11, Ago 2014

Infierno portátil

Charles Simic entrega una serie de notas sobre nuestros tiempos miserables.

El mundo se va velozmente al infierno. A mi edad, debería haberme acostumbrado, pero no.

Tal vez la ignorancia es una bendición, me digo, y pienso en gente que conozco que se preocupa poco por lo que sucede en el mundo. Me siento cerca de ellos. No es divertido empezar el día o retirarse por la noche con imágenes de niños muertos.

Esta es una guerra justa; eso deberíamos recordarle a la población del siguiente país que invadamos. Los muertos por nuestras bombas podrán considerarse extremadamente afortunados.

Es raro que los reporteros sigan preguntándole su opinión a nuestros representantes electos, como si los ricos que contribuyen millones a sus campañas les dieran permiso de tener ideas propias.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Deja un comentario