Ideas

18, ago 2014

De Palomo a Paco Calderón

Palomo y Calderón

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
13, ago 2014

Jan-Werner Mueller sobre el populismo

Jan-Werner Mueller, autor de Contesting Democracy, notable reconstrucción de las ideas políticas del siglo XX,  escribe una nota sobre la naturaleza del populismo, a propósito de la reelección de Erdogan en Turquía:

Al contrario de lo que se suele creer, el populismo no se caracteriza por contar con unos electores particulares –como, por ejemplo, la clase media baja– o por unas políticas simplistas que halagan a las masas, como con frecuencia sostienen los observadores liberales, sino que es una concepción de la política totalmente moralizante, pues un populista es un político que afirma que él –y sólo él– representa de verdad al pueblo, por lo que relega a todos sus oponentes políticos al papel de pretendientes inicuos.

Tras esa afirmación hay otra suposición: la de que el pueblo tiene una voluntad común encaminada auténticamente a la consecución del bien común y de que el auténtico dirigente del pueblo –como, por ejemplo, Erdoğan, que hizo campaña con el lema “la voluntad nacional, el poder nacional” – puede interpretarla correctamente y aplicarla. Así, pues, los populistas no son sólo enemigos de las minorías selectas, sino que son necesariamente antipluralistas y, por tanto, antiliberales. Su política siempre es polarizadora, al escindir a la ciudadanía real entre un pueblo moral y puro y los otros, inmorales, a los que Erdoğan ha calificado con frecuencia de simples “traidores”.

En opinión de un populista, no puede haber nada parecido a una oposición legítima. Quienquiera que esté contra el dirigente está automáticamente contra el pueblo y, conforme a esa lógica, quienquiera que esté contra el pueblo no puede pertenecer de verdad al pueblo.

En el mismo sentido, los partidos populistas suelen apresurarse a colonizar el Estado . Si sólo un partido representa de verdad al pueblo, ¿por qué no habría de pasar el Estado a ser el instrumento del pueblo? Y, cuando los populistas tienen una oportunidad de redactar una nueva Constitución, ¿por qué habrían de tener la menor consideración para con cualquier oposición, que, por definición, ha de estar constituida por los enemigos del pueblo (a los que con frecuencia se acusa de ser agentes extranjeros)?

Así se explica por qué el clientelismo y la corrupción de los gobiernos populistas no socavan el apoyo fundamental a sus dirigentes del electorado. Se considera que esos métodos están al servicio de un “nosotros” moral a expensas de los inmorales o extranjeros “ellos”.

Así, pues, la creencia de los liberales de que basta con que revelen la corrupción de los populistas para desacreditarlos es una esperanza vana. También deben mostrar que el clientelismo no rinde beneficios a la inmensa mayoría de los ciudadanos y que la falta de rendición democrática de cuentas, una burocracia disfuncional y el socavamiento del Estado de derecho a la larga perjudican al pueblo… a todo él.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
11, ago 2014

Narcosis

Visto aquí.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
11, ago 2014

Infierno portátil

Charles Simic entrega una serie de notas sobre nuestros tiempos miserables.

El mundo se va velozmente al infierno. A mi edad, debería haberme acostumbrado, pero no.

Tal vez la ignorancia es una bendición, me digo, y pienso en gente que conozco que se preocupa poco por lo que sucede en el mundo. Me siento cerca de ellos. No es divertido empezar el día o retirarse por la noche con imágenes de niños muertos.

Esta es una guerra justa; eso deberíamos recordarle a la población del siguiente país que invadamos. Los muertos por nuestras bombas podrán considerarse extremadamente afortunados.

Es raro que los reporteros sigan preguntándole su opinión a nuestros representantes electos, como si los ricos que contribuyen millones a sus campañas les dieran permiso de tener ideas propias.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
21, jul 2014

Montaigne y Shakespeare

Se publicó recientemente El Montaigne de Shakespeare, un libro que ubica los ensayos del francés que más influyeron en la dramaturgia de inglés. Se trata de dos escritores y una sola mente, dice Jonathan Bate en una nota sobre el libro:

De modo absurdo, el crítico Harold Bloom propuso alguna vez que Shakespeare había inventado nuestra idea de lo que era ser humano. Mucho más sensato sería argumentar que entre Montaigne y Shakespeare provocaron un cambio telúrico en nuestro entendimiento de la autonomía del individuo, el sentido de uno mismo y la aceptación occidental de la diferencia de culturas y la relatividad de los valores.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
21, jul 2014

Gray sobre los cuadernos de Oakeshott

John Gray comenta la publicación de los cuadernos de Michael Oakeshott, que el propio filósofo describió como un “caos escrito”. Gray describe la publicación como un tesoro de ideas recogidas a lo largo de una vida de vagabundeo intelectual.

Oakeshott rechazó los credos modernos del mejoramiento humano para abrazar lo que llamó una “política de mortalidad”, una perspectiva que encontró expresada en los escritos de Montaigne y Pascal.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
07, jul 2014

Piketty en La Gaceta del Fondo

Captura de pantalla 2014-07-07 a la(s) 11.13.48

La Gaceta del Fondo de Cultura Económica ofrece un adelanto de su traducción de El capital de Piketty. Puede leerse aquí.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
02, jul 2014

E. O. Wilson: Biodiversidad

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
30, jun 2014

Mick Jagger y Eddie Izzard sobre Monty Python

Mañana revive Monty Python en un teatro de Londres. Mick Jagger se queja de un grupo de viejitos tratando de vivir de antiguas glorias:

Eddie Izzard reconoce por acá su deuda con el grupo, esa “fantástica mezcla de inteligencia y estupidez.”

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
30, jun 2014

Ignatieff y el nuevo autoritarismo

El autoritarismo resurge. Distintas fórmulas autocráticas se ofrecen en el mundo como alternativas a la torpe democracia liberal. En los años 30, recuerda Michael Ignatieff en un artículo reciente (se necesita suscripción) publicado por The New York Review of Books, intelectuales de todas partes viajaban a la Unión Soviética de Stalin, a la Alemania de Hitler o a la Italia de Mussolini para elogiar el sentido de propósito de esas sociedades que comparaban con el desánimo, la debilidad, la mediocridad de la política democrática. Algo así se repite en estos tiempos. Las democracias empiezan a ver con cierta envidia a las exitosas autocracias. Antes, los occidentales que viajaban a Moscú admiraban el metro y veían en él el símbolo de un progreso que el individualismo jamás podría alcanzar. Hoy se ensalzan los trenes chinos y el trote de su economía. Ignatieff se concentra en la crítica a La cuarta revolución, editores del Economist, Micklethwait y Wooldridge, quienes regresan a la receta del adelgazamiento del Estado. Ignatieff discrepa:

El Estado liberal está en crisis, básicamente, porque sus instituciones regulatorias y políticas han sido capturadas o son asediadas por los intereses económicas que debían controlar. Si bien el Estado liberal nunca fue creado para promover la justicia distributiva, siempre debió evitar que el poder del dinero sofocara la competencia y corrompiera el sistema política.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
30, jun 2014

Bentham y la libertad sexual

rowlandson high spirits

Jeremy Bentham debe ser considerado como uno de los primeros defensores de la libertad sexual. En la busca del máximo placer, el sexo debía considerarse “el máximo, tal vez el único placer de la humanidad.” Bentham dedicó muchas páginas al tema pero nunca las publicó por temor de que condenaran su filosofía. Ganar una completa libertad para todas las formas de gratificación sexual supondría un inmenso beneficio a la humanidad. Si todos los adultos pudieran hacer lo que quisieran con sus cuerpos, “¿qué cálculos podrían computar el agregado de placer que traería al mundo?” La preocupación por la libertad sexual partía de su indignación frente a la persecución de la homosexualidad: no hay justificación para que el Estado reprima la búsqueda del placer.

Bentham nunca publicó sus escritos sexuales. Tampoco encontraron editor durante un par de siglos. Hasta ahora se les publica como un volumen de las Obras completas bajo el título de De las irregularidades sexuales y otros escritos de moral sexual.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
22, jun 2014

‘The Hitch’, un documental sobre Hitchens

Gracias a @MGMaxo

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
05, jun 2014

Espejito, espejito

El filósofo Simon Blackburn ha publicado un libro recientemente sobre las virtudes y peligros del narcisismo. El narcisista puede perderse en sí mismo pero, al mismo tiempo, puede también ser la persona que sabe resistir la presión de los otros. El narcisista es, en ese sentido, el opuesto al vanidoso. Aquí puede leerse la reseña de Joan Acocella en el New Yorker.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
03, jun 2014

Philip Seymour Hoffman en un corto animado

La conversación de Philip Seymour Hoffman con Simon Critchley ha servido como base de este corto animado:

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
29, may 2014

Gobernar el vacío

“La era de la democracia de partidos ha muerto. Aunque subsisten los partidos mismos, se han desconectado a tal punto de la sociedad y compiten de un modo tan intrascendente entre ellos que no parecen capaces de sostener la democracia en su forma actual.” Así comienza el libro del politólogo irlandés Peter Mair, Gobernando el vacío. El vaciamiento de la democracia occidental. Aquí puede leerse el artículo que publicó en New Left Review en que se basa el libro.

Al  comentarlo,  Jan-Werner Müller (autor de esta notable reconstrucción de las ideas políticas del siglo XX) concluye: lo peor de la crisis económica puede haber terminado pero la crisis política europea apenas está comenzando.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook