Hitchens, Christopher

08, Feb 2013

Una conversación de Andrew Sullivan con Christopher Hitchens

Andrew Sullivan rescata una vieja cinta que registra una conversación con Cristopher Hitchens. La plática se ha ido entregado en trozos en su blog (1, 2, 3, …)  Sullivan recuerda su tesis doctoral sobre Michael Oakeshott para reivindicar lo religioso como una manera de vivir en el mundo Mi problema con el cristianismo, le contó alguna vez Oakeshott a Sullivan es la salvación: "¿Después de todo, a quién le interesaría ser salvado? Mientras para Sullivan, la religión puede ser un ritual que permite la reconciliación con la inmortalidad, Hitchens (trepado en Simon Blackburn) la llama "filosofía fosilizada."

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
04, Sep 2012

Mortalidad

Mortalidad

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
27, Ago 2012

Postfacio a Hitchens

Carol Blue, viuda de Christopher Hitchens, escribió un postfacio a sus notas de enfermedad y muerte que serán publicadas el próximo martes. El Telegraph adelanta un fragmento

Hitchens y Carol Blue

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
20, Ago 2012

Los diarios de George Orwell

Orwell - DiariesHoy salen a la venta los diarios de George Orwell. El prólogo es, al parecer, lo último que escribió Christopher Hitchens. “La necesidad de conocer desde la experiencia, la resistencia a ser engañado por la historia oficial o el rumor popular formaba parte de esa resistencia infinita que Thomas Carlyle llegó a describir como constitutiva del genio.” Escuchando un rumor, Orwell anotaba en su cuaderno: “Hay que verificarlo.”

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
23, Abr 2012

Recordando a Hitchens

El pasado 20 de abril Christopher Hitchens habría cumplido 63. Para recordarlo, Vanity Fair organizó una ceremonia con sus amigos y admiradores. Hablaron Stephen Fry, Martin Amis, Salman Rushdie, Ian McEwan, Tom Stoppard, Christopher Buckley, Olivia Wilde, Sean Penn, Padma Lakshmi, Carl Bernstein, Tina Brown, Jason Sudeikis, David Remnick y su hermano Peter. 

Segunda parte, tercera y cuarta.

En el programa de Charlie Rose, hablaron de él Salman Rushdie, Ian McEwan, Martin Amis y James Fenton.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
05, Ene 2012

Rushdie sobre Hitchens

Hitchens, Voltaire, Hitchens

Lo que para Orwell fue la guerra civil española, para Hitchens fue la fatwa que condenaba a muerte a Salman Rushdie. La orden de la teocracia lo marcó definitivamente para identificar una nueva fuerza totalitaria en el mundo que encontraba amplios respaldos en la izquierda norteamericana y europea. De ahí nació una amistad estrechísima entre el crítico y el novelista condenado. Salman Rushdie publica en la edición reciente de Vanity Fair un testimonio de su amistad que conozco gracias a @julioflomar. De pronto nos dimos cuenta de que amábamos y detestábamos lo mismo–y con la misma intensidad. Rushdie recerda el último cumpleaños de Hitchens. Entonces pudo sacarse una foto que se convirtió en uno de sus tesoros: Rushdie y dos Voltaires.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
05, Ene 2012

El último artículo de Hitchens en Vanity Fair

Vanity Fair acaba de publicar el último artículo que Hitchens enviara a la revista: una lectura de Charles Dickens y, sobre todo, un homenaje al poder de su pluma. La reseña da muestra de que la corpulencia del polemista se ejercitó, sobre todo, en la crítica literaria. El enemigo de lo totalitario no fundaba sus convicciones en ninguna teoría, sino en la gimnasia de la lectura. Su rechazo al Libro brotaba de su amor por las letras.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
02, Ene 2012

Hitchens: el intelectual y el crítico literario

Christopher+Hitchens+young+ChristopherJosé Antonio Aguilar publica ayer en "El ángel" de Reforma, una nota sobre Hitchens como intelectual. Aguilar Rivera lo ve como "emblema de una generación intelectual que nació en la posguerra, creyó en la Gran Utopía, se desengañó de ella y buscó una brújula en el mar confuso del siglo XXI." En el New York Times se publica un artículo de John Williams sobre Hitchens como crítico literario. Y un video de Sam Tanenhaus, editor del suplemento de libros del NYT.  

En el blog de Genaro Lozano encuentro esta entrevista con Hitchens cuando presentaba sus Cartas a un joven disidente.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
19, Dic 2011

Sobre Hitchens

Mucho se ha escrito en estos días sobre Hitchens. Destacaría los recuerdos de Ian McEwan, Richard DawkinsJames Fenton, Peter Hitchens, Julian Barnes, Timothy Garton Ash, Alexander Cockburn, Simon Schama, Christopher Buckley, Stephen Fry, Andrew Sullivan, Benjamin Schwarz, Norman Geras. The Economist da buen título a su obituario: "The Struggle Against Bullshit." Katha Pollitt escribe sobre (y contra Hitchens) y resalta lo que considera su misoginia. Juan Pardinas escribió sobre él en el Reforma y Bruno Piché responde por qué importa Hitchens.


Compartir en Twitter Compartir en Facebook
19, Dic 2011

El arte de la rivalidad

Hitchens - Steadman

En una mañana de junio del año pasado, Christopher Hitchens sintió el primer mordisco de la muerte. Despertó como si estuviera encadenado a su propio cadáver: vaciada la caverna del pecho, la sentía rellena de un cemento duro y sin vida. Era el anuncio de que su viaje final había comenzado. Bueno, empezó en silencio mucho antes, pero ahora era ya el último tramo. Los doctores no lo engañaron con esperanzas: celebraría un cumpleaños más, si acaso, dos. Su primer reflejo fue la negación: seguir su vida como si nada, retomar las rutinas y hacer como si no hubiera escuchado el aviso del cáncer ni conociera los territorios que ya había conquistado en su cuerpo. No sintió rabia ni se hundió en la depresión. Si le hubiera preguntado al universo, ¿por qué yo?, el cosmos habría respondido, ¿y por qué no? El polemista no podía darse el lujo de consolarse con el engaño. No se recriminaba. Es cierto que pudo haber invitado a la muerte fumando hasta en la regadera pero tampoco se lamentaba de sus años. Prendí la vela desde ambas puntas, decía. La luz ha valido la pena. La sensación que lo ocupaba era, más bien, la tristeza, la pena de no asistir a la boda de sus hijos ni poder leer el obituario de Henry Kissinger.

Recorrió el último trayecto de la única manera que sabía vivir: conectando las expresiones de su pasión vital: pensando, hablando, escribiendo. Para Hitchens vivir era combatir. Respirar fue para él dar guerra con las armas de la inteligencia independiente. Vivir es vivir contra todo lo que nos amenaza, contra todo lo que nos engaña. En ningún hombre de nuestro tiempo ha latido el espíritu de controversia como en él. Con Hitchens, muere el mayor polemista de nuestro tiempo. Enemigo de Dios y los correctos; de la Madre Teresa y de todos los fascismos; de los Clinton y los bien pensantes. Cazador de charlatanes, exhibidor de idiotas, aguafiestas de intensos entusiasmos. Un hombre constituido para la discusión. Pónganme en una mesa con un cenicero y una botella de whisky. Colóquenme a alguien en frente y estoy preparado para tomar la posición contraria y sostenerla hasta batir a mi adversario. Nadar sólo si es contra la corriente, respirar riñendo con el aire, caminar siempre cuesta arriba. En la gira por los Estados Unidos para presentar su brillante manifiesto ateo pidió que en cada plaza se convocara a algún líder religioso, a un sacerdote, a un rabino, un imán. No quería presentar su libro en sociedad, quería que sus argumentos enfrentaran a su contrario. Así, la gira no era una fiesta de elogios sino un torneo. Competencia en la que siempre lograba imponer su inteligencia, su lucidez, su veneno. Si tienes oportunidad de discutir con Hitchens, advertía su admirador Richard Dawkins, no lo hagas.

Martin Amis, en el cariñoso prólogo que preparó a uno de sus libros recientes, recordaba a Nabokov quien era incapaz de encontrar naturalmente la elocuencia. Sólo en la escritura conseguía la expresión. El novelista reconocía que sus entrevistas eran un desastre y sus conferencias insoportablemente aburridas. Explicando su torpeza, decía que pensaba como un genio, que escribía como un autor talentoso y hablaba como un niño. Amis cree que lo contrario puede decirse de Hitchens. Pensaba como un niño, escribía con brillantez pero hablaba como genio. Una computadora que recupera ba citas, datos y pasajes de la nutrida biblioteca de su memoria para disparar argumentos, réplicas y burlas a la velocidad de la luz. Ahí, en la combustión de la elocuencia espontánea, salía a flote el gran artista de la rivalidad. En Hitchens, la polémica encuentra su sitio como una de las bellas artes. Arte de fuerza y sutileza, destreza de memoria e imaginación; artillería de palabras que depende del oído; deporte de precisión y contundencia. Retórica del combate: demostración e ironía, agria lógica. Hitchens era implacable, irrespetuoso, demoledor, despiadado, corrosivo, insultante, desfachatado. Nadie lo acusó de compasivo.

Es cierto lo que dice Martin Amis. El genio de la polémica fue más un hombre de convicciones que de ideas. Su pensamiento no dejó de ser nunca binario, elemental: ideológicamente infantil. A pesar de su extraordinario refinamiento, de su organizada biblioteca, de esa agilidad de la imaginación que le permitía conectar lecturas y experiencias en un instante, Hitchens fue una inteligencia política elemental. Se ha subrayado mucho su mudanza ideológica: en su juventud fue voluntario en la Cuba revolucionaria, en su madurez defendió la guerra de Bush hasta el final. El recorrido que revelan estas estaciones habrá sido largo pero lo marca una persuasión idéntica y el mismo ánimo beligerante. Hitchens no dejó de ser un trotskista: creía que la historia, tarde o temprano, resolvería las disputas del hombre y le daría la razón a la razón.

Cada artículo, cada diatriba, cada polémica, cada reseña de Hitchens celebraba la inteligencia vital. Demostró el doble valor del crítico. La valentía que el pensar honesto exige, el mérito de la lucidez. Ya hace falta.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
15, Dic 2011

Christopher Hitchens (1949 – 2011)

Hitchens bicicleta

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
07, Dic 2011

Hitchens mira la muerte

Hitchens en Houston
Al presentar hace unos años su libro de memorias, Christopher Hitchens insistía en la convicción de que quería morir con plena conciencia: percatarse de la extinción de su propia vida, acercarse al último momento y desafiarlo con plena curiosidad. En la adelantada edición de enero de Vanity Fair se publica una conmovedora entrega del crítico donde observa la enfermedad como una gravísima prueba de voluntad. Rebate el dicho de Nietzsche: "Lo que no te mata te fortalece." La medicina que ha tomado no lo ha matado pero lo ha debilitado al punto de disolver casi su personalidad. Hitchens describe con su elocuencia el dolor del cáncer y del tratamiento. Se pregunta si habría elegido la medicación de saber el sufrimiento que le causarían. Si se aferra a la vida es por el artículo que, con dificultad, logra teclear. Siento que mi identidad se disuelve al perder los conductos que me permiten pensar y escribir. 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
23, Nov 2011

Un homenaje a Hitchens

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
10, Oct 2011

Noticias de Hitchens

Charles McGrath escribe en el New York Times sobre Hitchens. El cáncer, al parecer no ha averiado su humor: anuncia que está pensando escribir un libro sobre la muerte. El título tentativo: What to Expect When You're Expecting.

HITCHENS saliendo del hospital

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
06, Oct 2011

La fe de Hitchens

Hitchens - ArguablyJohn Gray recuerda las palabras de Leon Trotsky seis meses antes de ser asesinado: Moriré como un revolucionario proletario, como un marxista, como un ateo." Gray trae a cuento estas palabras para hablar de Christopher Hitchens, el intelectual que cree que es tenacidad heroica el aferrarse a una causa con independencia de sus consecuencias. Un hombre de fe dispuesto a cerrar los ojos ante cualquier cosa que contradiga sus prejuicios. Gray comenta Arguably, el nuevo libro de Hitchens. Celebra su combate pero también registra su credulidad: los hombres de fe, apunta, suelen tener clara conciencia de sus dudas. De cualquier modo, Hitchens es uno de los grandes escritores vivos de la prosa inglesa, dice Gray. Arguably es el testamento de una mente prodigiosa. A pesar de sus tropiezos ideológicos, es un formidable defensor de la verdad.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook