13, Mar 2008

El verso apócrifo

Borges1Aurelio Asiain escribe a este blog para advertir que el poema citado en mi nota previa es apócrifo. Borgiano, desde luego, pero no de Borges. En su libro, Héctor Abad cita el soneto encontrado en el bolsillo de su padre como auténtico (yo apunté que era "atribuido" a él), pero ha empezado a dudar. Al parecer lo escribió Harold Alvarado Tenorio, presentándolo como un inédito de Borges. Escribe Abad:

Tal vez Alvarado Tenorio, igual a aquel Pierre Menard de Borges (que fue capaz de volver a escribir el Quijote letra a letra, sin copiarlo y sin distanciarse una jota del original), escribió en 1993 un soneto que Borges efectivamente había escrito en 1986, antes de morir. El nuevo autor se equivocó, solamente, en dos o tres palabras que delatan la falsificación, pero el resto del poema es auténtico.

Y aquí, otras interpretaciones del misterio.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

3 Comentarios

  1. A los dos detalles no borgianos del apócrifo que señala de manera muy convincente Asiain en su nota yo agregaría un tercero: eso de «los triunfos de la muerte y las endechas» tampoco es muy borgiano que digamos. Me imagino que Borges hubiese utlizado adjetivos como «unánime» o «portentos» en lugar de «triunfos» al hablar de la muerte. Y eso de endechas…está bien para el Fili y sus albures.

  2. Héctor Abad dice:

    Querido Jesús Silva-Herzog:
    Tres amigos me enviaron su generosa nota sobre El olvido que seremos. No quiero hacer aquí, en público una exposición completa de mis vísceras, pero quiero que sepa que le agradezco profundamente el artículos sobre mi libro.
    Lo que sí quiero comentar en público es el asunto del soneto de Borges, o de un buen imitador suyo, que por un tiempo fue Alvarado Tenorio, aunque él ahora niega su autoría del «plagio» o de la parodia.
    Quienes le han escrito sobre el soneto, Asian y Aguirre, tienen muy buen oído y llevan a Borges, evidentemente, metido por dentro. Donde ven fallas, aciertan: el poema original no dice «triunfos» de la muerte, sino ritos. La coma que señalan, sobra, efectivamente.
    Yo he dedicado este último año de mi vida a rastrear este soneto, y otros cuatro, que forman un paquete magnífico. Demostraré, creo que podré demostrar, que el soneto que mi padre llevaba en el bolsillo cuando lo mataron, sí fue escrito por Borges. Esto lo demostraré contra el parecer de los mayores expertos: Balderston en Iowa, Helft y Vaccaro (y hasta Kodama) en Buenos Aires, Julio Ortega y otros. He hecho viajes a Mendoza y París para rastrearlo, y las pistas son confiables. Escribiré un librito «policíaco» en el que demuestre no quién es el asesino, sino quién es el escritor de un soneto que, quizá, no estuviera del todo pulido y concluido, pero que es de la mano de Jorge de Burgos, para usar un nombre de Eco. Me gustaría entrar en contacto con usted, para darle más datos.
    Le mando un abrazo agradecido,
    Héctor Abad F.

  3. Eloir Sotó dice:

    Cómo quedaría entonces el poema original?
    Saludos

Deja un comentario