09, Dic 2011

La nueva masa

Héctor Aguilar Camín reflexiona en un par de artículos sobre la forma de la nueva opinión pública. Ayer registraba en Milenio el nacimiento de un nuevo animal. Lo describe "atento, proteico, divertido, enfurruñado e inteligentísimo." 

Angry twitterEs el fruto más acabado de nuestra democracia. Y es horizontal. Impone sus temas efervescentes y compensa su mal humor, su frecuente mala leche, con una diversidad a toda prueba y una libertad que no tiene entre nosotros más antecedente que la diatriba del diario íntimo, destinado antes a la posteridad, hoy al momento.

Nuestra intimidad es pública, nuestra molestia se siente con derecho a molestar, el corazón de cada quien aspira a ser la plaza pública de todos.

Hoy continúa con la descripción de la bestia, una forma nueva y a la vez antigua de Masa. 

La democratización horizontal del habla pública … es La Masa por otras vías, La Masa individualizada, con micrófonos propios y tribunas que cada quien se otorga y comparte con quien quiere: los medios masivos por medios personales. No es una novedad menor. Se dirá que el tumulto se anula con el escándalo, la arbitrariedad y la diversidad de su propio torrente. Cierto, pero también se ordena y se impone con la espiral de sus modas, temas y tendencias favoritas.

Hay algo, sin embargo, en lo que esta novísima ágora, esta nueva forma de la masa, a la vez ubicua y elegible, es idéntica a las masas de todos los tiempos. En ella vive también el espíritu de Fuenteovejuna, el espíritu de la impunidad anónima, vengadora y arbitraria, que lincha en grupo, que actúa sus peores pasiones en el manto protector de la masa. Las redes sociales rebozan fuenteovejunos. Libertarios innegociables que no se atreven a dar su nombre. Radicales anónimos. Justicieros que lanzan el tuit y esconden su compu. Paleros disfrazados de ciudadanos. Pandilleros disfrazados de indignados. Linchadores vestidos de pueblo justo. Son los instantáneos dinosaurios del internet, los falsos modernos que tienen instrumentos nuevos, pero hábitos públicos viejos. Y cursilería de todos los tiempos.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

10 Comentarios

  1. Antonio dice:

    ¿Y no le da pena a Aguilar Camín generalizar con tanta alegría? Ya se olvidó del encarcelado de Veracruz y del interrogado por la PGR por haber vaticinado el accidente en que falleció Blake Mora. Ellos no eran anónimos.
    Pero sobre todo, Cae Aguilar Camín en el error de descalificar al que emite el mensaje antes de leer si el mensaje emitido es correcto por sí mismo.
    Un abrazo.

  2. Barcosmico dice:

    Me parece bien, dentro del estilo provocador del polemista, las apreciaciones de Aguilar Camín. Dejo sin embargo dos dudas ¿Es de verdad una masa? ¿No estamos elevando a calidad de masa a los que hasta ahora les ha llamado con el nombre de «círculo rojo»? Por último, aunque es un acierto detectar la facilidad con la que ocurren los «linchamientos», me parece que el hecho de que en las redes sociales predomine la palabra escrita habrá de ensanchar a la larga la cultura del discurso crítico, como la llamó hace 30 años Gouldner. Y luego faltará que esa actitud crítica se transforme en participación democrática. Saludos.

  3. Omar Silva Alvarez dice:

    Estoy en total desacuerdo con esta inseriedad e ignorancia de Héctor Aguilar Camín, dos de los peores artículos que he leído. Si tal democratización horizontal del habla pública por twitter equivale a La Masa, ¿el viaje de El Principito por sus planetas es macavielito?
    ~ . ~
    Bárbaro. Qué crítica. http://bit.ly/sJ0byu

  4. Manuel García Rendón dice:

    La nueva masa ha hecho de la libertad de expresion un libertinaje.
    En efecto, la nueva mas deliberadamente soslaya que nuestras libertades y derechos no tienen mas limites que las libertades y derechos de nuestros semejantes, en lo particular, y de la sociedad, en lo general. De donde se sigue que, en virtud de esos limites, nuestras libertades y derechos no son absolutos sino correlativos del deber general que tenemos de responder por nuestros actos libremente cometidos en perjuicio de nuestros semejantes y de la sociedad, toda vez que la libertad sin responsabilidad no seria tal, sino libertinaje.
    Aplicadas estas ideas a la libertad de expresión encontramos que no puede usarse para atacar a la moral y a los derechos de tercero, ni para provocar algun delito o perturbar el orden publico (articulo 6º. Constitucional) y que está limitada por el respeto a la vida privada, a la moral y a la paz publica (articulo 7º. Contitucional)
    En otras palabras encontramos que, conforme a nuestro orden constitucional y legal, la libertad de expresión no puede usarse:
    a) Para insultar, difamar, calumniar o linchar a persona alguna o para provocar indignación, burla o desprecio en contra de las personas o las instituciones, habida cuenta de todos estos actos son contrarios a la moral
    b) para atacar los derechos de tercero, especialmente el derecho al honor y la buena fama
    c) para violar el derecho a la intimidad de los demas
    d) para provocar algun delito, o
    e) para perturbar la paz y el orden público

  5. O dice:

    Leído de El Principito tw: «El Principito es macavielito». Dícese macavielito por categorizar maquiavelito. Macavielito ni existe..
    El comentario arriba soslaya eso. El que sigue es tremendismo, tremendo corte de tomar en masa a twitter. Onane no es intelectual el blog parece.

  6. Y porque se generaliza con esas palabras tan extremas y subjetivas: «Radicales anónimos. Justicieros que lanzan el tuit y esconden su compu. Paleros disfrazados de ciudadanos. Pandilleros disfrazados de indignados. Linchadores vestidos de pueblo justo»… Podrá haber de todo, innegable es que muchos tenemos rostro, expresamos nuestra opinión desde nuestra trinchera, desde nuestro momento, es solo que los medios de expresión se abren, y como se vive en pleno siglo XXI la tecnología permea nuestra existencia…
    Cómo generaliza Aguilar Camín? no me parece un nuevo animal… aludiendo a Aristóteles con el zôon politikón, somo seres sociales, y ahora hacemos uso de la tecnología para compartir, para demandar, para expresarnos…

  7. Jorge Cocompech dice:

    Seamos serios.
    ¿Loret de Mola defendiendo lo indefendible?
    ¿Adela Micha de segundo frente?
    ¿Esos son los comunicadores?
    Una cosa: la crónica de una muerte anunciada, la escribió la ignorancia de Peña Nieto.
    ¿Animal difícil? ¿Esas son las palabras ante la consciencia colectiva?
    Creo que el «joven» (H. A. C. ) está atrasado varios años luz de lo que el SM puede hacer.
    Sobre la opinión de «política» y «economía» de H.A. Camín, me reservo mi comentario. Personalmente puedo decirte que «vive» en su «burbuja” barbie.
    ¿Dónde estaba cuando llamaron a Obrador «El Peligro para México»?
    ¿Por qué no alzó la voz como lo hace ahora contra «la Masa»?
    Te felicito por este blog, sin duda uno de los consentidos en el lector feeds.

  8. Marco dice:

    Leí el artículo en Milenio y desde entonces, no me gustó a título personal.
    Lo encuentro tendencioso y parcial. Lo encuentro a destiempo y poco profundo.
    Coincide el artículo y eso es más que evidente, con las recientes pifias de Enrique Peña Nieto, algo que a mi juicio cuestiona la intención del mismo: ¿se cuestiona en efecto su «mal humor y mala leche» o más aún su «espíritu de impunidad anónima, vengador y arbitrario» respecto de cualesquier persona, o de quien ha sido evidenciado recientemente por su estupidez?
    Resulta lamentable el reducir esta nueva forma de expresión social a una abundancia de «fuenteovejunos»; me parecer parcial su análisis y creo que nos da un atisbo de la intención: desacreditar a las expresiones en las redes sociales.
    ¿Que son pícaras e incluso ofensivas las expresiones en las redes? ciertamente y no es nuevo. En ese sentido el monstruo no es nuevo, solo que ahora apuntala a un actor que muchos no desean ver atacado.
    En la campaña por la presidencia pasada, las redes fueron usados como una arma que resultó a la postre efectiva, en aquella ocasión contra el candidato izquierdista. Aún hoy podemos ver un buen número de videos y expresiones en distintos espacios declarando cosas como «AMLO, un peligro para México»
    ¿Porqué surge pues el artículo ahora?
    Mi valoración muy personal y desde luego sujeta a su opinión, es que este artículo se suma a otros tantos de un cierto sector de los medios de comunicación que pretenden desacreditar a las expresiones en las redes sociales con el fin de proteger la ya bastante mancillada imagen de EPN.
    Ahí tenemos al artículo de Loret de Mola en el Universal que acusa una campaña sucia contra EPN y que suscitó otro trend topic, artículo que muchos pondrán en entredicho por venir de uno de los actores al centro de lo que sí fue una guerra sucia en 2006 contra AMLO y donde Televisa y sus empleados jugaron un papel central y decisivo.
    Ahí están las lamentables actuaciones de los … «periodistas» de Tercer Grado, con su menosprecio a quienes participan en las redes y más aún: ¡Su inexplicable defensa de la estupidez de Peña!
    Al final, creo que no es de sorprender el artículo, tomando en cuenta la fuente (Milenio). Lo que si sorprende, es que usted lo reproduzca en su blog y al tiempo aluda a su presunta imparcialidad y crítica objetiva
    Quedo a la orden en mi correo de sus comentarios, quiero creer en su calidad crítica y es el segundo artículo en su blog que la cuestiona.

  9. FMGARZAM dice:

    Much Ado About Nothing
    Much Ado About Noting Nothing

  10. Isaac Farías Kleip dice:

    Voy con O. Bastante masturbatorio, un perro plavoviano a ratos el blog.

Deja un comentario