Zagajewski, Adam

03, Oct 2011

Zagajewski sobre Milosz

Czeslaw_MiloszBabelia publica un texto Adam Zagajewski sobre Milosz a propósito de su centenario. Resalta su camino entre el lirismo y la filosofía: una poesía para cantar y para pensar.

¿Estamos por tanto ante un poeta intelectual y filosófico? Sí y no. En ocasiones, Milosz se revela paralelamente como un poeta de máxima sencillez, como si operaran continuamente en él dos procesos creadores diferentes: uno, orientado al debate dialéctico, a la polémica, la protesta y la búsqueda de la verdad en la maraña de ideas y posturas; y otro, centrado en el lirismo puro, completamente ajeno al fragor de las conversaciones filosóficas, según expresa el poeta en numerosas obras, entre las que se podría citar uno de sus poemas tempranos, titulado ‘Lo que he escrito’:

No hay lengua que baste para la belleza.
En mí vi extensos valles
y podía, con el pie alado de bronce
pasar sobre ellos en zancos de aire.
Pero esto, noche olvidada, se apagó.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
14, Sep 2011

A propósito del mal…

Antes de que naciera el totalitarismo, el mal estaba repartido entre los hombres en dosis distintas y de una manera bastante equitativa, dentro de lo permitido por el yugo del pecado original. El totalitarismo ha modificado el equilibrio de fuerzas de una forma insólita: parece haberle quitado a la gente el mal que le es propio y haberlo monopolizado al igual que ha hecho con todo lo demás, con la economía, la política y la cultura. El Estado se ha convertido en el principal malhechor y tal vez en el único, aunque sea un malhechor que, por fuerza y a regañadientes, tiene que alimentar, vestir, curar e incluso divertir a sus rehenes. ¿Cabe añadir que éstos andan mal vestidos, comen poco, caen enfermos a menudo, y los chistes tienen que inventarlos ellos?

Aquí no hay lugar para novelas policíacas: todo el mundo sabe quién es el culpable: el culpable es el Estado.

Estamos ante una situación más peligrosa de lo que pudiera parecer a primera vista. El totalitarismo ofende profundamente nuestro sentido de la justicia, porque hace que dejemos de juzgarnos con severidad. nos arrebata el peso de la vida y anula de antemano cualquier posibilidad de contricción. Nos gusta hablar de la dignidad, pero ¿qué es la dignidad sin el peso de la culpa, sin justicia? El gran animal de Platón nos vuelve humanos con demasiada facilidad. Somos buenos porque no nos han permitido saborear la elección entre el bien y el mal, nos han privado de lo que fue la alegría y el tormento de innumerables generaciones anteriores. Somos buenos, nos agrada la retórica, condenamos lo condenable y aceptamos con gusto la compasión de los demás. ¿Quién nos devolverá la verdadera vida, el riesgo de elegir y de cometer errores? Es cierto, no hemos matado a nadie, a no ser que lo hayamos hecho de pensamiento durante la breve pausa entre dos poemas sublimes. El gran animal es el culpable de todo, es él quien martiriza a nuestras esposas, es él quien miente en nosotros, es él quien engaña. ¿Quién nos va a juzgar? ¿Quién nos arrancará del sueño?

Adam Zagajewski, “El mal”, en Solidaridad y soledad, El acantilado, 2010

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
11, Sep 2011

El mundo mutilado

Adam Zagajewski

Intenta celebrar el mundo mutilado.
Recuerda los largos días de junio
y las fresas silvestres, las gotas de vino rosé.
Las ortigas, que con esmero cubrían
las fincas abandonadas de los exiliados.
Tienes que celebrar el mundo mutilado.
Miraba los yates y los barcos lujosos;
uno de ellos tenía un largo viaje por hacer,
a otros les aguardaba sólo un vacío salado.
Viste a refugiados con rumbo a ninguna parte,
oíste a verdugos que cantaban con gozo.
Deberías celebrar el mundo mutilado
Recuerda los momentos cuando estábais juntos
en una habitación blanca y se movió la cortina.
Vuelve en pensamientos al concierto, al estallar la música.
En otoño cogías bellotas en el parque y las hojas
se arremolinaban en las cicatrices de la tierra.
Celebra el mundo mutilado,
y  la pluma gris que un tordo ha perdido,
y la luz delicada que yerra y desaparece
y regresa.

 

Este poema fue publicado en el New Yorker una semana después del crimen del 11 de septiembre. Lo había escrito tiempo antes. Acantliado lo tradujo al español en versión de X. Farré.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
15, Mar 2011

Cómo salir de una casa de servidumbre

En procesión, con estandartes, entonando cánticos llenos de ira, himnos vengativos, y amenazando a los perseguidores con el puño.

También es posible salir a la francesa de una casa de servidumbre, sin despedirse de nadie, llevando ropa de deporte y un tomo de poesías en el bolsillo de la chaqueta. El sol matutino anuncia un día largo y hermoso.

Del pequeño Larousse de Adam Zagajewski, publicado en Solidaridad y soledad, Acantilado. 2010

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
16, Dic 2010

Zagajewski: el poeta y el ensayista

Zagajewski

Adam Zagajewski estuvo en España y fue entrevistado velozmente por Jacinta Cremades para El mundo. Ahí lanza esta línea para distinguir la escritura de un poeta de la de un ensayista: 

– ¿Qué hay en común entre un poeta y un ensayista?

– Los dos buscan la verdad del mundo y del ser humano. Es una forma diferente de acercarse a ella. El ensayo lo hace desde la voz colectiva, a través de otros textos. El poeta sin embargo, busca las respuestas en su interior. Es una voz íntima. Un atajo para llegar a lo mismo.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook