Simic, Charles

13, Feb 2012

Escribir en la cama

Charles Simic revela su secreto literario: escribe en la cama. Recuerda a Breton, quien decía que la poesía, como el amor, "se hacen en la cama."

MarkTwainBed

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
05, Dic 2011

Simic: adiós a la serenidad

SimicEl poeta Charles Simic está escribiendo un libro de ensayitos breves y lo está soltando poco poco en entregas del New York Review of Books. Ahora publica una nota bellísima sobre la vejez, la ilusión de serenidad y los aprietos políticos de Estados Unidos. Escribe ahí

Me cuestra trabajo decir si, ahora que rondo los setenta, entiendo el mundo mejor de lo que lo entendía cuando era más joven. Sospecho que la verdad debe ser que sí y que no, pero eso no me permite descansar mejor en la noche. Como otros que envejecen, esperaba que después de todo lo que he vivido y aprendido en la vida, alcanzaría calma olímpica y me enteraría de las noticias del día con desapego, como si fuera un fragmento de una vieja película mala que he visto muchas veces. No me ha pasado eso.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
13, Oct 2011

Nostalgia de la libreta

Charles Simic escribe una nota sobre el cuidado de los cuadernos. Escribir en una libreta con un lápiz o una pluma es una actividad cada vez más infrecuente. La gente escribe recordatorios y la lista del súper en su teléfono. Janice Lowry - cuadernoSimic se percata de un problema en sus libretas. A veces olvida las comillas y no logra identificar si lo que registra ahí es cita o invento: ¿de qué cabeza viene la pregunta sobre el porcentaje de idiotas vivos comparados con el porcentaje de otras épocas? ¿Quién describió un libro como un clásico del autoerotismo? ¿Quién dijo que el ojo conoce cosas que la boca no sabe decir? Sospecho que fue el mismo autor de El monstruo en su laberinto.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
04, Ago 2011

El arte perdido de la postal

Postal de la torre Eiffel

El poeta Charles Simic extraña los días en que su buzón recibía cotidianamente un montón de tarjetas postales. Recuerda las imágenes turísticas y extrañas que paseaban por el mundo hasta llegar a su destino. También recuerda con nostalgia lo que se escribía en ese espacio pequeñito: joyas de la elocuencia y la concisión. 

Aquí escribí sobre El monstruo ama su laberinto, uno de sus cuadernos de notas.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
18, May 2011

Simic: un país sin bibliotecas

Public library Hace unos meses, Philip Pullman levantaba la voz para defender las bibliotecas de barrio en Inglaterra. ahora el poeta Charles Simic escribe sobre su crisis en Estados Unidos: "nada tan descorazonador como la clausura de una biblioteca pública." Simic recuerda el mundo que las bibliotecas le abrieron a lo largo de la vida. Las bibliotecas lograron que pudiera interesarme en todo: en la astronomía, los bichos, la literatura. 

Los políticos dicen que la clausura de las bibliotecas no es gran cosa porque la gente hoy tiene internet. No es lo mismo, reacciona Simic: el estudio y la reflexión brotan más fácilmente cuando alguien se inclina hacia un libro. Ver a otros sumergidos en la lectura, sujetando libros extraños es la mejor invitación para participar en una de las más viejas y nobles actividades. Leer libros es un proceso lento y exigente. Navegar por internet, por el contrario es una actividad veloz y llena de distracciones. Los libros exigen paciencia, atención, periodos de descanso. "La lenta desaparición de las bibliotecas es una tragedia, dice Simic. Lo es no solamente para los pueblos y ciudades que las pierden, sino para todos aquellos que estamos aterrados ante la idea de un país sin bibliotecas."

Por cierto, vuelvo a recomendar el cuaderno de notas de Simic: El monstruo ama su laberinto.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook