09, Ago 2009

La fascinación por el exceso

En The Guardian, el psicoanalista Adam Phillips publica un artículo interesante sobre nuestra fascinación por los excesos. Será que el hombre es el animal desenfrenado. En los excesos puede estar, sugiere Phillips, el secreto que somos para nosotros mismos, el escondite de nuestras propias frustraciones. "Nuestros excesos son la mejor pista de nuestra propia pobreza y la forma más efectiva de ocultárnosla".

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

2 Comentarios

  1. Omar dice:

    Hay toda una escuela que dice, a contrario sensu, que los excesos no son frustraciones ni pistas, que son simplemente utilitarios. Momentáneos quiza, simples picos de objetividad… más que de subjetividad. Ello sin necesidad de recaer en el diagnóstico inquisitivo, psicoanalítico ni psicológico.
    A veces nada hay bajo la alfombra, todo está encima de ella, fardo y pesadez solo de uno y bien relativos… innanes, fugaces, sin sentido.

  2. jamaspuritano dice:

    Un hombre sin pasiones está tan cerca de la estupidez que sólo le falta abrir la boca para caer en ella.
    Séneca, Lucio Anneo

Deja un comentario