Izquierda

07, Nov 2011

¿Sorpresa en la izquierda?

La primera batalla del 2012 será por el segundo lugar. ¿Qué partido podrá colocarse en posición para afrontar al puntero? ¿Qué candidato podría fastidiarle la fiesta al PRI? No es probable una contienda a tercios ni tampoco una victoria sin reto. Si hoy parece que el PRI no tiene rival, las cosas pueden cambiar velozmente. Nuestras reglas han alentado la decantación de las opciones para dejar al final del día una disyuntiva elemental a manos del elector. Así fue en el 2000 cuando el eje fue la alternancia y así, seis años después, cuando se votó por la confiabilidad de López Obrador. Dos polos que imantan la elección, marginando a la tercera fuerza. No veo por qué habría de ser distinto ahora. Lo que no sabemos es quién se colocará frente al PRI.

No conocemos el resultado, pero ya se ha resuelto si la izquierda puede colocarse en esa plataforma del desafío. En estas horas recientes se ha levantado la pareja de encuestas de la que saldrá el candidato presidencial del PRD. No hubo campaña formal entre los aspirantes. No se presentaron al debate al que se habían comprometido. Una contienda en la sombra. Los limitaban, por supuesto, las absurdas reglas de nuestra democracia tutelada pero sobre todo, se restringían ellos mismos al no querer correr el menor riesgo de atizar el viejo, apasionado pleito en su partido. Si algo ha faltado en esta lucha por la candidatura de la izquierda es precisamente pasión. Sorprende la parsimonia de estas campañas disfrazadas. Alguna gira por ahí, un discurso, desplegados, entrevistas. Una contienda sorprendente por su baja intensidad. La enfática moderación de ambos aspirantes es, a mi entender, anticipo de que los vaticinios de la ruptura volverán a frustrarse. Más aún, creo que es creíble el compromiso de ambos con el resultado que se anunciará dentro de unos días. Hace unos meses estaba seguro de que Andrés Manuel López Obrador se empeñaría en ser nuevamente el candidato a la presidencia y no soltaría la estafeta por motivo alguno. No lo veo así ahora. Más allá de su nuevo tono, no puede negarse que se ha resistido a la ruptura a la que muchos lo apresuran. Durante seis años apretó la cuerda, caminó en el precipicio, llevó la tensión política al extremo. Hoy parece estar jugando con otras cuerdas y con otro propósito. Creo que Andrés Manuel López Obrador reconoce que mucho podría ganar perdiendo.

(más…)

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
13, Oct 2011

Irving Howe: literatura e izquierda

Pescado aquí

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
18, Ene 2010

Santurronería e izquierda

Tras la victoria de la derecha en Chile, vale recordar el artículo que Jorge Edwards publicó hace unas semanas en El país, adelantando su voto por Piñera. La izquierda se ha convertido en un escudo moral y mental, decía. "Siempre en mi vida voté por la izquierda o por la centro izquierda, por el no a la Constitución de 1980, por el no a Pinochet, por la Concertación, pero ahora, por una vez, en la coyuntura chilena de hoy, me siento obligado a cambiar. Lo hago a conciencia, después de meditarlo bien, y sin la menor hipocresía. Siempre he tenido un sentimiento de izquierda, pero el rótulo de izquierdista, el letrero, la aureola santurrona, no me interesan para nada."

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
29, Abr 2008

Algo faltó

Algo faltó en el discurso reciente de López Obrador en el zócalo para festejar el bloqueo de la iniciativa petrolera. No es que fuera muy parco en sus definiciones del amor. No hubo una sola propuesta. Marco Rascón lo pone así:

López Obrador, visto de cierta manera, es ya un personaje simpático en esta larga tragicomedia, pues es incluso más importante que Pemex y el petróleo que defiende. Lo que es aberrante e inexplicable es el sometimiento de militantes, dirigentes e intelectuales que transitaron por la izquierda y se formaron en el pensamiento crítico y la vocación democrática, y que ahora ceden y se subordinan a las formas más intolerantes y autoritarias del personalismo, bajo la idea de que ahora sí, los fines justifican los medios. Para ellos sí recae una grave responsabilidad cuando se ve el resultado del seguidismo y el país que se está formando gracias al vacío opositor de la izquierda.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
24, Abr 2008

Desacuerdos

Adolfo Sánchez Rebolledo publica hoy un interesante artículo en La jornada en el que rebate la idea del conservadurismo de nuestra izquierda.

Invocar el pensamiento conservador del pasado para combatir a los adversarios del presente es una de esas típicas salidas sin imaginación a las que son tan afectos algunos intelectuales críticos de la izquierda. En el afán de probar el falso progresismo de las izquierdas recurren al viejo recurso de eludir los contextos para quedarse en las similitudes formales de las analogías históricas: no les importa el ropaje con el que visten sus afirmaciones, sino el efecto entre sus lectores. Se acusa a la izquierda de reinventarse, para el caso de la reforma petrolera, una causa sustentada en el reconocimiento de un absoluto –la nación–, equiparable a la afirmación de la religión en el pensamiento conservador. Pero el intento es desmesurado, si de lo que se trata es de a) apuntalar con el beneficio de la duda la reforma enviada por el gobierno, y sobre todo por la pretensión de b) denunciar (en nombre de la izquierda ideal con la cual Calderón en sueños juguetea) el conservadurismo antidemocrático de los partidos que tomaron la tribuna del Congreso.

El artículo de Sánchez Rebolledo merece una lectura atenta, pero sigo pensando que el impulso crucial de nuestra izquierda partidista es más la resistencia que la reforma y que su mirada está más en orgullos de identidad histórica que en estrategias para enfrentar el futuro. No sé si mi argumento sobre el carácter conservador de la izquierda mexicana sea una "salida sin imaginación". Es la sugerencia de que el espejo en el que quiere verse no corresponde a sus nociones cruciales ni a sus estrategias. Creo, con Giddens, que frente al eje que separa la izquierda de la derecha hay que trazar también un eje que separe modernización de conservadurismo. ¿Nuestra izquierda es modernizadora? Vuelvo a citar lo que dice el sociólogo inglés:

Modernización significa elaborar políticas que nos permitan adaptarnos a un mundo distinto del anterior, en el que la globalización es el principal motor del cambio. Y ya no tiene por qué identificarse a la derecha política con el conservadurismo. Puede haber modernizadores de derechas; Sarkozy es un ejemplo perfecto. El futuro de la izquierda en Francia, dije, pero también en general, está en adoptar la modernización; en otras palabras, en elaborar políticas que nos ayuden a preservar y profundizar los valores de izquierdas en la era de la globalización. Tenemos que convencer a los conservadores de izquierdas de que avancen hacia la modernidad.

¿No es válido este planteamiento para nuestra izquierda también? Yo creo que sí.

Discrepo también de la filiación que hace Sánchez Rebolledo de las políticas de apertura. Dice él que la reacción antiestatista fue impulsada por "el gobierno, el empresariado, el Departamento de Estado y las trasnacionales." ¿Antiestatismo de derecha, estatismo de izquierda? El simplismo de la contraposición me parece propio de otro tiempo y le hace un flaco servicio a las izquierdas contemporáneas en el mundo y, en particular, en América Latina. Pasa por alto la crítica de muchas izquierdas a cierto intervencionismo estatal y su éxito para combinar apertura económica con una intensa política social.

Sánchez Rebolledo también pide seriedad en las palabras. Dice que "se secuestran personas y vehículos con violencia." No solamente. La amenaza de la violencia o cualquier intimidación puede servir para retener a alguien (o algo) indebidamente. Si la palabra se usa para aludir a personas raptadas, puede emplearse también para espacios: se secuestra una tribuna cuando se le retiene indebidamente para exigir que se actúe de acuerdo a la voluntad de quienes la ocupan. Tampoco cree válida la referencia al golpismo. Coincide en ese sentido con lo que escribía ayer Héctor Aguilar Camín. Es excesivo hablar de golpismo cuando el Congreso no ha desaparecido, dicen. Cierto. Hay que matizar la expresión. Los ocupantes de la tribuna no han suplantado al Congreso ni están dictando leyes de acuerdo a la voluntad del FAP. Pero lo que observamos como si fuera una nimiedad es una especie de golpismo rutinario, aparentemente inofensivo y ya confundido con los usos parlamentarios, que impide la deliberación y la decisión de los órganos constitucionales. Se trata del bloqueo ilegal del régimen constitucional. Insisto: ¿cómo nombraríamos un operativo del PAN y sus aliados que bloqueara la discusión y la decisión frente a la despenalización del aborto? ¿Libre manifestación de las ideas?

Compartir en Twitter Compartir en Facebook