29, Jun 2009

Los asesinos que nos dieron patria

Escribió Gabriel Zaid en su artículo de ayer en Reforma:

Hidalgo La repugnancia que hoy se tiene a la guerra debe extenderse a las guerras civiles. El 16 de septiembre de 1810 y el 20 de noviembre de 1910 no son fechas gloriosas. Interrumpieron, en vez de acelerar, la construcción del país. Destruyeron muchas cosas valiosas. Causaron muertes injustificables. Lo que los indios, mestizos y criollos habían venido construyendo después del desastre de la Conquista alcanzó un nivel sorprendente en el siglo XVIII, que se perdió con los desastres de la Independencia y la Revolución. Destronar unas cúpulas para que suban otras es inevitable, y puede ser deseable, pero no a costa de la sangre de los que no están en la cúpula, ni del caos de la vida cotidiana, ni de las destrucciones absurdas. Brasil se sacudió el dominio portugués sin una guerra de independencia. España se sacudió la dictadura franquista sin otra guerra civil.

México no empezó hace 200 años. Los verdaderos Padres de la Patria no son los asesinos que enaltece la historia oficial, sino la multitud de mexicanos valiosos que han ido construyendo el país en la vida cotidiana, laboriosa, constructiva y llena de pequeños triunfos creadores.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

12 Comentarios

  1. Benjamín Durán dice:

    Jesús: buenísimo lo que pones pero no puedo leer todo el artículo. }Tus cuates de reforma siguen cobrando por entrar a su página. ¡no se dan cuenta de que ya nadie hace eso?

  2. Román M dice:

    Si no fuera por otros periódicos, no se leerían los artículos que publica Reforma. El Debate reproduce casi todos sus artículos, casi el mismo día. En el caso de Gabriel Zaid, se pueden leer sus artículos que no son de LetrasLibres aquí: http://www.elmanana.com.mx/notas.asp?id=128550

  3. Alex Borges dice:

    Bueno…
    Primero: admiro a Gabriel Zaid como el pensador vivo más importante de nuestro país.
    Segundo: me parece un poco…mhm… naif su argumentación. Básicamente afirma que tanto hidalgo como madero erraron (se brinca la guerra de reforma, por cierto), al ir a la guerra en lugar de luchar pacíficamente…
    La cosa, creo yo, es que ignora que el status quo en los tiempos de aquellos dos no permitía ningún tipo de «lucha democrática»: o te ponías de balazos o dejabas de joder…
    Pero concuerdo en su sentido ético: hoy en día, esos caminos no son aceptables.
    No cuando hay montones de herramientas para luchar pacíficamente y menos cuando somos ya una democracia (a veces gracias a, a veces a pesar de, nuestros «heroes» que, es cierto, esa es una lista espuria, hecha a la medida de los poderosos).

  4. Luis B. dice:

    Claro, Zaid tiene «la» razón y todos los mexicanos estamos equivocados. Y de paso todo el mundo, que suele atribuir paternidad nacional a los héroes y no a las masas anónimas. (Pregona Zaid: ¡Que los franceses y estadounidenses se avergüencen de sus guerras revolucionarias!) Demos gracias a Dios y a Zaid que comparte su luz con el resto del mundo ignorante, pequeños como somos, por no saber de héroes nacionales. Olvidemos el himno nacional y las fiestas patrias y cantemos nuestras alabanzas a los «pequeños triunfos.» Hip hip hurra! Es precisamente esa soberbia de la clase «intelectual» que la ha mantenido estéril e inútil.

  5. Luis B:
    No sé… Lo que si sé, es que ud si que está muy actualizado, letrado, educado y propositivo. Se nota pues…

  6. ZOENOYOLA dice:

    Gabriel Zaid , mis respetos….
    por cierto Luis B. de que soberbia hablas, de la ¿ tuya?, soy espejo y me ¿ reflejo???…

  7. Javier Capri dice:

    Quien iba a decirlo…
    Gabriel Zaid, romántico de la sociedad civil, casi un hippie pacifista.
    ¿Alguien entroniza la muerte y la guerra? Creo que nadie. Pero nunca se han evitado con desideratas al orden púbico.

  8. Me llama la atención como le ofende a algunas personas el que se toque a sus héroes inventados, aunque las evidencias estén a la vista.
    Concuerdo con Luis B., pero sin ironía, es decir, seria bueno que olvidemos el himno nacional (aunque nunca lo hemos aprendido), y las fiestas patrias y celebremos los pequeños triunfos.
    Malditos intelectuales, tan soberbios y tan acertados. (esto si con sorna).

  9. fmgarzam dice:

    Como siempre fuera de tiempo emito mi opinión.
    Zaid ha estado magnífico. Tenemos el complejo de entronizar farsas inventar pasados.
    Hidalgo no querìa salvar al paìs ni la independencia, ni la libertad. La historia oral de esta tierra es que Nacho Elizondo y su gente lo atrapan huyendo del país con 5 Millones y un harem de prostitutas…Luego los Españoles nos sueltan en 1821.
    Madero solo luchó electoralmente, no es la revolución. Y había vendido a compañías gringas lo que era de otros y luego no pudo cumplir–busquenle por Standard Oil.
    La Reforma, olvidada, no es de Juarez, era de mucha gente. Habia densidad liberal. Juarez difcilemente era liberal, más bien pragmático, anti-clerical con aspiraciones Napoleonicas. Y la deuda no es solo con Zaragoza, es con el y todos los demás, hasta Vidaurri y los empresarios norteños que originan los ejércitos.
    Insisto, salvo raras excepciones, solo la narrativa de la gente vale la pena.
    Saludos

  10. EduardoQ dice:

    Me recuerda a Robert Fisk hablando sobre el conflicto en Palestina, que decía que los verdaderos heroés son aquellos que intentan vivir en el cotidiano, en pastar sus ovejas, cosechar sus olivos. Esos heróes anónimos que lo que quieren es vivir de su trabajo. Tienen razón Zaid y Krauze para que celebrar a los asesinos en el bicentenario. Demasiado nacionalismo y poca tradición en este país que no se reconoce a sí mismo.

  11. buy viagra dice:

    Pero concuerdo en su sentido ético: hoy en día, esos caminos no son aceptables. La cosa, creo yo, es que ignora que el status quo en los tiempos de aquellos dos no permitía ningún tipo de «lucha democrática»: o te ponías de balazos o dejabas de joder..

Deja un comentario