Libros de Política

05, jun 2012

Ética del voto

Ethics votingVotar no es un acto éticamente trivial. No es escoger la ropa que uno se pone en la mañana o decidir la comida de un menú. John Stuart Mill sostuvo que el voto no era propiedad individual sino un patrimonio común que demandaba de los electores buenas razones para fundamentar su decisión. Al votar podemos mejorar o empeorar el gobierno y, en consecuencia beneficiar o perjudicar a la gente. Sobre ese tema Jason Brennan ha publicado recientemente Ética del voto.  Votar no es una obligación, sostiene Brennan, pero quien lo hace debe entender la responsabilidad que encierra su decisión. Votar bien es votar por la persona o la política que el elector considera razonadamente que actuará para el bien común. No vale que simplemente tenga buenas intenciones al votar, para que su voto sea éticamente válido es necesario que tenga argumentos sólidos para justificarlo. Se puede votar mal por 1) ignorancia; 2) creencias irracionales o 3) creencias inmorales. 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
12, dic 2011

Sobre Guillermo O’Donnell (Actualizado)

O'DonnellEl gran politólogo argentino Guillermo O'Donnell murió el 29 de noviembre en Buenos Aires. Scott Mainwaring, director del Instituto Kellogg lo llama un gigante de las ciencias sociales con una pasión por la democracia. Sus estudios encontraron siempre eco, despertaron reflexiones y réplicas. Advirtió la novedad del autotaritarismo latinoamericano y fue uno de los pioneros de la ciencia de la transición. Dedicó sus últimos años a pensar la calidad democrática. A él debemos nociones como el Estado burocrático autoritario o la democracia delegativa. 

Aquí puede leerse su ensayo sobre la democracia delegativa, (y su revisión en 2010) aquí sobre las continuidades y las paradojas de la transición, Aquí están sus tesis sobre el Estado en América Latina.  Acá su aporte al volumen clásico sobre transiciones: "Conclusiones tentativas sobre democracias inciertas." En esta página puede encontrarse varios documentos de trabajo que luego serían publicados en distintos medios. Esta es su página en amazon. Aquí puede leerse una entrevista con él; acá puede verse otra. Otros textos suyos: "Accountability horizontal", publicado en Isonomía, "Estado, democratización y ciudadanía,", "Irrenunciabilidad del Estado de derecho." En el blog de Martín Tanaka hay también varios enlaces útiles sobre el politólogo. Luiz Carlos Bresser-Pereira escribe sobre él en Página 12: En su país podría haber sido un gran político –no le faltaron invitaciones y oportunidades en su juventud y madurez–, pero prefirió dedicarse a las ideas, porque creía que las ideas son poderosas, que mueven al mundo. Las suyas, ciertamente, lo movieron." Alejandro Foxley subraya la importancia de sus contribuciones académicas. Aquí lo recuerda Abraham Lowenthal. En México lo han recordado Otto GranadosBlanca Heredia

Aquí puede leerse la entrevista con él que forma parte del libro Passion, Craft and Method in Comparative Politics, de Munck y Snyder. En el blog de Roberto Gargarella puede leerse la introducción al que sería su último libro: Democracia, agencia y Estado


Compartir en Twitter Compartir en Facebook
30, nov 2011

Axolotiada

Axolotiada

El axolote, ha escrito Roger Bartra, es un “extraño animal que tiene paralizado el poder metamórfico, aunque parece dotado de una extraordinaria fuerza metafórica.” A hilar las ricas evocaciones simbólicas de esa criatura dedicó Bartra La jaula de la melancolía, su ensayo clásico sobre la legitimación del Estado mexicano hace ya 25 años. En el centro del escudo nacional podría aparecer esa lengua prehistórica en lugar del águila y la serpiente pues, según el antropólogo, es el animal específicamente mexicano. Habitante del lodo, esa larva se detiene en su juventud, se aferra a su estancamiento. Se reproduce sin llegar jamás a la madurez. Será por eso que también lleva también la equis en la frente. Somos axolotes porque somos eternamente inmaduros.

El animal, vuelto símbolo, sirve para pensar. El “metamorfoseador renuente” ha sido un misterio para los naturalistas pero, sobre todo, una fascinación para escritores y artistas. El axolote es nuestro emblema, escribió José Emilio Pacheco en “El reposo del fuego.”

Queda el lodo           
en que yace el cadáver de la pétrea 
ciudad de Moctezuma.        
Y comerá también estos siniestros  
palacios de reflejos, muy lealmente,           
fiel a la destrucción que lo preserva.

