06, Abr 2011

El liberalismo de Vargas Llosa

Vargas Llosa José Antonio Aguilar escribe en Nexos un artículo interesante sobre el liberalismo de Mario Vargas Llosa. Aplicando el método que desarrolla en su libro La geometría y el mito que acaba de publicar con el sello del Fondo de Cultura Económica, compara la perspectiva de un romántico como Octavio Paz con la mirada de un hombre que ha renunciado al sueño de la comunión. "La suya, dice Aguilar Rivera, es una concepción modesta de lo que el liberalismo puede y debe hacer en el mundo." Mientras Paz lamenta la árida precisión de la geometría liberal, Vargas Llosa celebra la modestia de la tolerancia:

Vargas Llosa en cierto sentido es un romántico más radical. Lo es porque para él el individuo, y su mundo interno, tienen absoluta primacía. El individuo, “ese personaje al que los liberales consideramos la piedra miliar de la sociedad”. Lo es, también, porque cree que la libertad “se mide en el seno de una sociedad por el margen de autonomía de que dispone el ciudadano para organizar su vida y realizar sus expectativas sin interferencias injustas”. Las personas tienen preguntas existenciales, no las sociedades. Buscan respuestas en su fuero interno, no de manera colectiva. Cuando la búsqueda del origen se convierte en una empresa compartida degenera en nacionalismo u otras cosas peores. En Vargas Llosa la geometría no ha emasculado al arte; simplemente ha encontrado su lugar. 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

5 Comentarios

  1. jian dice:

    en cierto sentido es un romántico más radical. Lo es porque para él el individuo, y su mundo interno, tienen absoluta primacía. El individuo, “ese personaje al que los liberales consideramos la piedra miliar de la sociedad”. Lo es, también, porque cree que la libertad “se mide en el seno de una sociedad por el margen de autonomía de que dispone el ciudadano para organizar su vida y realizar sus expectativas sin interferencias injustas”. Las personas [url=http://www.nikeairmaxbwpascher.com ]baskets air bw[/url] tienen preguntas existenciales, no las sociedades. Buscan respuestas en su fuero interno, no de manera colectiva. Cuando la búsqueda del origen se convierte en una empresa compartida degenera

  2. logo maker dice:

    Now, you want to design a logo for your website, do you still need to ask some professional website design company? No, you just need to choose a right logo maker.

  3. Lady D dice:

    Beautiful!

  4. 1422.- Algunos Helenos de la antigua Grecia (Hélade) nativos de Atenas se congregaban en la ciudad de Megara (Ática), en la que se encontraba la Escuela de los filósofos dialécticos, a la que Platón visitó y con ello a Euclides, que tal vez influyó en el cartel que presidia y atildara a los neófitos de la Academia: «Nadie entra aquí que no sepa Geometría».

  5. Aaron Cerna dice:

    Pues el texto de José Antonio me parece plano, pero qué le vamos a pedir si ¡trata sobre Vargas Llosa! Que como prosista es algo plano en ideas que un ángulo a 180, poco hábil hasta con las continuación distinta en palabras de las ideas, repite.
    José Antonio empieza poco hábil su texto con un párrafo directísimo: que el liberalismo, que los colectivismos, que liberal es políticamente incorrecto en el latinoamericano, etc., etc. No hay un trabajo textual a la postura o el espacio ideológico que el quiere plasmar. Pero concuerdo entre otras cuestiones que hay que celebrarle en Vargas Llosa la primacía del individuo, por ende, la primacía del cruce de ideas. De ahí más es darle gracia a sus estériles disertaciones bah.
    Por cierto, Paz no era «romántico», era complejo. Intentó algo más que apoltronarse en el liberalismo, intentó entender que carajo había de humano más allá de un conceptito tan básico como libertad. Yo no sé si Paz hubiera llegado a saber del sentido noble de un texto persuasivo, desde la también noble (porque lo fue) pragmática y retórica ( http://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/asele/pdf/08/08_0179.pdf )… a lo mejor no, el poeta quizá no era fácil a la envolvente praxis retórica, más sosegado sí entendía bien ir, venir, dislocar, hacer enfoques aparte en el corpus textual… no tratar nomás «por encimita» las cosas. Pero de eso ciertamente no tiene mucha culpa Vargas Llosa, él no tiene la sensibilidad, el sentido de minucia, no es poeta -o mediano poeta- mental, de cortezas planas como veces y veces acogotó Paz.

Deja un comentario