Pensar el poder

09, May 2008

Sobre John Stuart Mill

Mill_caricaturaEn una nueva biografía, John Stuart Mill es descrito como "el máximo intelectual público en la historia de Inglaterra." Alan Wolfe sospecha que el elogio sea excesivo. Lo ve como un victoriano inconsistente, que desconfiaba del pueblo y era demasiado condescendiente con el imperialismo británico. Y, sin embargo, pocas ambiciones intelectuales tan admirables como la suya; pocos alegatos tan frescos y pujantes como su ensayo Sobre la libertad. Ese hombre que nunca fue a la universidad y jamás dio clases representa al crítico de escritura clara que no se encasilla en especialidades y que, al librar las primeras batallas liberales, sigue vigente.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
08, May 2008

Wolin y el ‘totalitarismo invertido’

Wolin_democracy_incSe anuncia la aparición de un nuevo libro de Sheldon Wolin. Wolin es autor de una de las más inteligentes panorámicas del pensamiento político occidental. Política y visión es un extraordinario recuento de la continuidad y las rupturas del pensar político a lo largo de los siglos. Más que exposición neutral de salón de clase, el libro es un apasionado y provocador alegato sobre el poder y sus dramas. Su polémico estudio sobre Tocqueville, siendo más una exposición de sus ideas que de la filosofía tocquevilleana, es una valiosa crítica al pensamiento democrático contemporáneo. El nuevo libro de Wolin podría traducirse como Democracia, SA o el totalitarismo invertido. Siguiendo las famosas líneas de Tocqueville sobre las posibilidades del despotismo democrático en el futuro, Wolin (según advierto en la tapa del libro) retrata a los Estados Unidos como un país de borregos donde las grandes corporaciones escapan con facilidad los controles estatales.

Aquí puede leerse el primer capítulo.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
02, May 2008

Sobre Charles Tilly

Tilly_2 Sobre el prolífico sociólogo que murió el martes pasado han escrito recientemente Kieran Healy en The Crooked Timber y Daniel Nexon, un alumno suyo. El Departamento de Sociología de Columbia hizo este anuncio. El New York Times publicó este obituario. Esta página ofrece una larga colección de ensayos de Tilly sobre metodología publicados entre 1966 y el 2007. Aquí se encuentra un apunte sobre su forma de trabajar. Prospect publicó hace algunos años una entrevista con Tilly que fue traducida luego por La nación de Chile. En The Guardian se publicó también esta conversación.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
29, Abr 2008

Charles Tilly

TillyCharles Tilly, extraordinario estudioso de la tectónica social, murió hoy. No fue un sociólogo del vecindario, un estudioso del incidente. Su teoría social recorría siglos y continentes para entender la acción colectiva, el nacimiento del Estado, la violencia, la desigualdad. Ayer justamente me asomaba a las primeras páginas del que sera uno de sus últimos libros: Why? Su trabajo más admirable, a mi juicio, es su trabajo de genealogía estatal. El Estado visto como una organización para la guerra. «Si el el crimen organizado representa el negocio de la protección en su versión más acabada, entonces la guerra y la construcción del Estado –paradigma del negocio de la protección legítima se convierten en su representación más importante. Sin tener la pretensión de calificar a todos los generales y estadistas de asesinos o ladrones quiero, no obstante, poner de relieve el valor de esta analogí­a.»

Su libro sobre la democracia contrasta con la transitología de moda. El sociólogo no se detiene en pactos de élite o en la activación del mecanismo electoral. Ve la democratización como un proceso social complejo y reversible que supone la integración política de redes de confianza; el aislamiento de la polí­tica frente a las desigualdades sociales y la eliminación del poder coercitivo de los núcleos de poder autónomo como las tribus, los ejércitos, los caciques.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
01, Abr 2008

Hobbes y las ficciones

LeviathanJosé Antonio Aguilar escribe un ensayo inteligente en defensa del liberalismo euclidiano: un liberalismo que defienda la geometría de los derechos frente a las tentaciones del mito, los embrujos de la  historia o las desconfianzas al mercado. En un párrafo alude a mi lectura de Hobbes en un textillo reciente. Cree que interpreto mal su proyecto intelectual: en el Leviatán no se lanza contra la imaginación (como yo sugiero) sino contra sus desvaríos. «Para Hobbes, la razón no debía aplastar a la imaginación; debía guiarla o ensillarla como un corcel bronco.»

Tiene razón José Antonio. Hobbes es uno de los teóricos más imaginativos en la historia del pensamiento político occidental. Lo que habría que ubicar es el sitio de ese talento pictórico en su sistema. No deja de ser extraño que el más prodigioso productor de metáforas sobre el poder, la ley, la libertad y el orden sea uno de los peores enemigos intelectuales de la metáfora. Pensar a través de esas ficciones, dice en su obra maestra, es deambular entre absurdos. Tarde o temprano, terminaremos en el pleito o la sedición. Por ello creo que la imaginación en la obra de Hobbes es un recurso retórico, no una herramienta de su ciencia.

