28, May 2013

El ensayo como plaga

Christy Wampole publica un texto en La piedra del New York Times en el que aborda la popularidad del género ensayístico. Parece que presenciamos la "ensayificación de todo." Más que su portabilidad, la omnipresencia del ensayo se debe a la distancia que guarda con el pensar dogmático. Siguiendo a Musil, Wampole ve en todo ensayista auténtico a un "posibilitario": un virtuoso de lo hipotético. El ensayo será, tal vez, la solución a los problemas que no la tienen.

En el artículo se menciona, por cierto, una interesante compilación de ensayos de ensayistas sobre el ensayo. Ahí aparecen Montaigne, Francis Bacon y Ben Johnson; Hazlitt y Lamb; Ortega, Musil y Chesterton; Susan Sontag, y también el precioso ensayo de Gabriel Zaid sobre la carretilla de Reyes

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Un comentario

  1. FMGARZAM dice:

    Professor:
    Excelente referencia esa de la carretilla.
    Zaid alaba en Reyes su capacidad Baconiana, la forma, la carretilla.
    Ahora muchos abusan de la forma y cargan y empujan vacías carretillas. La carga, el propósito, a veces se olvida.
    Hay un Reyes, montañés, mointaignese, en algunos escritos. De rebosante y sencilla (como la carne asada) carretilla
    Que raro caso Montaigne, francés, es el simple, el que toma riesgos, quizá irreverente (hasta de experimentos fallidos).
    Bacon, como su homónimo el pintor, rebuscado, elaborado, el primero hasta pomposo. Al revés de lo que uno esperaría dadas las nacionalidades.
    Por otro lado Montaigne como Padre de la ya larga tradición (no pocas veces errónea)del arte que imita a ciencia.
    Y, por aún otro lado, que bueno que Zaid no mencionó la otra leyenda regiomontana de caretillas , la del Gaucho Veloz de la Cantina de Cerralvo. La de ¿épale pa donde me llevas?…dirás ¿de donde venemos?

Deja un comentario