Dawkins, Richard

13, Feb 2009

Sobre Darwin

Mucho sobre el bicentenario de Darwin. Destaco el artículo de Olivia Judson en el New York Times donde recuerda su inteligencia, su sensibilidad, su humor y su imaginación. Un hombre genial por sus descubrimientos, pero sobre todo, por su visión. Richard Dawkins expone por qué importa Darwin. Para Dawkins, la idea de Darwin, puede ser la más poderosa en toda la historia de la humanidad, una noción cuya validez trasciende el planeta. (Aquí, por cierto, se puede oír a Dawkins, leyendo El origen.) La página del New York Review of Books saca varios artículos del archivo. Entre ellos, uno de Oliver Sacks y otro de Stephen Jay Gould sobre lo que llama "fundamentalismo darwiniano," cuestionando a Dawkins por transformar una ciencia en ideología. En Prospect se destaca su repudio de la esclavitud. Damien Hirst habla del cuadro pintó pensando en él y que será portada de una nueva edición de El origen de las especies:

DamienHirst - Darwin 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
09, Ene 2009

¿Qué cambiará todo?


¿?

Edge, una organización que se describe como «Centro mundial de preguntas» lanza su interrogante del año: ¿qué cambiará todo? Grandes científicos y algunos escritores reaccionan ante la pregunta. La respuesta de Richard Dawkins: la ruptura de la frontera de la especie humana. Una hibridación entre un mono y un humano haría trizas el esencialismo de nuestra cosmovisión.

 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
03, Nov 2008

Dawkins y los magos

Tal parece que el canal de televisión que entrevistó a Richard Dawkins sobre su nuevo libro interpretó mal al científico y yo seguí torpemente esa pista. Ya me lo había advertido aquí Paula Bourges, autora del estupendo blog Chili con Darwin, y ahora lo hace Octavio. Muchas gracias. La postura de Dawkins puede encontrarse aquí.

"Nunca dije que estuviera en contra de los cuentos de magia, simplemente que me interesaría que hubiera investigación al respecto. Pero de esto–que sería bastante inocente–curiosidad sobre posibles estudios, me encuentro acusado de hostilidad a la ficción, a la imaginación, a los niños y a la ciencia ficción–todo lo cual, desde luego, amo. Richard."

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
31, Oct 2008

Richard Dawkins contra Harry Potter

Sapo Richard Dawkins piensa escribir un libro para niños el año que viene. La idea es atractiva: comunicar las maravillas del conocimiento científico pero también expresa una sospecha absurda: los libros de fantasía como peligrosos enemigos de la racionalidad. Dawkins pretende examinar si los cuentos de los sapos transformados en príncipes tienen un efecto pernicioso en la formación de un niño. Vale la misión de promover el ateísmo, de desenmascarar a los charlatanes del new age, pero lanzarse contra la imaginación es demasiado. Que la ciencia declare la guerra a la fe es una cosa. Otra que pretenda aniquilar la ficción.

En esto, francamente, me parece mucho más sensato el catolicismo de Chesterton que hilvana una brillante defensa de los cuentos de hadas como el necesario cultivo de la imaginación y una valiosa enseñanza ética:

“Si de verdad leen ustedes los cuentos de hadas, observarán que una idea los recorre de un extremo al otro: la idea de que la paz y la felicidad sólo pueden existir bajo una condición. Esta idea, que es el núcleo de la ética, es el núcleo de los cuentos infantiles. Toda la felicidad del país de las hadas pende de un hilo.”  (…) “Sin duda es obvio que toda la ética debería enseñarse al son de esta cantinela del cuento de hadas: si uno viola la prohibición, pone en peligro todo lo demás.”
"Los cuentos de hadas," Correr tras el sombrero (y otros ensayos), El acantilado.

La fantasía, recuerda el ironista, nunca conduce a la locura. La razón del ajedrecista desemboca con frecuencia en el manicomio.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
08, Sep 2008

Dawkins sobre Darwin

De la serie de la BBC:

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
17, Mar 2008

La farsa atea

John Gray, ese liberal inclasificable que ha escrito recientemente un libro sobre la religión apocalíptica y el fin de la utopía, analiza  en The Guardian los textos de Hitchens, Dawkinsy otros contra la fe. El recorrido crítico desemboca en una persuasión:

La religión no ha desaparecido. Reprimirla es como reprimir el sexo: una empresa inútil. (…) No todo en la religión es precioso ni merece reverencia. Hay una herencia de antropocentrismo, la horrible fantasía de que la Tierra existe para servir a los humanos que la mayor parte de los humanistas seculares comparten. (…) Pero el intento de erradicar la religión, sólo conduce a su reaparición en formas más grotescas y degradadas. La credulidad en la revolución mundial, la democracia universal o los poderes ocultos de los teléfonos celulares es más ofensiva a la razón que los misterios de la religión, y es menos probable que sobreviva en los años que vienen.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook