Política EU

15, Ene 2009

Más bushismos

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
13, Ene 2009

Los mejores bushismos

La competencia es cerrada pero esta es la selección de los 25 mejores bushismos, de acuerdo a Jacob Weisberg, cronista puntual de la guerra de Bush contra el idioma inglés.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
01, Dic 2008

Contra la lealtad

Hillary - Obama Como era previsible, Christopher Hitchens ha puesto el grito en el cielo por la inminente incorporación de Hillary Clinton al equipo de Obama. En una demoledora diatriba, el crítico destrozaba a la pareja como mancuerna de cínicos oportunistas. Ahora advierte que la futura secretaria de estado trabajará para su propio interés. No es grave, contesta Jacob Weisberg, autor de La tragedia de Bush. La lealtad es una virtud política sobrevaluada. Cuando la lealtad se convierte en el criterio básico para la integración de un gabinete, los resultados son la incompetencia, el aislamiento y la mentalidad de mafia.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
26, Nov 2008

Algo más de los partidos

Carlos Bravo ha recogido el debate suscitado por mi infame artículo reciente en el blog de letraslibres. Pregunta:

¿De que le sirven a los ciudadanos reglas que protegen a los “partidos fuertes” a costa de una competencia electoral más abierta? ¿Robustece a la democracia una legislación que constriñe a vivir bajo un mismo techo partidista a grupos que se han revelado irreconciliables, y cuya constante bronca termina contaminando buena parte de la vida política? ¿Cómo contribuye a la lucha contra la desigualdad una izquierda que consume casi todas sus energías en pelearse consigo misma?

Creo que el debate sobre la estabilidad y la cantidad de los partidos políticos no debe ver solamente la dimensión expresiva. Que haya tantos partidos como ideologías o afinidades existan. Que broten, se dividan o desaparezcan con absoluta libertad. El debate debe considerar, a mi juicio, otras dimensiones.

  1. El impacto de la ingeniería electoral en la conformación y dinámica de los partidos. Los partidos no son frutos que brotan naturalmente del árbol de las identidades preexistentes.Todo régimen partidista es producto, en buena medida, de un arreglo institucional. Hablar de unidades políticas «artificiales» es absurdo.
  2. El papel de los partidos como conductos de la gobernación democrática. Los partidos no son meras asociaciones voluntarias que aparecen y desaparecen de acuerdo a la voluntad de sus miembros. Expresan y condensan intereses e ideas. También son palancas de la decisión política. Por ello es necesario considerar además del eje de la representatividad, el eje de la capacidad gubernativa.
  3. La articulación del régimen de partidos con el sistema constitucional. Los partidos actúan dentro de un sistema específico de reparto de competencias. No es lo mismo un régimen parlamentario que uno presidencial. Hasta donde alcanzo a ver, exsiste una coincidencia académica bastante amplia que advierte el peligro de combinar la fragmentación partidista con el presidencialismo.

El libro más valioso que conozco sobre este asunto es el de Scott Mainwaring y Timothy Scully Building Democratic Institutions: Party Systems in Latin America. Vale la pena leerlo. Después de analizar una abundante evidencia, los autores llegan a la conclusión de que la combinacón de un sistema de multipartidario y el presidencialismo es adversa a la democracia estable. Sus argumentos me parecen convincentes. El Osobruno recomienda también Presidents and Assemblies: Constitutional Design and Electoral Dynamics
, de Mathew Shugart y John Carey


 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
25, Nov 2008

El equipo de los rivales

visto por Steve Brodner:

Rivals  

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
20, Nov 2008

¿Gabinete de rivales?

Gabinete Lincoln Mucho se habla de la incorporación de Hillary Clinton al futuro gabinete de Barack Obama. Se evoca con la especulación el ejemplo de Lincoln de quien se dice, tuvo el tino de armar un gabinete de rivales. El propio presidente electo ha dicho que el acierto de Lincoln fue invitar a su equipo a todos los que lo habían combatido dentro del partido. En el New York Times de hoy el historiador James Oakes pone el tema en perspectiva y duda que el genio de Lincoln haya estado en la integración de un disfuncional gabinete de "prima donnas" Matthew Pinsker recuerda los conflictos dentro de ese equipo de personajes. Lincoln fue un genio de la política. Pero lo fue, a pesar de su gabinete–no gracias a él.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
20, Nov 2008

El partido estúpido

Stupid Así llamó John Stuart Mill al club de los conservadores. Hoy los conservadores ingleses son personas armadas de ideas para renovar la política. El partido estúpido ha cruzado el Atlántico para establecerse en el Partido Republicano de los Estados Unidos, escribe el Economist. Entre las muchas causas de su derrota reciente habría que agregar su incapacidad para conquistar cerebros.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
12, Nov 2008

Historia abierta, realidad terca

Norman Birnbaum ve la elección de Obama como expresión de una historia abierta. El sociólogo que bien entiende la excepcionalidad norteamericana , se pregunta si la retórica de cambio implicará realmente una especie de New Deal. Por su lado, Christopher Hitchens vuelve a pedir sensatez a los entusiastas. Traduzco el núcleo de su argumento:

(Debemos estar alertas a) un peligro, que es el parentesco de la euforia y la histeria. Aquellos que piensan que acaban de votar para legalizar la Utopia (y apenas exagero cuando digo esto–¿han leído los lacrimosos y cándidos comentarios de nuestro comentariado?) se preparan para una desilusión de la que dudo mucho se harán cargo.

Los problemas no los resolverá una dieta de esperanza, ni una de audacia.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
09, Nov 2008

Los peligros del populismo chic

Joe Plumber Mark Lilla, el brillante historiador de las ideas que ha analizado la fascinación de los intelectuales con la tiranía celebra el fin de la farsa Palin. Hubo un tiempo en que el debate intelectual norteamericano estuvo animado por un grupo de intelectuales de derecha. Lilla recuerda las intervenciones de William Buckley, Irving Kristol, Gertrude Himmelfarb y Norman Podhoretz. Uno podía estar en desacuerdo con ellos pero tenían que ser tomados en serio. ¿Cómo es posible que los herederos de esta tradición hayan promovido la candidatura de una mujer que representa lo contrario de aquella perspectiva conservadora? El conservadurismo abandonó aquellas fuentes intelectuales para abrazar el populismo.

Mark Lilla retrata en un artículo del Wall Street Journal el contraintelectualismo de la derecha norteamericana contemporánea. El papel de los intelectuales conservadores no es educar para prevenir las tendencias populistas sino impulsar esa tendencia contra la supuesta conspiración de las clases educadas. Se burlan de los premios nobel para elogiar la sabiduría del plomero. El 'radial chic' de los setenta es tan ridículo y ominoso como el 'populist chic' de ahora. El Partido Republicano revivirá, anticipa Lilla. Pero la tradición intelectual conservadora está muerta y todos, hasta los liberales, se empobrecen con esa muerte.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
09, Nov 2008

La trampa de las expectativas

Kal Obama 

Perfecta la caricatura de KAL en el Economist: el maratonista llega triunfalmente a la meta que es, en realidad, un fragilísimo puente colgante. Y debajo, el abismo. Obama habrá conquistado una victoria contundente pero su poder, a pesar del respaldo del Congreso, estará severamente limitado por las circunstancias. El artículo central del semanario aborda el mismo tema. El talento retórico seguirá siéndole útil a Obama, pero ahora es el tiempo del detalle y la concentración.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
07, Nov 2008

Secuelas de una obsesión

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
07, Nov 2008

A dos días de las elecciones

Obama - Avedon Colson Whitehead se percata del carácter histórico de la elección de Barack Obama: por fin un presidente delgado. Henry Louis Gates coincide en que la elección de Obama es histórica, pero ofrece otras razones. Gerald Seib analiza los cambios que se concretaron en la elección y quellos que generará la elección. The New Republic se entrega a la especulación sobre los hombres del futuro presidente. Foreign Policy pide a sus colaboradores integrar un dream team para Obama. Timothy Noah por su lado hace su antigabinete. Un buen artículo en el Wall Street Journal ata el fracaso de McCain a la crisis económica, no solamente por la profundidad del reto sino por el contraste de las reacciones de los candidatos. En Foreign Policy se habla de lo que los candidatos no quisieron hablar. Uno de esos asuntos al que le dieron la vuelta: la violencia en México. Dissent reflexiona sobre el día después. Michael Walzer, más que el nacimiento de un gran movimiento social, esto ha sido un liderazgo carismático que no habría sobrevivido una derrota; ahora falta ver cómo gobierna. Quiere ser centrista, pero la crisis lo radicalizará, anticipa.

En slate se discute el futuro del partido republicano. George Will habla de la desolación en ese campo: la derrota de McCain parece una derrota estéril: no hay el menor asomo de renovación intelectual en el bando conservador. Del tema debaten Ross Douthat y Jonah Goldberg.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
04, Nov 2008

Última predicción

Nate Silver, quien se ha dedicado durante años a proyectar resultados del baseball, se ha convertido en gurú de las proyecciones electorales. Acaba de hacer la última predicción antes de los números oficiales:

Obama         349
McCain        189

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
04, Nov 2008

Hace cuatro años

Juan Pardinas recuerda una portada publicada hace cuatro años:

6a00df351f22288833010535d834ff970c 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
04, Nov 2008

Una carpeta fotográfica de la campaña

(de los archivos de slate)

NYC86109

Compartir en Twitter Compartir en Facebook