17, Oct 2011

Las protestas y el poder del sitio

Michael Kimmelman, crítico de arquitectura del New York Times ha publicado un artículo interesante sobre las manifestaciones WallStreetisourstreeten Nueva York. Por mucho que se hable de los nuevos medios, no hay protesta que iguale la toma de las calles. "Tendemos a subestimar el poder político de los lugares físicos." Kimmelman recuerda la idea de Aristóteles sobre el orden cívico: una ciudad requiere escuchar directamente la voz de cada uno. 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Un comentario

  1. FMGARZAM dice:

    Se olvidó el crítico que la plaza está funcionando como plaza (a la antigua europea), lugar de encuentro. Aunque en lo de Polis se ve magnífico.
    No está tan fuzzy lo de las demandas, reclaman el futuro (o sea muchas cosas). Los letreros son muy elocuentes.
    Pero habiendo yo atestiguado protestas, manifestaciones, sit-ins, por cosas baladíes y una que otra causa legítima, hoy veo que como antes la gente exigió así al gobierno una revisión de su visión de la guerra de Viet Nam, hoy la gente exige una revisión, una auditoría de las acciones de gobierno y sociedad, e inclusive quiere tomar el papel de contralor de las acciones.
    (Curiosamente mientras Giles Fraser medita sobre el liberalismo e Isaiah Berlin, le acamparon afueras de su templo.)
    Mientras los que protestan exigen al gobierno conectar con, y responder, a la gente; la gente esta conectando entre sí.
    Como que la gente está dejando atrás lo que
    (creo) Aristóteles llamaba infantilización.

Deja un comentario