Comparto el valor de la geometría hobbesiana pero no dejo de ver en ella cierta inhospitabilidad. Admiro la silueta de su edificio y la solidez de sus cimientos pero creo indispensable intervenir su simetría. Esa intervención le resultaría subversiva a Hobbes–tan peligrosa, por cierto, como la carcajada. Conocer los vínculos entre los ángulos internos, las líneas rectas y la circunferencia es vital. ¿Lo es todo para entender y hacer política?

El artículo de José Antonio Aguilar Rivera será publicado en la edición de verano de la preciosa revista bilingue Literal.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
24, Mar 2008

Berman e Irak, 5 años después

Cambell_190v_En Terror and Liberalism, Paul Berman sostuvo que la intervención en Irak correspondía a una guerra antifascista y que merecía, en consecuencia, todo el respaldo de la izquierda. A cinco años de la invasión, reconsidera sus opiniones en un artículo en el New York Times para reiterar que se trata, sobre todo, de una batalla ideológica. La torpeza de Bush tiene una carga de responsabilidad en el fortalecimiento del extremismo pero no lo explica totalmente. Berman acepta haber menospreciado la capacidad del fundamentalismo islámico para intimidar a quienes rozan posturas liberales en Medio Oriente

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
10, Mar 2008

Rawls y el beisbol

BaseballOwen Fiss ha rescatado una carta de John Rawls en la que defiende la muy norteamericana certeza de que el beisbol es el mejor de los juegos del mundo. El teórico de la justicia encuentra en el juego del bat y la manopla una expresión de la imparcialidad tan cara para él. El terreno es un equilibrio perfecto que permite el prodigio de las jugadas; el juego no premia una ventaja corporal específica. El chaparro y el gordito pueden ser grandes jugadores de beisbol. El juego exprime todo el cuerpo y exige todos los talentos: rapidez y precisión; brazos y piernas. El beisbol es también transparente: todas las jugadas son visibles, no como el futbol americano basado en el ocultamiento de la pelota. Que no se anote con la pelota dispersa la atención dramática del  juego: la bola no monopliza el juego. Y el tiempo, agrega Rawls, no se agota en el beisbol: siempre hay tiempo para quien va abajo.

Firma_rawls1

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
06, Mar 2008

De mercenarios

Maquiavelo veía un enorme peligro en los mercenarios : el Estado a expensas de quien ofreciera más a un ejército privado. Michael Walzer, el gran teórico contemporáneo de la guerra justa, ha publicado recientemente una colección de sus ensayos políticos. En The New Republic regresa al tema maquiavélico de los ejércitos mercenarios. Comenta el caso de Blackwater, empresa que ofrece sus servicios de protección por internet y que actúa en Irak con permiso para matar.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
29, Feb 2008

El costo de los derechos

Aparecen hoy dos artículos de título casi idéntico. El primero es suscrito por Francisco J. Laporta, filósofo del derecho de la Universidad Autónoma de Madrid y lleva por cabeza "El precio de los derechos." El segundo lo firma el Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos con el título "¿Cuánto cuestan los derechos humanos?"

La reflexión de Laporta recoge el argumento de Stephen Holmes y Cass Sustein en un muy buen libro que publicaron hace unos años (The Costs of Rights. Why liberty depends on Taxes) donde desarrollan la obviedad hobbesiana de que los derechos cuestan. No se puede ser liberal, sin admitir la relevancia del Estado como garante de los derechos y, por lo tanto,  sin valorar la fiscalidad. "Una retórica malsana y tosca ha impuesto entre la gente el lugar común de la "voracidad recaudatoria" de "los políticos". Un no menos tosco y simplista latiguillo se está imponiendo en el discurso electoral: que bajar los impuestos aumenta la libertad, incrementa la riqueza, o incluso que "es de izquierdas". A ver si conseguimos de una buena vez alcanzar un nivel digno en la discusión de estos temas cruciales. Para ello los electores no han de ser tratados como estúpidos ni los políticos como pícaros irredimibles. Dejemos semejante discurso para la demagogia y la información mercenaria y pongámonos a hablar en serio de nuestros impuestos, es decir, de nuestros derechos."

El segundo artículo es una defensa burocrática de la gestión del señor Soberanes: "Durante 2007 (la CNDH) desahogó 5 mil 244 quejas por presuntas violaciones a los derechos humanos; además brindó 39 mil servicios de atención al público en el Distrito Federal; y a otros 6 mil fuera de la capital." Ah.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook