Religión

22, mar 2013

Religión sin Dios

Se publicará un libro póstumo de Ronald Dworkin: Religión sin Dios. El New York Review of Books adelanta un fragmento del primer capítulo. Millones de personas que se consideran ateos, dice, tienen experiencias parecidas y tan profundas como las que los creyentes consideran religiosas. Albert Einsten se consideraba ateo y, al mismo tiempo, profundamente religioso:

Saber que lo impenetrable para nosotros existe realmente, manifestándose como la prudencia máxima y la belleza más radiante que nuestras torpes capacidades pueden comprender tan solo en sus formas más primitivas… este conocimiento, este sentimiento, se encuentran en el centro de la verdad religiosidad. En ese sentido, y sólo en ese sentido, pertenezco a las filas de los hombres religiosos devotos.

A propósito del tema, el NYT organizó un debate a partir del levantamiento de una iglesia atea en Londres: ¿Será el ateísmo una nueva religión?

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
18, feb 2013

El expapa

Hbdfafxaagypxgenr400xa2qp

Joseph Ratzinger volverá a ser Joseph Ratzinger. Por unos
años perdió su nombre para utilizar el alias de Benedicto XVI. Dentro de unas
semanas cerrará el paréntesis y recuperará su nombre. El expapa podrá disfrutar
de nuevo de su piano para tocar la música que adora. El teólogo no solamente es
un intérprete talentoso; es también musicólogo, un teólogo de las melodías. La
importancia de la música en el ámbito de la religión bíblica, escribió hace
tiempo, se deduce directamente de un dato: la palabra cantar es una de las más
utilizadas en la Biblia. Para entrar en contacto con lo divino, dice, las
palabras son insuficientes y llaman a ese ámbito de la existencia que se
convierte espontáneamente en canto. La música es el lenguaje de la belleza, escribe
o, más que eso, un anhelo de infinito. No es entretenimiento, una simple distracción
sonora. En la música de Mozart, ese masón a quien tanto admira, ha visto
retratada toda la tragedia de la existencia humana. Al escuchar su Réquiem, Joseph Razinger esperará con
serenidad la muerte.

Regresará a su música y a su filosofía. El teólogo retomará
sus reflexiones. Leerá más, Escribirá. Podrá, por ejemplo, retomar su
meditación sobre el infierno, esa cavilación que no exige fe para ser
aquilatada. “El infierno son los otros,” dijo Jean Paul Sartre en una obra de
teatro. Nada de eso, respondió el teólogo a fines de los años sesenta: el
infierno es el abismo de la soledad. Estar solo es el infierno. El infierno es
“una soledad en la cual no puede penetrar la palabra del amor y que significa
la verdadera suspensión de la existencia. (…) Los poetas y los filósofos de
nuestro tiempo están convencidos de que todos los encuentros entre los hombres
permanecen, sustancialmente, en la superficie; nadie tendría acceso a la
verdadera profundidad del otro. Todo encuentro, aunque pueda parecer bello, a
fin de cuentas no haría otra cosa que narcotizar la incurable herida de la
soledad. En lo más íntimo y profundo de cada uno de nosotros habitaría el infierno,
la desesperación, la soledad, que es tan indefinible como terrible.” El infierno
es el desamparo, el desamor: la soledad absoluta, eterna.

(más…)

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
21, ene 2013

El agnosticismo del religioso

El blog de filosofía del New York Times aloja un texto interesante de Gary Gutting, autor de un libro monumental sobre la filosofía francesa en el siglo XX, sobre las razones de la fe en la que enfrenta la soberbia de cierto ateísmo. Creer que no hay nada valioso en la religión es como creer que no hay valor en la poesía, en el arte, en la filosofía. La ciencia podrá aportar conocimiento de causas pero nuestra experiencia no se detiene solamente en esas conexiones. Hay significados que escapan a las interacciones causales. Valdría aceptar las razones de quienes abrazan la fe como fuente de entendimiento y de amor pero permanecen escépticos frente a sus pretensiones de conocimiento causal.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
24, mar 2012

La llegada del Papa. Crónica de Anselmo Guiú y Guiú

(Tuiteando desde la cuenta de @GmoSheridan)

Mirando Papavideo en http://www.reforma.com El Papa es recibido con "El son de la negra". Otra prueba de que Dios existe. Los motociclistas que abren camino al Papa: "Hermanos, orillarse lorilla de favor". Papamóvil rodeado de autos descomunales llenos de guaruras de muy impresionante tonelaje y ray-bans. Motociclistas de Guanajuato con gesto beato en la avanzada del convoy haciendo formación escopeta más o menos chueca. Papamóvil alcanza velocidad de crucero.

Multitud ostensiblemente irritada al no encontrar rimas apropiadas para Benedicto. Papaclose-up: Papa con cara de Mein Gott, warum hast du mich verlassen? Hasta el momento podemos reportar saldo blanco. De pronto se escuchan guaruras hablando en numeritos: "Aquí 18 en mi 34, ¿ontá tu 17? porque yo ni madres de 56…". Papamóvil se detiene en llano. Papa baja. Estupor de guaruras. Se quiso echar una cascarita. Papa avanza, dribla a dos, centra al área… Estupor de guaruras y Estado Mayor. Papa avanza, se la pasa al Chicharito, Chicharito al Papa, Papa al Chicharito. Papa dispara y.. ¡Palo!

Bueno, ya, esto es infinito. Se diría que el Papa anda buscando la carretera que lo regrese a Roma… ¿Traerá papaexcusado este papamóvil? Pobre hombre, lleva ahí dos horas oyendo que se ve se siente.

El papamovil se acaba de pasar un alto. Patrulla le dice a Papamóvil "orílleselorilla". Policía gran tonelaje se acerca chofer. "Sus papeles miestimadu". Chofer: ¿No habrá forma..? Papa excumulga policía gran tonelaje. Papamóvil llega a una ciudad. Parece Sayula. El Papa mira un póster de Peña Nieto. Una señora le hizo la parada al papamóvil. Papamóvil ignoróla. Señora hace un caracolito a papamóvil. Se cortó. Reinicia. La transmisión dice "Presidencia de la República". Un espectacular tapado con una sabanota. Ha de haber sido un anuncio de calzones para damita.

Santidad muy desconcertado cuando le traducen: Bruder, jetzt sind Sie mexikanische… El Papamóvil está llegando a Peñon de los Baños, o algo.

Nueva escala. Santidad desciende. Estupor de guaruras. Entra a un OXXO. Compra unos tamarindos. No hay cambio. En el cielo hay un embotellamiento de helicópteros y ángeles. Ya se detuvo de nuevo… Histeria desenfrenada… ya se baja del papamóvil. Bendice enfermos. Muchachas en franca benedictomanía… Le traducen al Papa: "Der Bio, dem Bao, dem bimbomba, der Papa, der papa, rarara. Papa entró a una casa. Ya no hay sonido. Deo gratias. Toma final: minusválidos en sus sillas de ruedas. Y el Cristo del Cubilete….

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
23, mar 2012

Reliquias envenenadas

En el Blog de la redacción de Letraslibres se advierte del proceso que enfrenta el cantautor Javier Krahe por escarnio de los sentimientos religiosos. Krahe realizó un video titulado "Cómo cocinar a un Cristo" que provocó una demanda del Centro Jurídico Tomás Moro por la comisión de un delito medieval. La nota de Daniel Gascón apunta:  

El blindaje de los “sentimientos religiosos” es en sí religioso: postula que son sentimientos de otro carácter. La ley no castiga las apreciaciones de las suegras hacia sus nueras, aunque a veces los maridos albergan sentimientos amorosos hacia sus mujeres, ni las críticas severas de los suplementos literarios, aunque a veces los escritores tienen cariño a sus libros, ni las malas notas a los niños en el colegio, aunque en ocasiones los padres están convencidos de que la inteligencia de sus vástagos roza lo sobrenatural. Tampoco se castigan los insultos de dos aficiones rivales en un partido de fútbol, aunque algunos aficionados tienen sentimientos viscerales hacia su equipo. Pero, aplicando el artículo, las cosas podrían complicarse fácilmente. Por ejemplo, cuando el Osasuna visita la Romareda, parte de sus aficionados manifiesta cierto interés erótico por la Virgen del Pilar. ¿Habría que juzgarlos por ofender los sentimientos religiosos? No acabarían ahí los problemas: las películas de Buñuel, los chistes del Lazarillo sobre algunas aficiones de los curas o, simplemente, la exposición de una opinión contraria podría herir los sentimientos del seguidor de una confesión que se presenta como la única verdad. ¿Y podría ofender la investigación científica los sentimientos de un miembro de una confesión religiosa? Al parecer, ha ocurrido en alguna ocasión.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
23, feb 2012

Debate sobre la existencia de Dios

Richard Dawkins y el Rowan Williams, el arzobispo de Canterbury debatieron hoy sobre la existencia de Dios. Monty Python había organizado un encuentro semejante: 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
26, ene 2012

Templos para ateos

Alain de Botton publicó recientemente un ensayo sobre los usos de la religión, una guía para ateos de los beneficios de la fe. El libro fue criticado severamente por Terry Eagleton como un proyecto impúdico de manipular las ideas de los otros en beneficio del orden. En congruencia con su tesis de que la religión puede enseñarle mucho a los incrédulos, de Botton, propone templos para ateos. ¿Por qué habrían de pertenecer a los religiosos los edificios más hermosos? Todo valor, sugiere el ensayista, merece un templo. El primero será un templo a la perspectiva. Una columna que representará la edad de la tierra. Cada centímetro equivaldrá a un millón de años. En la base de la estructura de 46 metros, un milímetro de oro representando la presencia del hombre en su planeta. 

Templo a la perspectiva

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
11, ago 2011

Gozos del tiempo desencantado

Secularismo - BEK

Los ateos también tenemos preguntas teológicas. El problema es que no tenemos respuestas teológicas a esas interrogantes. Se puede no creer en Dios y, al mismo tiempo, extrañarlo. El crítico James Wood habla de esos temas al reseñar una colección de ensayos compilada por George Levine titulada El gozo del secularismo. Para Levine, abrazar el mundo desencantado es esencial para nuestro bienestar. El desencanto del que hablaba Weber es simplemente el fin de la magia, no el fin del sentido. Wood no queda muy convencido con el argumento que presentan los autores del libro. Por más que los autores insistan en el disfrute del secularismo, no despejan las angustias de la existencia. Recuerda un ensayo del filósofo Thomas Nagel titulado "El absurdo". Ahí, sugería que no nos preocupáramos por la desaparición del Creador. Si a los ojos de la eternidad, nada importa, "entonces eso tampoco importa, y podemos vivir nuestras vidas absurdas con ironía en lugar del heroísmo o la angustia." A Wood el argumento le parece lógico pero no le alcanza como consuelo.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
27, jul 2011

Por qué no creemos

Cincuenta académicos hablan de Dios.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
11, ago 2010

La conversión del agonizante

Munch Deathbed En el artículo donde habla de su cáncer y en las entrevistas recientes que ha dado, Christopher Hitchens adelanta que la enfermedad no lo hará renegar de su ateísmo. Si acaso llegara a implorar a Dios, ya no sería yo quien lo haría, sino otro. Esa voz vendría de un cuerpo torturado y un cerebro consumido por la enfermedad. Damon Linker comenta esta postura en una nota publicada por el New Republic donde recuerda un pasaje de Primo Levi. Entré a Auschwitz ateo y salí de Auswitz ateo. De hecho, la experiencia confirmó mi dea de que la justicia trascendente no existe. Levi sintió la tentación de creer pero lo pareció indigno. Si sobrevivía, me habría sentido avergonzado de mi debilidad.

Linker advierte en estas dos tenacidades una idea común: la convicción de que uno puede acercarse a la verdad sólo cuando está en calma, cuando disfruta de la salud, cuando razona desapasionadamente. El hombre de fe, por el contrario, piensa que el sufrimiento puede acercarnos a verdades profundas, ésas que la comodidad oculta.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
20, abr 2010

El papa y el erizo

Erizo Antony Grafton es un connotado historiador de las prácticas intelectuales. Hace algunos años publicó una curiosa historia del pie de página y se ha adentrado en la formación de comunidades intelectuales, estudiando meticulosamente la tradición cristiana. De ahí viene su interés por el teólogo Joseph Ratzinger. En el 2005 escribió en el New Yorker un texto largo sobre los escritos de quien se convertiría en Benedicto XVI. Ahora publica en el blog del New York Review of Books una nota sobre sus reflejos y sus inercias. Grafton reconoce los gestos recientes de Benedicto XVI, pero resalta su actitud defensiva y sus maneras burocráticas. Benedicto XVI no parece ser el hombre que la iglesia necesita en este momento. Será el teólogo que defiende la belleza y orden de su doctrina pero difícilmente puede conectar con el mundo del presente. El gesto berliniano del título bosqueja el perfil de un hombre que sabe una gran cosa pero es incapaz de adaptarse a la mudanza de los tiempos. 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
15, abr 2010

¡No callar!

Hans-kung El teólogo Hans Küng publica en distintos diarios del mundo una extraordinaria carta abierta a los obispos. Detalla puntualmente las muchas oportunidades perdidas de Benedicto XVI en su lustro como pontífice. En relación al punto que recogía en la nota previa, Küng dice: "No puede silenciarse que el sistema de ocultamiento puesto en vigor en todo el mundo ante los delitos sexuales de los clérigos fue dirigido por la Congregación para la Fe romana del cardenal Ratzinger (1981-2005), en la que ya bajo Juan Pablo II se recopilaron los casos bajo el más estricto secreto. Todavía el 18 de mayo de 2001, Ratzinger enviaba un escrito solemne sobre los delitos más graves (Epistula de delitos gravioribus) a todos los obispos. En ella, los casos de abusos se situaban bajo el secretum pontificium, cuya vulneración puede atraer severas penas canónicas. Con razón, pues, son muchos los que exigen al entonces prefecto y ahora Papa un mea culpa personal." Al final de su mensaje hace una serie de propuestas a los obispos. La primera:

No callar: en vista de tantas y tan graves irregularidades, el silencio os hace cómplices. Allí donde consideréis que determinadas leyes, disposiciones y medidas son contraproducentes, deberíais, por el contrario, expresarlo con la mayor franqueza. ¡No enviéis a Roma declaraciones de sumisión, sino demandas de reforma!

(Espero con impaciencia el comentario de El Lector.)

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
14, abr 2010

Paulo Flores D’Arcais sobre el Vaticano y la pedofilia

Paulo Flores D'Arcais, autor de El desafío oscurantista, escribe hoy en El país sobre la responsabilidad de Wojtyla y Ratzinger en el encubrimiento de la pederastia dentro de la iglesia. Rescata la Instrucción de 1974 que reglamenta el Secreto Pontificio. Cardenales, obispos, prelados superiores, oficiales mayores y menores, consultores y el personal de rango inferior deben guardar secreto sobre, entre otras cosas, la pedofilia eclesiástica.

Ratzinger pretendieron e impusieron que los crímenes de pedofilia fueran tratados exclusivamente como pecados, en vez de como delitos, o a lo más como "delitos" de Derecho Canónico. Si el actual Pontífice ha entendido de verdad el alcance de la "suciedad" y la necesidad de combatirla puede demostrarlo de un modo muy sencillo: derogando inmediatamente con un "Motu proprio" las tristemente célebres "Instrucciones" que apelan al "secreto pontificio" y sustituyéndolas con la obligación de denunciar inmediatamente ante las autoridades judiciales cualquier caso.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
12, abr 2010

¿Debe renunciar Benedicto XVI?

Richard Dawkins piensa que no.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
11, abr 2010

Más del encubridor

Ratzinger firmaAparecen nuevas evidencias de la responsabilidad del papa Benedicto XVI en el encubrimiento de criminales. El reverendo Stephen Kiesle fue condenado por atar y violar niños en una iglesia de California. El papa fue renuente en expulsar al sacerdote, aún bajo la insistencia del obispo de Oakland. Lo revelador de este caso es que la posición de Joseph Ratzinger puede conocerse a través de una carta que ya es pública. El entonces cardenal acepta la gravedad de la acusación y la solidez de los argumentos para remover al sacerdote, pero advierte que debe protegerse el bien de la Iglesia Universal. La carta lleva la firma del hoy papa. No se puede seguir culpando a las autoridades locales del encubrimiento. La responsabilidad llega a la cúpula. 

Christopher Hitchens y Richard Dawkins creen que el caso amerita, ni más ni menos, que el arresto del papa. Su próxima visita a Inglaterra debería ser aprovechado para emplear el precedente de Pinochet.

En El país semanal, Javier Marías comenta la manera en que las autoridades de la Iglesia han tratado de responder al escándalo.  

La reacción más taimada ha sido la del propio Papa, quien ha quitado importancia a esos abusos recurriendo a la cita evangélica “El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra”, como si su Iglesia no llevase siglos tirando piedras contra todos los pecadores (según su criterio), aterrorizándolos con la amenaza del infierno, persiguiendo a disidentes y herejes, quemándolos de vez en cuando, forzándolos a abjurar de sus convicciones, expulsando a los que se desviaban del dogma, imponiendo a creyentes y a no creyentes su fe y su concepción de la moral, obligando a todos a cumplir con sus preceptos, dictando leyes a su conveniencia. ¿Por qué se hace hincapié en los delitos sexuales cometidos por eclesiásticos? Porque éstos llevan la vida entera haciendo hincapié en los “pecados” de los demás, y han condenado y castigado con dureza sus faltas y debilidades. Porque son ellos quienes en buena medida han decidido qué era delito y qué no. Porque ellos han reclamado secularmente –y en España siguen, hasta donde pueden– la exclusividad en la formación, enseñanza y adoctrinamiento de los niños. Porque a lo largo de la historia han dicho o exigido a los padres: “Entregadnos a vuestros vástagos, somos lo mejor para ellos”.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook