12, Abr 2008

Contra los diptongos

Fernando Savater escribe hoy un artículo contra los diptongos. No se refiere a las inofensivas vocales que se tocan, sino a los personajes compuestos que Gracián describía como “caricompuestos de virtud y vicio.” Savater se refiere a los políticos que pretenden ser y no ser nacionalistas y que emplean el discurso constitucional a conveniencia. El texto ofrece una perspectiva para hablar del drama mexicano, tan poblado de diptongos que no terminan por definirse. Congresistas o asaltadores del Congreso; diputados o activistas; protagonistas de un régimen pluralista o rebeldes que preparan su derrocamiento. Políticos con fuero y sueños de insurrección.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

4 Comentarios

  1. Rodrigo dice:

    Me pregunto si sería preferible que nuestros diptongos se pronunciaran abiertamente contra las instituciones democráticas. Me resulta aterrador imaginar a AMLO llamando a la revuelta. ¿No habrá algo de civilizador en su aceptación selectiva, hipócrita y conveneneciera de las reglas?

  2. cbr dice:

    Rodrigo:
    Me permito sugerirte la lectura del libro “Ciudadanos imaginarios” de Fernando Escalante. Lo que ves como un “proceso civilizador” a medias ha sido, desde siempre, la historia de nuestra vida política.
    Saludos,
    cbr

  3. Rodrigo dice:

    cbr,
    Gracias por la recomendación. Déjame replantear mi pregunta: ¿Sería preferible que el grupo de AMLO renunciara formalmente a los canales institucionales democráticos por completo? ¿Sería sano para el país que, por ejemplo, dejaran de participar en las discusiones legislativas y decidieran no participar en las elecciones? ¿Estaríamos mejor si declara que de ahora en adelante solo queda la vía de la fuerza? No sé cual sea la respuesta, no me parece obvio.

  4. Joel dice:

    ¿Diptongos mexicanos? No, pues sí.

Deja un comentario