El ajolote es nuestro emblema. Encarna     
el temor de ser nadie y replegarse   
a la noche perpetua en que los dioses         
se pudren bajo el lodo          
y su silencio   
                     es oro 
  –como el oro de Cuauhtémoc        
que Cortés inventó.

El axolote simboliza el temor de no alcanzar nunca el ser, de no escapar del fango, de no romper el silencio. Salvador Elizondo vio en esa larva una nostalgia del lodo. El axolote, decía, es el “habitante ideal de un medio ambiguo: el fango, que no es ni líquido ni sólido.” Juan José Arreola lo capturó como un pequeño lagarto de jalea que era un peligro para las mujeres. Se oye que las que se meten al barro de los axolotes salen indefectiblemente embarazadas.

Roger Bartra ha preparado una enciclopedia cultural del axolote. Axolotiada, Vida y mito de un anfibio mexicano es un libro admirablemente concebido y realizado con la ayuda de Gerardo Villadelángel Viñas. Se trata de una compilación de textos e imágenes que retratan al animal y su fábula desde la ciencia, la historia, la antropología, la imaginación literaria. El libro recrea el mito náhuatl del axolotl, ese “gemelo del agua”; documenta el debate que ha suscitado entre los biólogos por su peculiar desarrollo; registra su riqueza alegórica en escritores como Aldous Huxley, Primo Levi o Julio Cortázar y recupera su presencia en la literatura mexicana de ayer y hoy. Merece destacarse la magnífica edición del Fondo de Cultura Económica. El libro expermienta con tipografías, emplea diferentes papeles, está profusamente ilustrado dando cuenta de las muchas miradas que se han posado sobre el emblemático animal. Un juego de ideas e imágenes alrededor de un animal en peligro de extinción que goza de cabal salud simbólica.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
28, sep 2011

Sobre el populismo

Se oye por todo el mundo que el populismo va en ascenso en Europa, en Estados Unidos, en América Latina pero seguimos sin contar con una teoría del populismo. Hace diez años Guy Hermet, Soledad Loaeza y Jean-François Prud’homme publicaron un libro estupendo sobre el tema titulado Del populismo de los antiguos al populismo de los modernos que podría ser una buena guía conceptual. En Dissent, Jan Werner Mueller, autor de una interesante historia de las ideas políticas en la Europa del siglo XX, publica una nota sobre la resbaladiza idea. Acude al ensayo de Ernesto Laclau (que comenté por acá) para reivincar la importancia de la construcción imaginaria del sujeto popular. Pregunta Mueller: ¿Será que el populista es simplemente el político que nos cae gordo? El populismo es para él un tipo de imaginario político: la invención de un pueblo compacto contra el pequeño núcleo de poderosos. Lo que el populismo niega en esencia es el pluralismo por ello debe ser entendido pero no imitado.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
13, sep 2011

Coartadas de la mediocridad

Elizondo - Por esoLa energía del Estado es indispensable para la vigencia de los derechos. Lo anticipó Hobbes, lo aceptaba Locke, lo entendieron bien los federalistas en Estados Unidos. Sin un poder común, los derechos son palabras, las libertades declaraciones. En México, los primeros liberales no lo aprendieron de esos libros sino de la experiencia. José María Luis Mora se percató de que el liberalismo aquí, antes que restringir al Estado, tenía que fundarlo, fincarlo como una palanca para los derechos. Si había que combatir al régimen de los privilegios, era indispensable emplear la palanca del poder público. Carlos Elizondo Mayer-Serra ha publicado un libro que continúa esa vieja indagación sobre el vínculo entre el poder y los derechos, el Estado frente a los privilegios.

Carlos Elizondo explora las razones de nuestro estancamiento. Armado de estudios de la OCDE, de reportes del Banco Mundial, de un arsenal de piezas académicas, pero también de la anécdota y la observación imaginativa, expone los nudos de nuestra mediocridad: barreras a la competencia, instituciones atrancadas, árbitros escuálidos, ventajas certificadas por ley. Tal vez su libro sea el intento de apropiarse de un insulto. Darle la vuelta a la descalificación común para convertirla en prenda de orgullo. “Neoliberal” es la ofensa más común en el debate político. De izquierda a derecha, del PAN al PRD pasando por el PRI, todos coinciden en que el neoliberalismo es un cáncer. Ser neoliberal es ser el malnacido que no entiende de la historia, un dogmático que desconoce la realidad, un usurero que está dispuesto a convertir las pirámides en un centro comercial. Elizondo advierte desde las primeras páginas del libro que nuestro problema no es que sobre liberalismo, sino que falta. Tuvimos privatización pero no saltamos a la competencia; tenemos democracia pero nuestra legalidad está agujereada. Después de todo, decir liberalismo es decir, antes que cualquier otra cosa: Estado eficaz.

A México no lo maldice su origen. No es lo que somos sino lo que hemos hecho lo que nos impide crecer acelerada y sostenidamente. Mientras Jorge G. Castañeda regresa a la literatura de la identidad en su libro reciente, Carlos Elizondo destaca el impacto de las instituciones. Dejemos al alma mexicana en paz. Hablemos de nuestras decisiones, de nuestras reglas.

La nota completa puede leerse aquí.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
24, ago 2011

Zakaria: parlamentarismo vs. presidencialismo

Parlamento británico Fareed Zakaria toma nota del hecho de que ninguno de los países que son considerados como AAA por la calificadora S&P tiene presidente. Todos son sistemas parlamentarios. El dato le sirve para regresar a sus clases de ciencia política y a los textos de Juan Linz para abrazar su argumento sobre la superioridad del parlamentarismo. Estados Unidos no puede seguir presumiendo de tener el mejor sistema político del mundo. Los debates recientes lo ponen en claro: la separación de poderes invita a un pleito sin solución.

Zakaria, sin embargo, pasa por alto toda la discusión que Linz desató. Pienso en libros como éstos: Shugart y Carey, Presidents and Assemblies: Constitutional Design and Electoral Dynamics, Mainwaring y Scully, Building Democratic Institutions: Party Systems in Latin America, Cheibub, Presidentialism, Parliamentarism, and Democracy (Cambridge Studies in Comparative Politics), Lijphart, Patterns of Democracy: Government Forms and Performance in Thirty-Six Countries, Tsebelis, Veto Players: How Political Institutions Work

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
23, may 2011

Entrevista con Fukuyama

Fukuyama2Francis Fukuyama promueve su nuevo libro sobre los orígenes del orden político. En Londres conversa con Stephen Moss y aprovecha para hablar de las razones de su optimismo y de su pesimismo. Empezando por esto último, Fukuyama habla de la posibilidad de la decadencia política. La democracia puede morir de rigidez: instituciones e ideas inflexibles. Muchas democracias avanzadas tendrán que renegociar sus pactos esenciales. Pero, en el fondo, Fukuyama es un modeno empedernido: al final del camino todos tendremos democracias liberales.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
23, may 2011

Kissinger escribe sobre China

Schama - Kissinger

Henry Kissinger tiene 87 años y acaba de publicar un libro sobre China. Con ese motivo lo visita Simon Schama. En varias ocasiones ha intentado que el político le caiga mal, pero no lo ha conseguido. El diplomático ha sido exitoso en el desarme del historiador.

Aquí pueden encontrarse las reseñas de Michiko Kakutani (NYT), Jaspar Becker (The Guardian), Bret Stephens (WSJ)

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
13, abr 2011

Vindicación de Marx

Eagleton - MarxTerry Eagleton ha publicado un libro que sale a la defensa de Karl Marx. Por qué Marx tenía razón, se titula. Marx es tan responsable de la Unión Soviética como Jesucristo de la Inquisición. El marxismo, dice Eagleton, es una teoría para la transformación de los inmensos recursos del capitalismo avanzado para lograr la justicia y la prosperidad. El autor del Manifiesto debe regresar al debate contemporáneo porque sigue siendo una de las mentes que con mayor lucidez penetró en la maquinaria del capitalismo. Su obra, dice, puede tener cientos de fallas, "pero es un pensador demasiado creativo y original para ser aplastado por los estereotipos vulgares de sus enemigos."

Aquí puede verse una síntesis de su argumento.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
29, dic 2010

No descarten a Europa

Joseph Nye, quien acuñara la noción del poder suave, adelanta un fragmento de su nuevo libro sobre el futuro del poder. En esta entrega pide que no se descarte a Europa como actor clave de la política internacional. Si el poder es actuar con otros y no solamente sobre otros, Europa sigue siendo protagonista.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
30, ago 2009

Un chileno y el dedazo mexicano

Gabriel Valdés - Sueños Acaban de publicarse en Chile las memorias del diplomático y político Gabriel Valdés. La biografía política de Valdés es extraordinaria. Fue ministro de Relaciones Exteriores, subsecretario general de Naciones Unidas, presidente del Partido Demócrata
Cristiano, senador y fundador de la Concertación por la Democracia. Sueños y memorias es el título de la autobiografía publicada por Taurus. A un lector mexicano llamará de inmediato la atención el encuentro de este hombre con el presidente Luis Echeverría. Valdés era un importante funcionario de Naciones Unidas y atendía el proyecto echeverrista de hacer una universidad del Tercer Mundo. El presidente lo invitó a Los Pinos. Cuenta Valdés:

"Durante cuatro horas probamos muchos y deliciosos manjares de fuerte gusto y color. Al tercer plato le dije al presidente que me costaba mucho cenar sin vino, porque esta bebida era parte de mi historia. Me miró extrañado, tal vez pensando que yo estaba enfermo, pero ordenó a uno de sus numerosos ayudantes que buscara unas botellas que le había regalado Salvador Allende en su visita a Ciudad de México. Los mozos volvieron con canastas de vino Don Melchor, de Concha y Toro, uno de los mejores tintos del mundo. Los comensales, que eran por los menos cuarenta, miraban esta escena con espanto, pues según supe después, nunca antes en el palacio se había servido vino, debido a que la revolución de origen campesino y nacionalista había eliminado ciertos gustos propios de las clases altas en las ceremonias oficiales. Todos lo tomaron, menos Echeverría, que se mantenía muy serio, inmutable y de pocas palabras aunque extremadamente afectuoso conmigo.

Finalmente expuse las ideas centrales del proyecto. Hubo asentimiento general, expresado en términos muy respetuosos, porque el almuerzo parecía presidido por el Padre Eterno. Hacia el final vi que el Presidente llamó a un edecán militar y le entregó un papelito que había escrito en la mesa, donde me decía: "¿Sabe usted qué es lo que he hecho? He decidido quién será el próximo Presidente de México y le he enviado mi decisión al presidente de la Central de Trabajadores Mexicanos, que dará a conocer su nombre ahora."

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
22, jun 2009

Votar con la nariz tapada

A propósito de la aparición de su nuevo libro, Bartra contesta a las preguntas de Roberto Zamarripa.

¿Cuál es su opinión sobre el voto en blanco o la convocatoria a anular el voto en las próximas elecciones?

Bartra - fractura Las personas tienen diversas opciones a la hora de votar en secreto. Una de ellas es el voto en blanco o anulado, si no les satisfacen las alternativas. Es una opción perfectamente legítima, útil y comprensible. Otra cosa es la convocatoria pública para ganar adeptos de la anulación de votos. Ello es una forma peculiar de militancia política que conlleva una visión de la coyuntura. Responde a determinados intereses. Los anulacionistas del duopolio televisivo rechazan lo que llaman la partidocracia porque ella afecta sus intereses. Los pejistas desencantados se proponen castigar a los nuevos dirigentes del PRD inmolando su voto. Los añorantes del PRI quieren anular votos pues ello afecta principalmente al PRD y al PAN. Los radicales trasnochados quieren sacrificar su voto porque creen que el actual sistema es igual de malo que el antiguo régimen de partido único. Yo creo que en estos momentos el llamado público a la anulación del voto es absurdo. Forma parte de un ritual de sacrificio, no tan diferente al de una huelga de hambre. Es como una expiación: el voto es inmolado para reparar las culpas del sistema. Por ello quieren enviar el voto al desierto, como al chivo proverbial.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
16, mar 2009

Obama y el liberalismo

Scrabble%20b Alan Wolfe, autor de un libro reciente sobre el futuro del liberalismo , analiza en el New Republic la extraña suerte de la palabra liberal en los Estados Unidos. Identificada desde hace tiempo con las políticas de izquierda, liberal era adjetivo que colindaba con socialista y, por ello mismo, un vocablo temible. Ahora los críticos de Obama no se contentan con la etiqueta liberal, sino que lo llaman socialista. Wolfe pone las cosas en su lugar y advierte que lo que ha aparecido en el escenario norteamericano es, simplemente, una política que merece el nombre: liberal. Para Wolfe, el socialismo no es extensión natural del liberalismo, sino su opuesto lógico:

El liberalismo es una filosofía política que busca ampliar la autonomía personal a la mayor cantidad de personas posible, si es necesario, a través de la acción el gobierno; el socialismo, por el contrario, busca tanta igualdad como sea posible, si es necesario, limitando la libertad individual.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook