28, Abr 2014

El fenómeno Piketty

BN-CL704_bkrvpi_GV_20140421133240

El Capital en el siglo XXI es el fenómeno editorial del momento. El libro del economista francés Thomas Piketty ha tomado por sorpresa a la editorial de la Universidad de Harvard que ha tenido que poner a trabajar la imprenta para cubrir la demanda del libro más vendido en amazon.  No deja de ser notable que un denso trabajo académico de 700 sobre la desigualdad páginas se haya agotado unos cuantos días y sea el centro de la discusión pública en los Estados Unidos. Se trata, tal vez de un fenómeno infrecuente pero no desconocido: un intelectual que súbitamente alcanza fama al detectar, de algún modo, el clima del momento. Las reseñas capturan la polarización que el argumento abre. Paul Krugman, en comentario extenso en el New York Review of Books, habla del libro como el parteaguas en la teoría económica que no se podrá ignorar: ya no podemos hablar como lo hacíamos antes. En el Wall Street Journal Shuchman cree que es una receta estalinana. En el Financial Times Martin Wolf coincide en que se trata de un libro importantísimo que pone en evidencia que la desigualdad es incompatible con la ciudadanía–y la democracia. Clive Crook, por el contrario, cree que Piketty otorga demasiada importancia a la desigualdad: lo importante es la mejora en los niveles de vida.

Aquí puede encontrarse una entrevista del New York Times con Piketty. Aquí, un resumen del argumento en seis láminas. Aquí puede leerse la reseña de James Galbraith publicada por Dissent.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

4 Comentarios

  1. Mael dice:

    Faltó la referencia a la opinión de Robert Solow: Thomas Piketty is Right http://www.newrepublic.com/article/117429/capital-twenty-first-century-thomas-piketty-reviewed

  2. fmgarzam dice:

    Piketty, como Marx, es buenísimo para ciertas cosas más no pa todas. Sus soluciones, de ambos, a los problemas reales o imaginarios que plantean son las que me parecen inadecuadas. Desde luego que hay que cobrar impuestos (inclusive el delas herencias), es elemental que se usen para que el sistema opere correctamente e inclusive para construir una red de seguridad (safety net). Más no como instrumento confiscatorio trés frenchie.
    Debe haber paliativos según el uso del capital o en que se genere el ingreso; no es lo mismo ser un rentista como inversionista de capital en industria o inclusive bienes raíces, o banca de fomento, fuentes de creación de trabajo, que un vil especulador con derivados financieros.
    Hoy busqué un artículo de Avner Grief y noté que tiene unas cosas estudiadas como un equilibrio entre incentivos al capital y al trabajo con los factores de bienestar.
    Recuerdo hace unos años un reconocido artículo que discutía le disparidad en wealth e income (no me gusta la terminolgía en español) en que todos los números estaban equivocados, creo comparaba Suecia con USA.
    Por ahí anda un artículo que muestra la alta rotación que existe tanto en la riqueza como la pobreza, algo así como que para muchos son fases transitorias, no hay tanta permanencia arriba o abajo (en general).
    Como quiera que bueno que se discute todo eso haber si empieza a clarear el entendimiento de esas cosas. Ya me fui largo pero termino con una pregunta de mi maestro:
    En manos de quien resulta socialmente la concentración del capital (efectos cascada) en manos de un industrialista o en manos de la gente (en diferentes grados)?
    Y la crítica:
    Thomas el frenchie trés declinist se parece al mago (gacho) de la lámpara maravillosa. Primer deseo, no quiero volver a ver a mi suegra…y lo dejó ciego…

  3. fmgarzam dice:

    Sorry haber debió ser a ver.

  4. fmgarzam dice:

    http://www.nytimes.com/2014/04/30/opinion/edsall-will-liberal-cities-leave-the-rest-of-america-behind.html?hp&rref=opinion&_r=0
    Primer parrafo
    How can governments adopt substantial, effective policies in order to benefit the poor and the working class when corporations, the affluent and owners of capital can pull up stakes and relocate with ease?

    Le problém es que la inteligencia, la iniciativa y el mismo capital no tienen verdadera patria, cuantimenos en el mundo globalizado…se va, se va y se fué.

    Es lo que le pasó a la España y el Portugal de los Austrias a partir de medio siglo XVI, la inteligencia, la iniciativa y el capital los abandonó. El rentismo gubernamental los ahuyentó. A lo mejor la leyenda negra no es real (sanguinaria con muchos) pero se oscureció cuando se les fueron los que la iluminaban.
    Y el día de hoy no tienen recursos pa encontrar la luz al final del túnel.

Deja un comentario