02, Jul 2013

El evangelio según … yo

Simon Critchley y Jamieson Webster publican en el espacio que el New York Times le ha abierto a la reflexión filosófica un ensayo sobre la nueva espiritualidad. El mensaje de la industria de la autoayuda y el negocio del New Age se reduce a un mandamiento: sé auténtico. Los autores ven en esa filosofía un conformismo egoísta disfrazado en los lugares comunes del crecimiento personal. Las formas tradicionales de moralidad que llamaban a la cooperación para enfrentar la escasez se han colapsado para dar lugar a una cultura terapéutica que no requiere obediencia ni fe. Critchley y Webster lo llaman «nihilismo pasivo». «La autenticidad, ausente de cualquier referencia a lo exterior, es una evacuación de la historia.»

El candor de la autenticidad conduce muy pronto al cinismo: si pierdo mi empleo es mi culpa. Después de haber dido corrido, no solamente debo buscar trabajo sino sentirme avergonzado. Desde luego, si otros fracasan es porque no han encontrado en sí mismos la iluminación.

Critchley y Webster han publicado recientemente Stay Illusion! The Hamlet Doctrine.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Un comentario

  1. A dice:

    Interesante el artículo de Simon Critchley y Jamieson Webster. Es una tendencia clara. Facebook como el templo mayor de mi evangelio.
    Pero lo que siento inapropiado es el uso muy suelto de la palabra «auténtico». Como si ser auténtico fuese el «mal» de estos tiempos.
    La autenticidad es poderosamente espiritual -una forma de buscar la armonía con el entorno.
    La autenticidad la encontramos en el Tao, entre otras corrientes. Aquí una visión de un taoista:
    ‘To me, “being authentic” has something to do with a deep honesty, a willingness to inquire, to turn the light around, and to then speak and act in a way that is in alignment with my inner experience…It’s a willingness to be “naked” in my perception of whatever happens to be arising’.
    Por ejemplo, auténtico es aquél maestro de filosofía que no toma una posición preconcebida – que busca las trampas del discurso – porque está comprometido con la verdad. ¿La afanosa honestidad de este maestro lo convierte en nihilista negativo o pasivo? ¿ es alguien desprovisto de toda ética? No lo creo.
    Saludos.

Deja un comentario