30, Oct 2010

La prehistoria de las campañas negativas

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

8 Comentarios

  1. ¡Aaahhhhhh pero cuando quisieron poner límites a estas campañas negativas en México, ¿Qué fue lo que opinó JSHM?

  2. jshm dice:

    Lo mismo que opino ahora, Pedro. Que por muy antipáticas que sean, no deben prohibirse. Que el elector decida, no los censores.

  3. Arnando Garcia Barrera dice:

    Limitar las campa&as politicas es como tratar de moralizar por decreto.

  4. Excelente video. Hay que circularlo entre los censores para que aprendan cómo se construye una democracia.

  5. Omar Alí Silva Alvarez dice:

    Total, ¿entonces en qué quedamos? El interés del elector debe protegerse o sólo nos extrañamos pero el interés del elector no es tutelable? Eso del interés del elector no acaba de gustarme, prefiero valores políticos o democráticos tutelables, tendientes a hacer las campañas más propositivas que abyectas (sobre todo en los grandes medio de difusión masiva, TV sobre todo). El chiste es que el IFE varía su criterio en 2006 y 2010, o parece hacerlo…
    «Lo que extraña es el tono de la campaña del 2010. Y no me refiero en particular a la polarización, ni a la vehemencia del antagonismo: hablo de la explanada que se ha abierto a los absurdos más inconcebibles, la miseria del debate electoral, la gratuidad de las chifladuras, la ausencia de asideros de la razonabilidad.
    Piénsese que la mayor parte de los republicanos cree que Barack Obama simpatiza con el fundamentalismo islámico y estaría de acuerdo con que impusieran su ley en todo el mundo. No es que piensen que es débil ante los terroristas, indeciso o incompetente sino que creen es un aliado de los terroristas. Un porcentaje menor, pero nada despreciable de los republicanos, el 24% de ellos, está convencido de que Obama es… el Anticristo. Tras la elección del 2008, la decepción era casi inevitable. Pero lo asombroso es la manera en que el personaje se ha convertido en un collar de los horrores más inverosímiles. La pregunta es cómo se han podido diseminar las versiones más infundadas en ese país, cómo es posible que se haya perdido el marco elemental de sensatez que contiene el debate público.» (JSHM, dos post atrás, Tecnología y populismo)

  6. O dice:

    Sé que recurro a una analogía aparente o falsa, pero me interesa discurrir sobre el esnobismo de Jesús, y otros

  7. debatimos como sea que fuere, mal que bien debatimos dice:

    Como siempre estimado Alí, exhibe usted bien, creo en buena lid, a debate abierto, algunas taras de nuestra intelectualida. Tal vez debió escribir le interesa discurrir sobre el esnobismo y populismo pero de Jesús, y otros
    Dura tachuela, óxida y puntiaguda, puede esgrimirse contra Jesús, ser esnob y simplista. Nuestra sociedad tan abrazada al cliché olvida su propio sentido común
    Cuídese siempre

Deja un comentario