16, Jul 2008

El derecho a dibujar

Steve Bell, cartonista del Guardian comenta el escandalillo. ¿Pueden ir demasiado lejos los cartonistas? Por supuesto que sí. ¿Deben ir demasiado lejos? Claro que sí. Bell apunta algo que sugiero en la entrada que aparece abajo. El cartonista no puede ser responsabilizado de los burros que se toman las cosas literalmente. Si te tomas literalmente una caritatura te conviertes inmediatamente en un idiota.

No cabe duda que su cartón de Obama es mucho más impactante que el del New Yorker.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

2 Comentarios

  1. Ro. Co. dice:

    Escandalillo, indeed. Tengo un par de amigos que no hablan de otra cosa mas que de raza y cualquier «ofensa» por mínima que sea a Obama se vuelve tragedía la tarde entera. Uno de ellos hace su tarbajo final sobre Memín házme el favor.
    Ayyy ojalá tuviera elocuencia o la del Beppe Grillo que escriben bien bonito.
    http://www.beppegrillo.it/english.php

  2. Guillermo BA dice:

    Hola estimado Jesús, me ha servido bastante leerte respecto al caso de la caricatura de Obama en cuestión, al principio pensé que era una total falta de respeto, pero pensándolo bien, tienes y tienen razón, no podemos tomarnos literalmente la caricatura y debemos ver el lado positivo de que haya este tipo de cartones, así como la libertad para exponerlos.
    saludos desde Tijuana

Deja un comentario