Sin Categoría

02, Sep 2014

Salvador Novo sobre el primer libro publicado por el Fondo

fg2762

En 80 años: las batallas culturales del Fondo, el libro de Gerardo Ochoa Sandy (que puede descargarse aquí) puede encontrarse este recuerdo de Salvador Novo, traductor de El dólar plata, primer libro publicado por la octogenaria:

Cuando empezó el Fondo, yo me hallaba sin trabajo ni ruta definida. Acababa de salir de Relaciones, último lugar en que trabajé con el doctor Puig, y no había aún encontrado un camino de trabajo independiente y personal. Eduardo (Villaseñor) y Daniel Cosío me encargaron algunas traducciones de libros económicos para el Fondo. Recuerdo una, El dólar plata, y un tratado muy divertido sobre la moneda. No tengo ni un ejemplar de esos libros, ni recuerdo absolutamente de qué trataban.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
01, Sep 2014

André Schiffrin y la profesión editorial

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
18, Ago 2014

Vida transparente

transparente

Más acá.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
22, May 2014

Alfonso Reyes: Los rostros aleccionadores

Captura de pantalla 2014-05-22 a la(s) 12.54.51

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
22, May 2014

Skinner: lo que enseña Maquiavelo

skinner_1-060514

El Quentin Skinner, brillante historiador de las ideas políticas del Renacimiento, comenta el nuevo libro de Philip Bobbit sobre Maquiavelo. Skinner critica las simplificaciones del trabajo y, sobre todo, la conclusión de que el florentino fue un teórico de la eficacia que lo subordinó todo a la conquista y conservación del poder.

Lejos de conminarnos a hacer cualquier cosa que sea necesaria para mantener el Estado, Maquiavelo nos llama a despreciar aquellos que lo hacen sin gloria.

Esa es la enseñanza de Maquiavelo, como bien lo dice Alan Ryan en su breve estudio reciente: no es el poder sino la gloria, la medida ética del poder.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
05, May 2014

Maurizio Viroli y el maquiavelismo inexistente

Reforma publicó ayer una entrevista del senador Zoé Robledo con Maurizio Viroli, biógrafo de Maquiavelo y estudios del pensamiento republicano. Viroli sostiene que no hay tal cosa como el maquiavelismo, porque en la obra del florentino no hay asomo de sistema. Puede, sin embargo, haber una lectura de izquierda y otra de derecha:

Sí, el Maquiavelo de la derecha es el teórico de la fuerza, es el teórico de lo autónomo, de la razón de Estado. El Maquiavelo de la izquierda es sobre todo el Maquiavelo de Gramsci que explica cómo es posible para un pueblo, para un grupo social, para una parte de la sociedad, conquistar su propia redención. Sí, existe un Maquiavelo de derecha y uno de izquierda, pero el verdadero Maquiavelo va más allá de la derecha y de la izquierda. Maquiavelo era un republicano, que no es ni de derecha ni de izquierda.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
05, May 2014

¿Involucrado con el postestructuralismo?

BZvh-fyCIAEb7VZ1

Visto aquí.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
04, May 2014

Anthony Bourdain en México

y en Teotitlán

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
17, Abr 2014

Los seres más viejos del planeta

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
07, Abr 2014

Matisse: la seriedad de lo decorativo

Matisse_Rosaire-Vence_1

Simon Schama publica un artículo en el Financial Times sobre Matisse que alude a su compleja relación con Picasso, en particular a las maneras en que cada uno encaró la enfermedad y la vejez. Mientras Picasso habló siempre despectivamente de lo ornamental, Matisse abrazó, según Schama, la “seriedad de lo decorativo”. Cuando empezó a pintar con tijeras encontró un vocabulario emblemático: la esencia de la sensación vivida.  

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
10, Mar 2014

Tabla periódica de la tipografía

tumblr_n0z7nbiXTc1qaruxco1_1280

Vista aquí

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
03, Ene 2014

Octavio Paz: la civilización del presente

“Cada civilización es una visión del tiempo”, escribe Octavio Paz en Vislumbres de la India. La civilización de Octavio Paz lo es también: la civilización del presente. En Paz no hay sólo una literatura extraordinaria, una “Obra” digna de devoción y crítica. Habitable como ninguna, la escritura de Paz afirma un modo de insertarse en el mundo, una forma de sentir la historia, una manera de ser humano. Ahí, en sus poemas y sus ensayos, en sus reflexiones y divagaciones, en sus conversaciones y cartas, en sus intentos narrativos, en sus juegos verbales, en sus semblanzas y polémicas, en sus paisajes y miniaturas se encuentra una mirada que es más que perspectiva: estancia. Lo dijo en un poema: la mirada es una casa. Una manera de vivir, de convivir y también de morir. No hay experiencia ignorada. Ahí están la soledad y la comunión; la comida y la música; la pintura y el mercado; el bosque, la plaza y la alcoba; el rito y el trámite; lo sublime y lo aberrante. Del erotismo a la política, de la ciencia al mito, de la arquitectura a la caricia. Una civilización.

La poesía es corazón de ese cuerpo. Lo ha dicho bien Enrico Mario Santí: Octavio Paz no fue solamente un poeta. Fue el poeta que se empeñó en afirmar las razones de la poesía. No sólo escribir poesía: escribir desde ahí, pensar poéticamente. El arco y la lira, dice Santí, es más que un análisis del fenómeno poético. Se trata, en realidad, de una defensa de la poesía, esa “actividad revolucionaria por naturaleza”. La imaginación poética es capaz de acoplar la sílaba que afirma con la sílaba que niega. El mismo prodigio opera en el tiempo: el pasado, el presente, el futuro son lo que está siendo simultáneamente, lo que se está haciendo. Antes, después, ahora, comprimidos en la imagen poética. El poeta no está encadenado al tiempo, dice Paz. Oficia las “nupcias de la quietud y el movimiento” como se escucha en Piedra de sol. De su primer a su último poema está presente ese juego de los tiempos. Si el poema, por una parte, desafía la lógica, por la otra, subvierte los eslabones del tiempo. El tiempo deja de fluir en el poema. Se congela… pero fluye. Ya no es sucesión, es un instante privilegiado; quieto y vivo. “Inmóvil en la luz, pero danzante”, dice en un soneto temprano. “Un árbol bien plantado mas danzante”, dirá después. El baile en la quietud. Vale leer lo que dice en su manifiesto poético:

El poema traza una raya que separa al instante privilegiado de la corriente temporal: en ese aquí y en ese ahora principia algo: un amor, un acto heroico, una visión de la divinidad, un momentáneo asombro ante aquel árbol o ante la frente de Helena, lisa como una muralla pulida. Ese instante está ungido con una luz especial: ha sido consagrado por la poesía, en el sentido mejor de la palabra consagración. A la inversa de lo que ocurre con los axiomas de los matemáticos, las verdades de los físicos o las ideas de los filósofos, el poema no abstrae la experiencia: ese tiempo está vivo, es un instante henchido de toda su particularidad irreductible y es perpetuamente susceptible de repetirse en otro instante, de re-engendrarse e iluminar con su luz nuevos instantes, nuevas experiencias.

El artículo completo puede leerse aquí

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
01, Ene 2014

Libracos

Compartir en Twitter Compartir en Facebook
01, Dic 2013

New York Times: los 100 libros notables del 2013

El New York Times publica hoy su lista anual de los libros notables. Entre los libros de no-ficción, destacan:


Compartir en Twitter Compartir en Facebook
30, Nov 2013

Los mejores libros del 2013, según el Financial Times

Aquí la lista completa.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook