09, Sep 2011

Juan Villoro sobre las islas de Bruno Piché

Después de divagar sobre los realityshows, Juan Villoro escribe hoy sobre la colección de islas de Bruno H. Piché. Robinson ante el abismo es, como se anuncia desde la portada, un recuento de islas, una colección de esa enorme metáfora. El compendio de Piché es un rico ensayo escrito con voces ajenas. Dice Villoro:

Bruno Piché IslasDe los viajes de Gulliver, en los que Swift imaginó una nación de seres diminutos, a la Isla de Zezu, donde Lichtenberg concibió una sociedad de pedantes en merecido exilio, la literatura ha codiciado lo que sólo puede ocurrir en un sitio radicalmente alterno. El reality-show aprovecha esa remota curiosidad y de paso tranquiliza a sus espectadores: la isla es horrorosa. La máxima satisfacción de quien contempla ese espectáculo consiste en no estar ahí. El reality aniquila cualquier fantasía de alteridad (si fueras esa top-model estarías enjugando tu llanto en una sábana; quédate en casa y disfruta los desfiguros de la pobre aspirante). La misión de las islas literarias es la opuesta: el encierro como liberación mental. Sólo ahí puede ocurrir La invención de Morel, espejismo amoroso activado por las mareas. 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Un comentario

  1. quédate en casa y disfruta los desfiguros de la pobre aspirante).

Deja un comentario