más de Piketty en el blog.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook