06, Ago 2009

Zaid: el reloj y el milagro

Ideas como artefactos; argumentos como pequeñas piezas de pensar. En cada ensayo de Gabriel Zaid, el encendido insólito, la carátula transparente y una marcha rigurosa por rumbos sorprendentes. Un perfecto circuito de la intuición a la demostración. Relojería estricta, lógica meticulosa y densa que no puede dejar de invocar el milagro y sus misterios.

Acata la hermosura
y ríndete,
corazón duro.

Acata la verdad
y endurécete
contra la marea

O suéltate, quizá,
como el Espíritu
fiel sobre las aguas.

Máquinas de pensar que no sólo a pensar enseñan. Esmero por acceder a la médula: podar la maleza del lugar común, la palabra rimbombante, el argumento recibido, la docta pedantería. De dos oficios de la precisión, la ingeniería y la poesía, se alimenta su combate al exceso. Pero la mecánica y la estética de la brevedad tienen en Zaid raíces más profundas. El fanatismo de lo apoteósico ha engendrado un infierno de frustración. De ahí que toda su obra esté regida por una moral de las proporciones. Contra todos los orgullos de la desmesura, ídolos de la voluntad y de la ciencia, una ambiciosa filosofía de la humildad.

El artículo completo está aquí.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Un comentario

  1. Noé Hernández Cortez dice:

    Herzog-Márquez, nos ha entregado una lectura fresca del emblemático libro de Zaid El Progreso Improductivo. Me parece que la actualidad del libro – además de las que señala Herzog-Márquez- radica en sus argumentos agudos lanzados contra los doctrinarios que frecuentan la plaza pública, convirtiéndola en monólogos académicos. En un tiempo en donde las voces de la plaza pública han sido invadidas por los encuestadores y los académicos, la voz de Zaid de 1979, es precisamente aire fresco contra las encuestas del día que todas las mañanas vemos en los diarios. Jóvenes liberales ortodoxos como Lorenzo Córdova y Pedro Salazar, les vendría bien atender los argumentos del poeta Zaid, atento lector de Small is Beautiful. Ante el embrujo de las estadísticas de la opinión pública del periódico Reforma encabezadas por la soberbia del académico Alejandro Moreno, los argumentos del ingeniero y poeta Zaid son realmente aire fresco. Bienvenida su relectura.
    Noé Hernández Cortez

Deja un comentario