06, May 2009

¿Decepcionado por el virus?

Angel exterminador Juan Ignacio Zavala sugiere en su artículo de hoy que el virus me decepcionó y que lamenté que hubiera matado a poca gente. Como sea, vale leer su artículo sobre los efectos del encierro.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

4 Comentarios

  1. Qué bueno que Zavala conserve el buen humor. Mejor reir que llorar.

  2. Hola Jesus, te sigo desde que di cuenta que un ex compañero del AB andaba por ahí haciendose notar. Me da mucho gusto y creo que lo haces muy bien. Con respecto al articulo de Zavala, puedo decir que siempre estuviste bajo protesta de estar desde la mirada de «un ignorante» en el asunto (no tanto)… y para nada se siente decepción por lo poco devastador del virus. Entre tanta hermano Santos en el AB, me parece que tu estabas con Gerardo mientras yo estaba con Juan Carlos, tres generaciones abajo.
    Saludos y felicidades por el blog

  3. Alex Borges dice:

    Ta bueno eso del encierro.
    Ora, la cosa es que no es decepción, es nomás señalar el hecho de que no estuvo tan ojón como hubiera podido estar.
    Eso sí, no me parece válida la crítica ni al gobierno federal ni a los estatales del DF o México por haber «sobrereaccionado»: mejor que se les pase la mano a que el virus hubiera salido más canijillo y que luego tuviéramos bases para criticarlos por asesinos.
    En esa misma tónica, debiéramos juzgar, por ejemplo, a la reacción China con menos coraje: ellos también, a lo mejor, sobrereaccionan, pero mejor eso a que luego se les salga de las manos (y digo, hay que considerar en ese caso la densidad poblacional de los centros turísticos chinos que hacen más peligroso el escenario).

  4. Carmen Rosiles Arredondo dice:

    Ayer venia escuchando la radio, y me toco oirte enfrentar la necedad de Leo que bueno, nunca le quedo claro lo que decía Nacho que el Estado actúo en la emergencia y la incertidumbre…
    Creo que este sí fue un acierto del Estado, es decir, di muestra de su capacidad para comunicar la emergencia, proponer y ser escuchado por ciudadanos que normalmente nos mostramos apáticos, desconfiados y «sospechositas» a cualquier dicho.
    Con las cifras que nos ha dado el Estado, parece que la epidemia no mato a miles, pero sí puso en evidencia nuestra rara adecuación a las enfermedades respiratorias que resolvemos con base en las vivencias: nuestro amplia experiencia en automedicación, el doctor simi y sus médicos no titulados, los médicos privados que atenuan los sintomas y sobre todo, la poca importancia que le damos a estar sanos.
    Esta arraigada percepción de que la salud se define por opoción a enfermedad… Estar alejados del concepto de bienestar integral, y mi pregunta en realidad es si este y otros virus llegaran en las mismas condiciones que nos tomo este, sin infraestructura cientifica eficiente y eficaz!!!
    En fin, me gusta mucho oirte en radio y me parece que si Leo gritara menos y Nacho fuera menos necio la mesa podría ser grandiosa!!!jajajaja

Deja un comentario