26, mar 2009

Contra el insulto mortífero

Michnik Adam 2 "Con la palabra se puede matar. La palabra puede ser letal. La lengua es algo más que la sangre, decía Víctor Klemperer. En eso precisamente consiste el envenenado hechizo que tiene la profesión periodística. Pero también con la palabra se puede hacer el bien. Con ella se puede combatir el hechizo ejercido por el totalitarismo; se puede enseñar la tolerancia; se puede dar testimonio de la verdad y ejercer la libertad. Las palabras pueden ser escudriñadas con atención. Cierto fraile dominico francés dijo: "Cuando el odio se apodere de tu corazón y empiece a arrastrarlo, guarda silencio, huye, escóndete, desaparece, haz como si no estuvieras presente o acepta de antemano que renunciarás a todo lo que te es entrañable y, en primer lugar, al honor." Eso quiere decir que has de combatir con tu pluma, pero que deberás hacerlo con honestidad y sin odio. No patees a quien ya esté tirado en el suelo. No asestes ni un solo golpe por encima de lo imprescindible. Y no te engañes pensando que tienes la receta de la justicia. Tampoco sueñes con que eres el "brazo de Dios" cuando asestes golpes mortales a tus adversarios. Los golpes letales suelen ser golpes bajos. Cuando acusas a alguien de ser un traidor, un corrupto o un antipatriota no olvides que lo estás matando. Y que la verdad siempre sale a flote; y que entonces tendrás que responder por tu canallada, aunque sólo sea ante tu propia conciencia. Por eso no deberás matar.

En otras palabras: no le hagas a otro lo que a ti no te gustaría que te hicieran."

Adam Michnik, Decálogo para periodistas.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

3 Comentarios

  1. Alejandro Borges dice:

    Con lo mucho que me hubiera servido este escrito antes de empezar a postear en la red sobre política…
    Qué penita.

  2. Acuerdo con Klemperer, aunque a veces hay discursos mortíferos que no necesariamente son injuriosos, a veces es complicado salir del universo de sentido de la LTI. Me gustaría recomendarle este paperde Lev Grimberg sobre la falta de conceptos para referirse al conflicto israelo-palestiniano.

Deja un comentario