19, Feb 2009

El eje del disturbio

Axis Upheaval Niall Ferguson, el extraordinario historiador inglés, conocedor como nadie del ascenso y la caída de los imperios, escribe un ensayo inquietante en Foreign Policy como pórtico su edición sobre "El eje del disturbio"–¿traduzco bien? Si Bush habló del "Eje del mal", Obama deberá considerar la formación de otro vértice de desafíos. Escribe Ferguson:

La mala noticia para el sucesor de Bush, Barack Obama, es que ahora encara un eje más extenso y potencialmente más dañino: un eje del disturbio. Este eje tiene, por lo menos nueve miembros y seguramente más. Lo que los une no es tanto la perversidad de sus intenciones sino su inestabilidad, que la crisis financiera global agrava. Desgraciadamente, esa misma crisis dificulta aún más que los Estados Unidos respondan a esta "grave y creciente peligro."

México aparece en un lugar destacado dentro de este Eje. Sam Quinones describe en la revista la aparición de una narcoinsurgencia en el país.

090213_state_of_war_scn 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

3 Comentarios

  1. Geraldina dice:

    Me parecen interesantes los factores que Ferguson describe para que se llegue a estos niveles preocupantes de violencia y que me parece en el caso mexicano están directamente ligados a la «transición a la democracia» mexicana y dejada al azar desde 2000.
    1. desintegración étnica
    2. volatilidad económica
    3. fin de un gobierno imperial y lucha por el poder político
    Es decir, todo pareciera indicar que gracias al cambio de régimen, México vive en la violencia. Lo que hace falta es un gobierno eficaz, pero más creo yo un federalismo fuerte.
    El narco mexicano nada tiene que ver con la actual crisis económica, aunque ésta claro lo recurdece.
    Lo que México necesitaría para poder hacer frente a la violencia tan preocupante a nivel tanto nacional como internacional es hacer la tan llevada y traída reforma del Estado (una revisión constitucional) para apuntalar instituciones y buscar estrategias. Calderón no se da cuenta de que a balazos no va a acabar con el Narco.
    El presidente no puede confiar ciegamente en los soldados mexicanos, ya hoy se dió el lujo de llamar cobardes a quienes nos oponemos a la militarización del país. Pero olvida que no se trata de guerra, sino estrategia institucional…
    En fin, no podemos pedirle peras al olmo.

  2. Fernando dice:

    Sería más preciso alzamiento en vez de disturbio.

  3. Fernando dice:

    Sería más preciso alzamiento en vez de disturbio.

Deja un comentario