12, Mar 2012

La actividad intelectual y la seducción

El New York Review of Books publica un extracto de la conversación que Tony Judt tuvo con Timothy Snyder y que forman el libro Pensando el siglo XX.

La actividad intelectual es un poco como la seducción. Si quieres ir directamente a tu objetivo, lo más probable es que no lo consigas.

Los intelectuales se creen defensores de grandes abstracciones pero, para defenderlas, deben cuidar las prácticas y las instituciones concretas que las reflejan. La democracia se corroe porque a la gente le importa poco. Los intelectuales y los buenos periodistas son útiles, dice Judt porque pueden ayudar a llenar el espacio que se abre entre los dos componentes de una democracia: los gobernantes y los gobernados.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

3 Comentarios

  1. FMGARZAM dice:

    En algún comentario de los últimos meses se mencionaba que la labor del intelectual, del opinador, es la de hablarle al poder. Algo así.
    Siguiendo a Judt lo que hacen lo harían de cara al poder o a los gobernados. Cuando acá parece lo hacen de cara a ellos mismos o a sus mismos colegas.
    Y lo que Diedre/Donald McCloskey llama la retórica (de la historia o del artículo) y la necesidad de presuadir, de seducir.

  2. por la clase social ocupada opino!!

  3. dos componentes de una democracia: los gobernantes y los gobernados.

Deja un comentario